Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Falomir integra a Martí como presidente del PSPV de Castellón y pide nombres a Marco para la ejecutiva

Reducirá a tres las vicesecretarías y una será para una mujer del equipo de su predecesor

Los socialistas José Martí y Samuel Falomir, durante una reunión institucional en la Diputación, en una imagen de archivo.

A una semana del congreso provincial del PSPV, el próximo 5 de febrero, el secretario general electo, Samuel Falomir, ya tiene claro que integrará a José Martí como presidente del partido en Castellón para los próximos cuatro años, según lo ha confirmado a Mediterráneo el también alcalde de l’Alcora y secretario comarcal socialista en l’Alcalatén. 

Es precisamente la voluntad de integración para «coser el partido» lo que ha llevado a Falomir a situar al presidente de la Diputación en un cargo que es fundamentalmente de representación, sin funciones ejecutivas, pero que también cuenta con un alto simbolismo. El gesto escenifica su voluntad declarada de no dejar fuera de la dirección a los seguidores de su predecesor, Ernest Blanch, por quien Martí hizo campaña en las elecciones primarias en las que venció el primer edil de l’Alcora.

Quienes no tendrán hueco en la ejecutiva serán el propio Blanch, con quien se ha descartado desde un primer momento cualquier negociación, y tampoco dos de los referentes en los que el de Morella se ha apoyado en su mandato, como son Francesc Colomer o Mª José Salvador.

En una estructura que limitará las vicesecretarías a tres, más cerca del modelo de País (cuenta con dos) y lejos del actual, que incluye a seis, al menos uno de los cargos de la tríada será para una mujer que, además, ocuparía una persona que ha trabajado con Blanch.

En un contexto en el que Samuel Falomir y su núcleo duro de colaboradores --los secretarios comarcales Adrián Sorribes, Joan Morales y Evaristo Martí; las alcaldesas Tania Baños, Rocío Ibáñez, Xaro Miralles, Maria Josep Safont y Ana Besalduch o el diputado estatal Germán Renau-- trabajan con intensidad en las negociaciones y consultas para dar forma a la nueva dirección, está todo aún «muy abierto», como ratifican fuentes del entorno del nuevo líder.

En todo caso, sí se barajaría que entre las personas del entorno de Blanch que podrían entrar en la ejecutiva estén las alcaldesas de Orpesa, María Jiménez, o la de Albocàsser, Isabel Albalat.

La capital

Por otra parte, Samuel Falomir, con el mencionado objetivo de cerrar heridas abiertas en el seno de la formación y coser el partido, se ha puesto en contacto con la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco Gual, con la intención de que se sume a la nueva etapa del PSPV-PSOE provincial y para pedirle nombres de la capital para incorporarlos a la dirección que gestionará el de l’Alcora durante los próximos cuatro años.

Marco, sin pronunciarse públicamente, ha estado del lado del perdedor de las primarias. Pese a todo, el nuevo secretario general electo no querría dejar fuera de su política de integración, que aspira a que se consolide a medio y largo plazo, a Castelló, una plaza que resulta clave en la formación. 

Restan, por tanto, siete días escasos para el próximo sábado, cuando tendrá lugar el cónclave de Benicarló que debe ratificar la ejecutiva la nueva ejecutiva provincial del PSPV. La que elija Samuel Falomir a partir del trabajo que desarrolla ahora junto con sus colaboradores saldrá adelante con toda probabilidad, ya que los votos solo pueden ser a favor o abstenciones. No se puede votar en contra. 

El reto es diseñar una dirección provincial en la que el partido, fracturado hasta ahora, no lo sea tanto, y valide la propuesta del secretario general de forma amplia.

Las comarcas, en el juego

Aunque hasta que pase el congreso provincial no se abre de derecho el proceso de renovación en las cinco comarcas socialistas, de hecho, estas han entrado ya en el juego como parte de las piezas que cuentan para diseñar la nueva dirección del PSPV en Castellón. De entrada, el propio Samuel Falomir no optará a la reelección como responsable de l’Alcalatén, ya que es el secretario general electo en el ámbito de la provincia, por lo que se abre el camino hacia la sucesión. Igual ocurrirá en la Plana Alta, donde Joan Morales no tiene intención de repetir; o en Els Ports Maestrat, donde Evaristo Martí tampoco lo haría. En ambos casos se trata de colaboradores de Falomir. Los únicos que podrían estar dispuestos a presentarse para reeditar sus cargos son los responsables de la Plana Baixa, Adrián Sorribes, partidario también del alcalde de l’Alcora; y el del Alto Palancia, Benjamín Escriche, quien ha estado hasta el momento del lado de Blanch.

Compartir el artículo

stats