Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell plantea oposiciones para funcionarios con alta cualificación

Bravo apuesta por un modelo con menos peso de la memorización y con las prácticas remuneradas

La consellera de Justicia y Administraciones Públicas Gabriela Bravo y el catedrático Sánchez Morón.

La Conselleria de Justicia y Administraciones que dirige Gabriela Bravo quiere plantear cambios de calado en el sistema de selección de su personal funcionario, de manera que las pruebas memorísticas, ahora piedra angular de cualquier oposición, pierdan peso y se introduzcan métodos para verificar la cualificación y la capacidad, a efectos prácticos, del aspirante para el puesto. Para ello, una de las propuestas es introducir al final del proceso selectivo prácticas remuneradas al estilo de los médicos residentes (MIR). 

La propuesta de reclutamiento, dirigida a los grupos de mayor nivel y alta cualificación de la Generalitat, tendría dos fases. Una primera prueba teórica tipo test para evaluar los conocimientos pero sin un temario extenso para reducir el peso memorístico. Superada esta prueba eliminatoria se daría paso a una fase de desempeño práctico en la Administración.

Las personas candidatas tendrían un tutor que les evaluará tras pasar por varios departamentos de la Generalitat. Son prácticas remuneradas que si se superan les darán acceso de forma definitiva al cuerpo funcionarial. En caso de no hacerlo, la persona opositora pasará a la bolsa de empleo y sumará puntos para una nueva prueba.

Informe académico

Esta es una de las principales propuestas asumidas por la Conselleria contenidas en el informe del grupo de trabajo de estudio y propuestas de medidas para la innovación en los proceso de selección de personal al servicio de la Administración presentado este jueves. Bravo anunció que comenzará con un proyecto piloto aplicado al cuerpo de administración general de la Generalitat, plazas cualificadas del grupo A1.

El estudio, tutelado por el profesor Miguel Sánchez Morón, considerado un experto en este ámbito, parte de un diagnóstico de la situación actual en la función pública que certifica, de un lado, el problema ya conocido del envejecimiento de la plantilla, pero también el escaso peso del personal mejor cualificado justo cuando el proceso de modernización de las administración es inevitable, entre otras cuestiones, por la tecnificación y digitalización de los procesos. El informe revela que dos de cada tres puestos de trabajo no exigen titulación, que la mitad de la plantilla tiene más del 54 años y sólo el 5% tiene por debajo de 30 años. Además, dentro de ocho años se jubilaran 7.400, de los cuales 2.300 pertenecen al grupo A1 y A2.

La conclusión es clara: urge renovar plantillas y captar personal cualificado. La propuesta de aligerar los proceso selectivos no se reduce al alto funcionariado. La idea de reducir los temarios para los exámenes es trasversal a todos los grupos, así como aligerar el peso de las pruebas memorísticas e incrementar las pruebas prácticas. Para el grupo de trabajo es también importante que las pruebas respondan a los criterios de objetividad, validez y fiabilidad. Respecto a la fase de concurso, proponen que los méritos de experiencia no superen el 50% de la puntuación del baremo.

También se considera clave la constitución de una comisión permanente de selección como un órgano encargado de toda la gestión de los proceso selectivos y se exigirá una acreditación previa para ser miembro del tribunal y así avanzar en su profesionalización. Además, la Conselleria quiere realizar un estudio para evaluar las necesidades cuantitativas y cualitativas que tendrá la Generalitat en un marco de cinco a diez años. Y a partir de ahí diseñar las próximas convocatorias.

Bravo indicó que el informe «nos abre un futuro importante para introducir los cambios en los procesos selectivos». «La Administración tiene un papel destacado como motor de la recuperación y el empleo mediante la contratación pública», subrayó. Bravo destacó que estos años se han convocado más de 5.000 plazas en los últimos años, lo que ha sido un reto. Una oferta sin precedentes como una solución urgente para hacer frente a los problemas de envejecimiento y la alta temporalidad. 

Ahora bien, Bravo admitió que pese a este esfuerzo, la renovación no iba a ser fácil con el actual sistema selectivo por el retraso en los procesos. «La pandemia ha sido un acicate para optar por un nuevo sistema selectivo», admitió. 

Durante su intervención Sánchez Morón destacó que el funcionariado constituye la médula del Estado: «Los gobiernos pasan y ellos permanecen», indicó , por lo que, según añadió, el mejor gobierno no puede llevar a cabo una gestión eficaz si no cuenta con una buena administración. El experto indicó que el modelo de referencia es Francia y ha destacado que la Comunitat Valenciana «es pionera» con esta propuesta.

Compartir el artículo

stats