Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

El Comité de Gestión de Cítricos se desmarca de las organizaciones agrarias y reclama el decreto de la 'pinyolà'

El organismo que preside Inmaculada Sanfeliu avisa de las nefastas consecuencias de no renovar el acuerdo

Un campo de naranjas, en una imagen de archivo.

El Comité de Gestión de Cítricos se desmarca del documento de propuestas que están elaborando las organizaciones agrarias y que busca que en un futuro puedan convivir los sectores citrícola y apícola y reclama a la Conselleria de Agricultura que renueve con urgencia el llamado decreto de la pinyolà, una norma vigente en la Comunitat Valenciana desde 1993 y que prohíbe la instalación de colmenas a menos de cinco kilómetros de los cultivos citrícolas durante los meses de marzo y abril.

Las organizaciones agrarias, tal y como informó este periódico, están intentado consensuar con todo el sector citrícola unas propuestas que harán llegar la próxima semana a la consellera Mireia Mollà y que, en la práctica, busca que ambos sectores puedan coexistir. No obstante, desde el organismo que preside Inmaculada Sanfeliu (también ostenta la presidencia de la interprofesional Intercitrus) aseguran que el Comité de Gestión no participa en la redacción de ningún documento e insisten en que el tiempo apremia y la Conselleria debe renovar ya el decreto. «Es imprescindible mantener el Acuerdo sobre distancias mínimas de colmenas que valientemente ha dictado la Conselleria de Agricultura durante años y que ha demostrado su efectividad para asegurar que nuestras clementinas e híbridos, productos estrella de nuestra citricultura, no adolezcan del defecto de tener semillas», argumenta Sanfeliu. La presidenta del Comité alerta que la no renovación del decreto «significaría incurrir en responsabilidades de consecuencias económicas muy graves en caso de que se repitiera una pinyolà».

El Comité, no obstante, si está dispuesto a partir del mes de mayo a sentarse con las organizaciones agrarias y debatir posibles alternativas.

Asociex también reclama el decreto

Por su parte, la Asociación Profesional de Exportadores de Fruta de Castellón (Asociex), que integra a los principales operadores privados y cooperativas citrícolas de la provincia, exige mantener el acuerdo que obliga a alejar varios kilómetros las colmenas de las explotaciones durante su época de floración. Solo así, preservando esta regulación, se podrá impedir que en el futuro puedan repetirse pinyolàs como las sufridas en el pasado, remarca.

Se trata de campañas de infausto recuerdo en las que, por efecto de la polinización cruzada provocada por las abejas melíferas, "se produjeron pérdidas multimillonarias como consecuencia del rechazo provocado por la presencia de pepitas en infinidad de frutos", señalan desde la entidad. En este sentido, Asociex alerta de que la aparición de semillas provocada por la actividad apícola afecta fundamentalmente a las clementinas que, según el último aforo autonómico oficial, acaparan más del 75% de la producción citrícola de la provincia. 

Compartir el artículo

stats