Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN PLENA POLÉMICA POR LAS DEFICIENCIAS DE LOS CERCANÍAS
ENTREVISTA Raquel Sánchez Ministra de Transportes

«Pido un poco de paciencia. Los usuarios necesitan hechos y se los vamos a dar ya»

La responsable del servicio ferroviario anuncia la contratación de 8 maquinistas para Cercanías en los próximos 15 días

Ministra transportes. MEDITERRÁNEO

València es la única ciudad de las cuatro primeras grandes áreas metropolitanas que ha perdido 8.371 viajeros (un 35%) en la red de Cercanías en diez años. Los cortes o cierres temporales de líneas, las obras del tercer hilo entre València y Castelló, la paupérrima inversión en años, la pandemia y la falta endémica de maquinistas agravada por las bajas de la covid han creado la tormenta perfecta que ha acabado con la paciencia de las personas usuarias de este transporte público (15,4 millones en 2018). La ministra de Transportes Raquel Sánchez, pedía esta semana «disculpas» por el deficiente servicio y anunciaba un Plan de acción para el núcleo de Cercanías de València que ha recibido más críticas que alabanzas. Sánchez pide «paciencia» ante las medidas adoptadas para revertir la situación.

—¿Usa el transporte público?

—Sí. Uso el transporte público.

—¿Cómo combate el síndrome del coche oficial?

—Utilizo el coche oficial por un criterio de puntualidad y seguridad en mis funciones. Pero en mi movilidad, cuando me traslado a Barcelona, intento desplazarme por mis medios, entre los que está el transporte público.

—Desde el coche oficial no se viven los problemas de las personas que necesitan llegar a hora a su trabajo, a un examen...

—Mi experiencia como alcaldesa me sitúa muy cerca de los problemas del día a día de la gente. Y tengo muchos familiares y amigos que utilizan a diario el transporte publico y que me hacen llegar esas incidencias. A parte de los canales ofíciales y los medios de comunicación que hacéis una labor muy importante en reflejar la realidad de un servicio del transporte que en ocasiones presenta incidencias. Creo que tengo un conocimiento cercano de la realidad de usuarios y usuarias.

—La inversión en líneas de alta velocidad ha sido de 55.900 millones para 29,8 millones de viajeros frente a los 3.600 millones de las Cercanías con 562 millones de pasajeros, según la Airef. ¿Será la ministra que pondrá fin al abandono histórico del ferrocarril convencional?

—No ha habido un abandono histórico del ferrocarril convencional. Ni muchísimo menos. Sobre todo en los últimos dos años hemos dado un impulso muy importante a las actuaciones en red convencional. No sólo en València sino en el conjunto del territorio español. Es verdad que hemos hecho una apuesta importante por la alta velocidad, que nos sitúa en referentes a nivel mundial. Pero no es justo decir que ha ido en detrimento del mantenimiento y de la inversión en la línea convencional. No es bueno, ni justo establecer una comparativa entre el AVE y las Cercanías. Son actuaciones en desarrollos diferentes y no es una buena herramienta comparativa.

—De los 3.600 millones en Cercanías, el 81% de la inversión se la han llevado Madrid. Barcelona y Cádiz. El resto de núcleos (València entre ellos) se repartían el 5,7% de la inversión. ¿Redistribuirá mejor la inversión con criterios técnicos?

—Siempre utilizamos criterios técnicos, de equilibrio territorial y cohesión social entre las autonomías y los proyectos que tienen diferentes dimensiones y complejidades. A veces hacer comparativas de las cifras en frío no nos ofrece una imagen real. Un dato importante es que los presupuestos del Estado para la Comunitat Valenciana los hemos incrementado un 12,6% al pasar de 642 millones a 724. La inversión total imputable a Cercanías es de 363 millones. Actuamos en todos los tramos, proyectos y obras en que es necesario invertir y estamos dando un impulso, creo que incuestionable. En los criterios inversores siempre hemos intentado utilizar criterios técnicos y que corrijan desequilibrios históricos. Una diferencia sustancial respecto al anterior gobierno del PP que atendía a cuestiones más partidistas o de intereses políticos.

—¿Sustituir trenes por autobuses no es asumir el fracaso de que no se puede garantizar una adecuada oferta ferroviaria?

—Nos planteamos —y es un cambio de paradigma en este ministerio— garantizar la movilidad al ciudadano. La ciudadanía tiene que tener garantizada la movilidad diaria. Apostamos por el ferrocarril como el modo de transporte más sostenible. Pero hay que hacer un análisis de cada territorio desde criterios de eficiencia medioambiental y económica. Un tren de 200 plazas que transporta como máximo 14 viajeros es todo, menos sostenible. Hay que buscar soluciones de movilidad y el transporte por carretera ofrece alternativas que son sostenibles. Y esa es la estrategia de movilidad para el reto demográfico: Cómo ofrecemos soluciones a la ciudadanía.

—¿Qué les diría a los 8 millones de viajeros que han dejado de usar las Cercanías valencianas?

—Primero pedir perdón y disculpas ante las incidencias que se producen y que motivan esa falta de confianza en las Cercanías. También pedirles paciencia. Es difícil después de tantos años que han sufrido, pero estamos actuando decididamente para revertir esa situación. Queremos demostrarlo con hechos. Creo que las medidas que hemos planteado quiero que se reflejen en una reducción drástica de las cancelaciones. Y seguir mejorando la red de infraestructuras.

—¿Cómo piensa recuperarlos?

—Estamos ejecutando el plan de cercanías que va avanzando. Ahora ante una situación que ha empeorado por diversas circunstancias -la pandemia, un déficit de maquinistas- hemos presentado medidas para corregir las incidencias que se presentan. El Plan de Cercanías sigue aplicándose, con medidas de impacto inmediato, para situarnos en la situación de prepandemia. No es el punto final. Tenemos que seguir invirtiendo en las infraestructuras de València. La situación a la que se ha llegado es muy preocupante. Los usuarios tienen razón cuando trasladan las quejas y quieren soluciones inmediatas y a corto plazo.

—¿Por qué es necesario presentar un nuevo plan de Cercanías? Pasan los planes, no se ejecutan y se pierde el tiempo redactando nuevas planificaciones para nuevos proyectos. Del actual, el ministro Íñigo de la Serna dijo que era realista.

—Es un plan que se está desarrollando y ejecutando. Ahora nos centramos en resolver este problema a parte del resto de actuaciones. Es lo más urgente. Sin que eso suponga desterrar el Plan de Cercanías. Estamos en sintonía y trabajando con la Generalitat para realizar un análisis exhaustivo y semanal de cómo revertir esa situación. Me importa el servicio y si observamos que hay que introducir modificaciones en el plan de cercanías, se introducirán. Aunque el actual es válido.

—Su plan de choque ha sido criticado como un refrito y recibido con ironía. ¿Rebajar el precio del billete y poner autobuses no es asumir el fracaso de la gestión de Cercanías?

—Entiendo las criticas y las respeto. Es un plan que no se limita a mejorar la información de las cancelaciones, que también. Las medidas van mucho más allá: por ejemplo incorporar 8 maquinistas en los próximos quince días que van a reducir drásticamente las cancelaciones de trenes. Y aumentar progresivamente hasta que consigamos recuperar el 100 % de las frecuencias en junio. Hemos creado comisiones técnicas de seguimiento y políticas de alto nivel para hacer seguimiento semanal de las incidencias y qué medidas cabe articular. Pido un poco de paciencia. Entiendo que las personas usuarias necesitan hechos y se los vamos a dar ya.

—Una abogada al frente de un ministerio muy territorial. ¿Será una ministra radial o en red?

—La respuesta es obvia. Hay que garantizar la movilidad de los ciudadanos, porque dota de derechos a los territorios y da oportunidades de desarrollo económico. Pensamos en una España conectada y moderna que responde a lo que necesitan los ciudadanos. El mecanismo de recuperación y resiliencia es un reflejo de esa política. Estamos en un momento de transición y complejo. Saliendo de una crisis, pero vamos en la dirección correcta, para demostrar otra manera de hacer política y de salir de las crisis, sin dejar a nadie atrás.

—¿Usted se cree el corredor mediterráneo?

—Me creo el corredor mediterráneo desde que existe Y como ministra voy a intentar dar un impulso definitivo. Y lo hemos hecho. Hemos invertido una cifra histórica en dos años: licitado obras por 3.000 millones, adjudicado 2.000 millones y ejecutado 1.000 millones, además de poner en servicio 233 km.

—Coincide en que es uno de los corredores peor gestionados con continuos cambios de diseño que han lastrado su eficacia tras cumplir diez años como prioritario para la Unión Europea?

—Fue a partir de ese momento cuando se definió el trazado definitivo. En todas las autonomías se ejecutan obras o se redactan proyectos. Nadie discute el compromiso con el corredor mediterráneo de este Gobierno, porque es una infraestructura de país. Estamos en el camino adecuado, con las obras necesarias. Y todos deseamos que sea una realidad.

—¿Habrá que esperar diez años para el AVE València-Barcelona? Esta misma pregunta se le formuló a un anterior alto cargo del Ministerio de Fomento hace diez años y dijo que no…

—Nosotros garantizamos que la conexión del corredor mediterráneo entre Almería y la frontera francesa estará en funcionamiento durante el año 2025. Ya lo anuncié en un acto organizado por los empresarios en Madrid y me mantengo en ese compromiso.

Compartir el artículo

stats