Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

El covid provoca 288 bajas laborales al día en Castellón y estrangula la economía

Durante diciembre se tramitaron 6.042 procesos de incapacidad por coronavirus en la provincia y este mes el tsunami será aún mayor

Un grupo de ciudadanos hace cola pasa ser atendidos por un médico en el centro de salud Palleter de Castelló.

La explosión de contagios que está sufriendo Castellón en esta sexta ola de la pandemia, además de situar la incidencia acumulada en cifras récord, supone el enésimo golpe al tejido productivo. Y afecta, además de por el freno al consumo, por un aumento sin precedentes de las bajas laborales. ¿Las consecuencias? Decenas de pequeños negocios cerrados y con cero ingresos durante siete días, compañías que funcionan a medio gas y la imposibilidad de muchos empresarios de hacer planes a corto y medio plazo al no saber la plantilla de la que disponen.

Los datos que maneja la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (Amat) son contundentes. Durante el mes de diciembre se contabilizaron en Castellón 6.042 bajas laborales por coronavirus (ahí no están las incapacidades temporales que provocan, por ejemplo, una lumbalgia o un cuadro de ansiedad), lo que significa un 629,7% más que durante el mes de noviembre, cuando fueron 828. O dicho de una manera más clara: cada día laborable de diciembre se gestionaron la friolera de 288 bajas por covid. Y este mes de enero el tsunami de las bajas laborales será incluso mucho mayor. Un par de datos: la Unión de Mutuas de Castellón, con 145.000 trabajadores protegidos, contabilizó en diciembre 4.172 procesos de incapacidad temporal por coronavirus. Desde el 1 de enero y hasta ayer ya son 4.836, con lo que si la tendencia sigue el primer mes del año acabará con más de 10.708 bajas solamente por covid.

Que solo en diciembre más de 6.000 trabajadores de la provincia se hayan ausentado durante al menos una semana (tiempo mínimo de aislamiento para los positivos) da idea del impacto que ómicron está teniendo en las empresas . Y entre las que más lo están notando destacan aquellas que no pueden recurrir al teletrabajo, principalmente la industria y la agroalimentación. «Algunas compañías tienen la mayor parte de la plantilla afectada, tanto por incapacidad temporal por haber contraído el virus, como por haber sido contactos estrechos; otras tienen la plantilla a medio gas, y esto supone un serio problema para la productividad de los negocios», describe Sebastián Pla, presidente de la patronal CEV Castellón.

Reorganizar plantillas

Industrias como el azulejo sufren en carne propia las consecuencias del avance de ómicron como también lo hacen decenas de bares o tiendas de barrio. «El 92% de las empresas tiene menos de cinco trabajadores y hay miles de autónomos que no cuentan con empleados. Y eso significa que si se contagian tienen que cerrar el negocio durante esos días», apunta Alberto Ara, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) de la Comunitat.

A los autoempleados infectados no les queda otra que bajar la persiana durante unos días y al pequeño comercio, reorganizarse y cuadrar horarios. «Los períodos de baja son relativamente cortos comparados con años anteriores» matizan desde la Confederación de Empresarios del Comercio (Confecomerç), que insiste en una «mayor celeridad en la tramitación administrativa para poder obtener de forma inmediata las altas y reincorporarse al trabajo».

Mientras en muchas empresas hacen malabarismos para que las bajas afecten lo menos posible a su actividad, otras están contratando profesionales que sustituyan a los que están ausentes. Y quienes más lo están notando son las empresas de trabajo temporal. «Esta semana estamos recibiendo muchas peticiones de clientes para cubrir bajas por covid», señala Toni Pérez, director de Márketing de grupo Noa’s, que añade que entre los puestos destacan operarios y administrativos de la cerámica y personal de almacén citrícola. 

Compartir el artículo

stats