La profesora titular de Psicología Evolutiva de la Universitat Jaume I Lidón Villanueva, apeló este miércoles a la tolerancia cero frente al acoso escolar. Lo hizo en les Corts, ante la comisión que aborda medidas para combatir el acoso escolar. Instó a actuar sobre los observadores pasivos.

Inicio de la intervención

Los enfoques para luchar contra el acoso deben asegurar tanto la prevención (evitar que se presenten casos nuevos de acoso escolar), como la intervención (con aquellos casos que ya se han producido). Estos dos aspectos nos llevan al tema de la edad del menor: ¿en qué edades comenzar a actuar contra el acoso escolar?

Edades en las que aumenta

"Si se habla meramente de intervención, las edades más habituales para actuar contra el acoso escolar resultan ser el último ciclo de Primaria (4-6º), con una incidencia del 10-20%, así como los dos primeros cursos de Instituto: 5-10%, ya que se conoce que existe un incremento importante de casos en estos rangos de edad".

Empezar a prevenir desde Infantil

Pero si atendemos también a la prevención, está debe comenzarse cuanto antes, en Educación Infantil. De hecho, la mayoría de programas eficaces y basados en la evidencia, contra el acoso escolar, están dirigidos a niños a partir de 6 años.

Enfoque grupal

Tradicionalmente, ha sido común centrarse en la intervención con la diada víctima-infractor. Sin embargo, el enfoque actual y adoptado por intervenciones eficaces se centra en un enfoque grupal, lo que se denominan los roles participantes en el acoso escolar. Además de la víctima y del agresor, existen los ayudantes del agresor (que tapan la agresión, vigilan si aparece un adulto…), los defensores de la víctima, y lo que es más importante, el público u observadores.

Audiencia Pasiva

El público o audiencia pasiva son aquellos menores que se encuentran alrededor del episodio pero que no hacen nada por detenerlo, aunque tampoco lo animan. En muchas ocasiones, el público se comporta así porque no sabe qué hacer, cómo detener el acoso, o tiene miedo de ser la siguiente víctima… Lo interesante sería movilizar a esa audiencia pasiva, que constituye un 23% de los implicados (el porcentaje más alto de todos, frente al del agresor, que solo constituye un 8%), y detener la agresión, no tolerarla.

Enfoque comunitario

El enfoque grupal se extiende al comunitario y por tanto apela no solo al centro escolar, sino a las familias, entidades de actividades extraescolares, al barrio, a la asociación de vecinos, al gobierno local, la sociedad en general, etc. La cuestión es mostrar coherencia y unidad y extender el enfoque de tolerancia cero, desmantelando así al agresor y a sus ayudantes, sin otorgarles ni siquiera un resquicio de actuación.

Un programa nacional

Los programas más eficaces a nivel internacional han mostrado que es necesario un enfoque de unidad, apostando por un programa a nivel nacional, financiado y promocionado por el Ministerio de Educación. Un buen ejemplo de esto sería el programa KiVa, originario de Finlandia, y que ha conseguido reducciones a la mitad de la intensidad inicial del acoso. Aglutina todas las características anteriores (prevención/intervención, grupal y comunitario, tolerancia cero, basado en la evidencia), y ya ha sido adaptado y validado en numerosos países, como Reino Unido, Holanda, Alemania, Suecia y Bélgica, así como en algunos centros españoles de Galicia, País Vasco y Valencia. Incorpora formación a los docentes y a las familias, y para los menores, lecciones sobre debates, conversaciones sobre un clima de concienciación, intervención y responsabilidad, respeto a los demás, tolerancia, etc., a lo largo del curso, así como vídeos y un juego virtual KiVa.

Comunidades autónomas

Los enfoques contra el acoso deben partir de evidencias previas, de aquellas actuaciones que sabemos que funcionan. En las distintas comunidades españolas, afortunadamente existen programas eficaces contra el acoso escolar, como el programa SAVE Andalucía, de la profesora Ortega, o los programas contra el cyberbullying, de la profesora Garaigordobil, en el País Vasco.

Planes escolares

Por supuesto, un recurso fundamental para llevar a cabo este tipo de programas, serían las herramientas disponibles en los centros, como son el Plan de Convivencia y más específicamente, el plan de acción tutorial, pero siempre desde un enfoque de unidad y por supuesto de continuidad.

Presupuesto económico

La Orden 62/2014, de 28 de julio, de la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte, por la que se actualiza la normativa que regula la elaboración de los planes de convivencia en los centros educativos de la Comunitat Valenciana y se establecen los protocolos de actuación e intervención ante supuestos de violencia escolar, incorpora en su último artículo (13), una regla de no gasto. Esto implica que todo lo anterior deberá ser atendido con los medios personales y materiales ya existentes, sin dotación adicional. Los cambios en el enfoque contra el acoso escolar, propuestos anteriormente, deberían conllevar un presupuesto económico asociado, que asegure su continuidad, la implicación del personal y por tanto su éxito tanto a corto como a largo plazo.