Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Últimos datos de la Conselleria

El covid casi triplica las conductas de autolesiones entre el alumnado de Castellón

La provincia registra el curso pasado 135 casos autolíticos frente a los 50 del año previo. Educación refuerza el acompañamiento emocional a escolares a causa del repunte

Las incidencias relacionadas con conductas autolíticas casi se han triplicado por la pandemia en la provincia.

El impacto de la pandemia en la salud mental es innegable y el alumnado de los centros educativos no queda ajeno a esta problemática. El registro del plan de prevención de la violencia y promoción de la convivencia (Previ) de la Conselleria de Educación contabilizó el curso pasado casi el triple de incidencias autolíticas en la provincia de Castellón respecto a un curso normal, incluyendo autolesiones, ideas suicidas y tentativas de suicidio, según los datos consultados por este periódico.

En cifras absolutas fueron 135 casos de este tipo los contabilizados en el periodo académico 2020-2021. Aunque la afección respecto al número de alumnado total de las comarcas de la provincia es bajo, en el 1%, destaca sobremanera el incremento tras la irrupción de la pandemia. En los cursos inmediatamente anteriores, 2018-2019 y 2019-2020, el registró anotó 50 incidencias autolíticas, manteniéndose estable en ambos y representando un 0,06% de la población escolarizada esos años.

Intento de suicidio

El Previ dejó constancia también el curso pasado de tres casos de intento de suicidio --no significa que se produjera el fallecimiento-- entre los menores de Castellón, de nuevo el triple que en el curso 2018-2019, al aumentar el porcentaje del 0,001 al 0,003%.

Desde Educación puntualizan que tanto estos casos como los anteriores no se producen necesariamente en los centros, sino que se detectan comportamientos en el contexto vital de los adolescentes que el personal educativo considera necesario abordar o la tentativa se produce en el ámbito familiar y se realiza seguimiento.

La respuesta

Ante el evidente repunte derivado de la cara oculta del covid-19, Educación está centrando en el presente curso las acciones de las unidades de orientación y su nuevo modelo en el acompañamiento emocional.

Entre otras cuestiones el departamento autonómico ha lanzado una guía dirigida a los equipos docentes para detectar y superar las barreras emocionales provocadas por la pandemia, aunque también se ha puesto en marcha un nuevo protocolo específico de prevención de suicidios entre el alumnado y un programa específico de salud mental y emocional para abordar los efectos psicológicos y emocionales de la crisis del coronavirus. Además, fuentes de la Conselleria hicieron hincapié en el refuerzo de la formación del profesorado para prevenir.

El registro Previ de la Conselleria de Educación incluye también los casos de acoso escolar producidos en la provincia de Castellón y evidencia una clara tendencia: aunque los casos disminuyen a nivel general, el ciberacoso enciende ahora todas las alertas por su auge a consecuencia de la pandemia de covid.

El curso pasado (2020-2021) la provincia notificó 58 casos de acoso y 24 por ciberacoso. Los primeros bajaron un 9,3% respecto al año anterior, con seis casos, mientras que los producidos en el ámbito digital se mantuvieron igual después de repuntar con el confinamiento desde los 16 del curso 2018-19. La vuelta a la presencialidad no fue suficiente para poner freno a el traslado del bullying a la redes sociales y el ámbito virtual.

Por esta razón, la administración y la comunidad educativa están enfocadas ahora más que nunca en prevenir el ciberacoso a partir de la experiencia con los avances ya realizados en prevención de conflictos con proyectos como la mediación escolar. Existen para ello recursos como los programas de cibertutorías o ciberconvivencia, así como estrategias específicas de intervención, con acciones para profesorado, familias y alumnado.

Compartir el artículo

stats