Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA MAYOR PARTE DE LA JORNADA SE DESARROLLÓ CON NORMALIDAD

La recuperación de frecuencias de Cercanías se estrena con retrasos

Un fallo del sistema de señalización causó incidencias en varios servicios de la mañana

Usuarios de la línea de Cercanías C6 en la estación de Castelló, durante el primer día de los nuevos horarios.

Un problema en el sistema de señalización detectado entre Alboraia y Puçol, causado por el ente de infraestructuras ferroviarias (Adif) causó ayer desajustes en el paso de trenes entre Castelló y València. El Cercanías de las 9.55 horas con salida en la capital de la Plana fue suprimido, por lo que sus usuarios tuvieron que esperar hasta el de las 10.30 horas. También hubo retrasos en las primeras horas en el resto de convoyes de la línea C6, así en dos unidades del Euromed. Según indicó la compañía Renfe, esta incidencia, detectada a las 8.50 horas, quedó resuelta en menos de dos horas, por lo que el resto de la jornada se desarrolló con normalidad.

El problema empañó el arranque de una jornada clave para los usuarios, ya que era la fecha prevista para la recuperación de 22 trenes que fueron suprimidos el pasado 21 de diciembre, a consecuencia del robo de cable en la estación de Massalfassar. En las últimas semanas solo estuvieron disponibles el 46% de las frecuencias, mientras que el nuevo horario a partir de esta semana establece el 73% de la actividad previa, con un total de 59 servicios, 28 por cada sentido. Pese a la mejora, algunos horarios se seguirán prestando en autobús, hasta que se restablezca del todo la normalidad.

Valoraciones

Desde la Associació Valenciana del Transport Públic destacaron que pese al incidente matinal el resto del día transcurrió sin mayores contratiempos, aunque reclamaron que se recupere cuanto antes el 100% de las frecuencias anteriores al incidente de Massalfassar. «Algo que podrían hacer ya, si está reparado el tendido eléctrico, pero que tememos no pase de momento por la falta de maquinistas». De esta manera, opinan, se evitan las frecuentes cancelaciones a costa de prestar menos trenes que los que había antes del 21 de diciembre. Por parte de Indignats amb Renfe, reclamaron que las administraciones establezcan un contacto directo con los usuarios para informarles de la situación de este transporte público.

El incremento de frecuencias vigente desde ayer es la primera mejora de calado desde el anuncio de un plan de choque para solventar las numerosas incidencias del servicio en los últimos años. La semana pasada, todavía con menos de la mitad de frecuencias, solo hubo una cancelación, mientras que el viernes habrá una nueva reunión entre técnicos de la Generalitat y el Ministerio de Transportes. Unos encuentros que serán constantes para monitorizar la situación y plantear mejoras. El principal objetivo es que a mediados de año vuelvan todas las frecuencias existentes antes de la pandemia.

Compartir el artículo

stats