Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista del domingo María Dolores Guillamón Presidenta de la Cámara de Comercio de Castellón

«La tasa turística no ayudará en nada para la recuperación de este sector»

Considera que los fondos europeos pueden ser una oportunidad para las empresas de Castellón. ANDREU ESTEBAN

En julio del 2013 se convirtió en la primera mujer en ocupar la presidencia de la Cámara de Comercio de Castellón. Su mandato no ha sido un camino fácil, ya que tuvo que afrontar la salida de la crisis de la década pasada. La recta final del presente mandato ha quedado marcada por la pandemia, y cuando se empieza a superar el covid llega la crisis de la energía y las materias primas. Barajó la idea de no seguir al frente, pero finalmente opta a la reelección. María Dolores Guillamón toma en esta conversación el pulso a la actualidad económica provincial.

Hace unas semanas anunció que se presenta a la reelección como presidenta de la Cámara de Comercio, aunque en diciembre afirmó que aún no había tomado una decisión. ¿Qué le ha hecho dar el paso para continuar?

Como ya señalé, ha sido determinante el unánime respaldo del comité y de las innumerables muestras de apoyo que he recibido por parte de las empresas castellonenses, que se dieron nada más conocerse la apertura de este proceso el pasado mes de octubre. Por supuesto, el apoyo de mi familia, el equipo cameral y cómo no, porque la institución afronta importantes retos en los que hay que seguir trabajando y que precisan de una continuidad y estabilidad tan necesaria en estos tiempos.

¿Le hubiera gustado que alguien hubiera dado el paso para coger el relevo a su gestión? 

Por qué no. Es algo que está ahí. Siempre he sido una persona abierta a los relevos y dar paso a esas nuevas generaciones que deben mantener el rumbo del crecimiento y el desarrollo económico de nuestra tierra. Nadie es para siempre, no hay que eternizarse. Además, este puesto hay que reconocer, no está exento de una fuerte carga de compromiso e incluso de renuncia en el ámbito personal y económico, ya que ni el comité ejecutivo ni la presidencia reciben un euro por su trabajo.

Durante su mandato se han vivido los años más duros de la institución, al encadenar los efectos de la crisis de la pasada década con las consecuencias de la pandemia. Para la economía de Castellón, ¿ha sido peor el ‘crack’ del ladrillo o el coronavirus? 

Esto es como aquello que se dice de niño, ¿a quién quiere más, a papá o a mamá?. Las dos crisis han sido terroríficas para la economía de la provincia. Las dos vinieron sin avisar. Pero con lo que me quedo, desde luego, es con la capacidad que tienen las empresas y los trabajadores para sortear estas embestidas. Eso es lo más importante para mí, y el sentimiento de orgullo que todos juntos hemos salvado la institución, pero como dices atravesando los peores momentos desde su fundación.

La Cámara ha sido capaz de reforzarse en los últimos años, hasta el punto de que en el año pasado acabó con 300.000 euros de superávit. ¿Este buen resultado cómo podría trasladarse al conjunto del tejido productivo de la provincia? 

Creo que la economía de Castellón y el empleo van en esa dirección. Lástima que en este periodo de recuperación nos acompañe el enorme encarecimiento energético, la inestabilidad mundial o una cesta de la compra disparada. Pero, aun así, creo que la Cámara, como fiel reflejo que es de nuestra realidad socioeconómica, va en línea de lo que sucede en nuestro entorno, y por mi parte no cejaré en el empeño en que nuestros empresarios salgan a flote después de estos años tan y tan malos.

Los indicadores de empleo están en máximos, y las exportaciones han crecido más que nunca en el 2021, aunque la rentabilidad de las compañías sigue muy tocada por el covid y la inflación. ¿Cómo son posibles estos datos aparentemente contradictorios? 

Pues porque no estamos ante una crisis de demanda de producto, sino de carestía de las materias primas, como es la energía. Hay que decir que las empresas de Castellón están soportando en sus balances los sobrecostes. No los han repercutido en los puestos de trabajo. Seguimos creciendo en el empleo y eso dice mucho del buen hacer y de la responsabilidad de nuestros empresarios

«Las últimas crisis han sido terroríficas, pero me quedo con la capacidad para sortear la situación»

decoration

¿Hasta qué punto afectará la subida de la energía y las materias primas a la recuperación de nuestras empresas, nada más empezar a salir del coronavirus? 

Sinceramente creo que este encarecimiento hará que se retrase una recuperación que es muy necesaria tras un periodo como el que hemos pasado con la pandemia. Hay que incidir en una mayor celeridad en la llegada de los fondos europeos que estoy segura ayudará a aliviar las actuales cargas a las empresas, además de contribuir a mejorar las actuales estructuras en favor de una mayor y mejor productividad.

Usted viene del sector turístico. ¿Este año será el de la plena recuperación o todavía seguirá la travesía del desierto? 

Pues este año no se parecerá en nada al anterior y el próximo seguro que será mejor. Vamos camino de una recuperación que no será plena de momento, pero que tiende a recobrar el pulso y, digamos, lo hará por barrios. Es decir, habrá sectores más proclives a la recuperación y otros tardarán más, pero creo que vamos por el buen camino.

La presidenta, en su despacho de la Cámara. ANDREU ESTEBAN

En este sentido, la Cámara se ha alineado en contra de la tasa turística que propone el Consell. ¿Espera que haya una marcha atrás? 

Eso espero. No podemos de ninguna manera poner en riesgo esta recuperación y confieso que esta tasa puede suponer un obstáculo. No ayudará, desde luego porque de lo que se trata es de ser competitivos y este tipo de gravámenes no ayuda en nada y las empresas no están en disposición de pagar más impuestos.

En los últimos meses la patronal ha acordado la reforma laboral y se ha posicionado en contra de la subida del salario mínimo. ¿Qué efectos cree que habrá en el empleo de Castellón tras la aplicación de estas medidas?

Pues habrá que verlo, pero creo que en un momento como éste, con la incertidumbre que hay, con una recuperación al ralentí, los costes de producción por las nubes, etcétera, no creo que sea el marco idóneo para reestructuraciones de este tipo. Creo que lo importante es que cualquier decisión que se tome se haga con el abrumador consenso de todos, porque esto supondrá que los beneficios son mayoritariamente compartidos por la sociedad. Bien es cierto que siempre he considerado que los trabajadores tengan un salario digno y sin abusos. 

Compartir el artículo

stats