Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MOVIMIENTOS ANTE LA TENSIÓN EN EL ESTE

El azulejo hace acopio de arcillas de Ucrania y garantiza un estoc de varios meses

Las empresas del sector barajan varios escenarios si llega a estallar una guerra

Operación de carga de arcillas en PortCastelló. David García

El incremento de la tensión en el Este está a punto de cumplir un mes, y el sector cerámico de Castellón sigue con atención la evolución de esta crisis entre Rusia y Occidente. La principal preocupación tiene que ver con las importaciones de materias primas para la fabricación de baldosas, ya que el 85% de las arcillas del exterior vienen desde Ucrania.

En las últimas semanas se ha mantenido la normalidad, aunque con el temor de que pueda haber interrupciones en el suministro de desencadenarse un conflicto en el país. «Si se produjera una guerra, entre los envíos que ya estaban previstos y el acopio extra realizado habría para fabricar durante cinco meses», señalaron ayer fuentes empresariales.

Una visión que queda reflejada con los datos correspondientes al mes pasado en PortCastelló. Solo en el mes de enero llegaron 286.000 toneladas de arcilla de Ucrania, lo que supone un incremento del 74% respecto al arranque del 2021. La cifra transportada en dicho mes significa el 18% de lo que llegó en todo el año pasado, que fueron 1.586.714 toneladas. 

De manera paralela, los equipos de las empresas azulejeras trazan posibles hojas de ruta a seguir en caso de desabastecimiento. Una de ellas es el cambio de formulaciones, de modo que se pueda producir con arcillas procedentes de otros países, lo que obliga a variar los parámetros de fabricación para mantener los actuales estándares de calidad. Ucrania está considerado como el proveedor de referencia para el azulejo español, hasta el punto que PortCastelló cuenta con líneas regulares con ese país. Gracias a este tipo de operaciones, el puerto provincial ocupa la segunda plaza de todo el país en el transporte de graneles sólidos, con el 11% del total.

La posibilidad de explotar nuevas minas en suelo español no se considera una opción para este conflicto, debido a los numerosos trámites burocráticos a seguir para abrir una nueva instalación. Un recorrido que puede llegar a ser de hasta diez años en la Comunitat Valenciana, como recientemente señaló la Federación de la Industria extractiva de la Comunitat Valenciana (Fiecova).

En ese sentido, el grupo Pamesa reducirá parte de su dependencia de Ucrania con la nueva concesión de Teruel, con capacidad de generar unas 600.000 toneladas anuales. El proyecto se tramitó mucho antes de esta escalada bélica, y la casualidad ha hecho que las autorizaciones hayan llegado justo en estos momentos.

Impacto

Dada la importancia del sector cerámico en la economía provincial y la necesidad de ver garantizado el suministro de las arcillas, Castellón sería una de las áreas de España más afectadas por el conflicto armado. «Un panorama que también se ve alterado por este clima de guerra fría, ante el riesgo de haya sanciones económicas» entre los diferentes países en liza, indican desde el sector. 

A todo ello hay que sumar el volumen de las importaciones de Ucrania y Rusia procedentes de la provincia, dominadas por la cerámica, y que se verían alteradas si no llega la distensión. 

Un conflicto que no altera los precios del gas natural

El temor a la guerra no ha supuesto cambios significativos en el precio del gas natural, que en el último mes se ha mantenido estable y con una pequeña tendencia a la baja, si bien el coste está sobre los 75 euros por megavatio hora. Una cifra que multiplica por cuatro lo que pagaba tan solo un año antes. Una de las claves está en la determinación de Rusia de mantener el suministro a Europa, que se suma a los buenos niveles de generación de energías renovables en el centro del continente. Pese a todo, el panorama podría cambiar por completo si se rompiera la distensión de los últimos días. 


Compartir el artículo

stats