Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis de especialistas en salud pública sobre la evolución de la pandemia

Expertos prevén una Magdalena con incidencia covid en mínimos

La tasa, de seguir la tendencia, apuntará a 250 casos por 100.000, frente a los más de 2.000 de la actualidad. La bajada de contagios también reducirá la presión en hospitales y permitirá quitar medidas preventivas

El escenario de cara a la celebración de las fiestas de la Magdalena será mucho más favorable que el actual.

Expertos en salud pública y epidemiología avanzan un escenario favorable de la pandemia en Castellón y el conjunto de la Comunitat Valenciana con una caída de la incidencia del covid-19 aún mayor al 70% recortado en tres semanas en los municipios en marzo, cuando está prevista la celebración de las fiestas de la Magdalena en Castelló y también de las Fallas en otros municipios de la provincia como Burriana o Benicarló, lo que permitirá unas celebraciones más cercanas a la normalidad con restricciones menores a las que permanecen ahora.

El investigador de la Fundación de Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio) y miembro del comité de expertos que asesora a la Generalitat sobre la pandemia, Salvador Peiró, señaló a Mediterráneo que la previsión pasa por «llegar con cifras muy bajas de contagios a principios de marzo».

Restricciones

«Esperamos que la curva siga bajando igual que ahora, aunque no hay que descartar dientes de sierra --pequeños repuntes--, pero que serán locales y contenidos», detalló el especialista en Salud Pública, a la vez que apuntó que «si todo va bien, las fiestas incluso podrían celebrarse con menos restricciones que las que hay en estos momentos, pues se esperan cifras bajas, no como las conocíamos al principio, pero incluso por debajo de 250 casos por 100.000 habitantes si todo sigue igual». Un dato que contrasta con la última cifra disponible, que sitúa a la provincia en una tasa de 2.497 casos por 100.000 --aunque será menor en la nueva actualización-- y con la que Castellón volverá a nivel de otoño.

Sobre los modelos epidemiológicos que barajan, Peiró destacó que las hospitalizaciones también irán en descenso, mientras que la mortalidad «aún subirá un poco, por el retraso que lleva su pico respecto al de contagios, aunque luego caerá también».

Inmunidad y nuevas variantes

«Las expectativas son buenas, en gran parte gracias a la inmunidad con la que llegamos a este momento, tanto por las dosis de refuerzo como por la gran circulación que ha tenido el virus con la variante ómicron», añadió el investigador, que sobre la posibilidad de nuevas variantes más dañinas valoró que «está ahí, pero son poco probables ahora y esperamos que si existiera una nueva ola fuera más llevadera». Todo con las reservas que la experiencia con el virus les ha aportado.

Otro de los expertos que forman parte de la comisión asesora del Consell y catedrático en Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández de Elche, Ildefonso Hernández, analizó a este periódico que «si la dinámica se mantiene seguirá habiendo una caída rápida, que luego será más lenta, pero mantendrá esa tendencia general a la mejoría que se está dando».

«Es probable que si no hay novedades tengamos una primavera e inicio de verano favorable», dijo el especialista, quien también señaló al igual que Peiró que la presión hospitalaria mantendrá la caída: «Vemos una etapa con incidencia a la baja y con restricciones mínimas, por lo que entramos en esa fase de adaptar el sistema sanitario, la actividad económica y cotidiana a la situación», aportó Hernández, no sin aclarar que «aún existe transmisión». «Con esta inercia es más que probable que en marzo estemos mucho mejor y aún a la baja en incidencia», resumió el catedrático.

No vacunados

Por otro lado, Salvador Peiró insistió en que durante la sexta ola «los no vacunados han supuesto una ocupación desproporcionada en los hospitales, que por ejemplo ha obligado a priorizar entre operaciones quirúrgicas según la urgencia».

«Las UCI hubieran evolucionado bien en ocupación si no fuera por las personas sin inmunizar», sobre las que el experto añadió que ahora son muchas menos al haber contraído el virus en la actual ola, lo que ayudará a rebajar las cifras de hospitalización en el futuro de producirse rebrotes.  

Compartir el artículo

stats