Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

Llauradors de Nules y Vila-real acusan de "traición" a la Unió y AVA por la pinyolà

Aseguran que la defensa de estas organizaciones de la apicultura arruinará al sector citrícola

El decreto de la 'pinyolà' prohíbe las colmenas a menos de 5 kilómetros de los huertos de mandarinas.

Las organizaciones profesionales agrarias y las cooperativas tratan in extremis de acercar posturas con el Comité de Gestión de Citrícos (CGC) e Intercitrus para pactar un documento que ponga fin a las diferencias sobre la ubicación de las colmenas cerca de los huertos de clementinas y evitar así una pinyolà, pero las asociaciones de agricultores independientes de la Comunitat avisan que si se elimina la prohibición de instalar colmenas en las proximidades de los huertos se «condenará a muerte a los productores de cítricos».

Estas asociaciones independientes, entre las que se encuentran las de Vila-real y Nules, acusan de «traición» a organizaciones como la Unió de Llauradors, AVA-Asaja o las cooperativas agroalimentarias que, según explican, se oponen a que la Conselleria de Agricultura renueve el llamado decreto de la pinyolà. «Estas organizaciones agrarias redactaron un Plan de viabilidad para el futuro de la apicultura valenciana y en el que proponen la eliminación de la prohibición de instalar colmenas en las proximidades de la zona citrícola, un plan carente de un mínimo de objetividad y compromiso con el sector de las naranjas de la Comunitat», aseguran.

Pérdidas millonarias

Agrupaciones como las asociaciones de Nules y Vilar-real insisten en que «para que los apicultores no abandonen su profesión, condenan al abandono a los citricultores, y si la apicultura es cada vez menos rentable, la citricultura ya no es rentable». Y aseguran también que si la Conselleria, y ante las reivindicaciones de las sectoriales apícolas de las organizaciones agrarias, permite colocar las colmenas libremente se producirá el efecto de la pinyola. «Para que los apicultores mantengan sus niveles de rentabilidad se condena a los citricultores a enfrentarse a las consecuencias de que se exporten nuestros cítricos, en especial de clementinas, con semillas y el consiguiente capítulo de rechazos y perdidas millonarias», dicen.

También se preguntan qué hay detrás del apoyo de las organizaciones agrarias y las cooperativas a la apicultura y perjudicando a la citricultura y critican, por contradictorias, a unas entidades que con sus decisiones «van a arruinar» al sector y «han convocado una manifestación en su defensa el próximo 25 de febrero». 

Compartir el artículo

stats