Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PROFESIONALES CONFIRMAN LA ELEVADA DEMANDA, QUE NO SE PUEDE ASUMIR, y cada vez se traspasa más a la privada

'Tapón' y larga espera para pruebas diagnósticas en Castellón

Los recortes horarios y falta de personal especializado demoran resonancias generales; y las infantiles dependen de un protocolo. Colonoscopias, gastroscopias y ecocardios ya se están derivando a 65 km a un hospital de Burjassot

Pruebas diagnósticas a un paciente en un hospital.

Quienes están en lista de espera para una prueba diagnóstica por problemas de salud en Castellón están sufriendo demoras que según algunos testimonios de pacientes son de «meses». Desde resonancias a colonoscopias, gastroscopias o ecocardiografías. La casuística es diversa y el alto volumen de demanda unido a recortes horarios y necesidad de personal especializado --como radiólogos-- está detrás de las demoras. El tapón se ha hecho mayor con la pandemia y, aunque se está intentando mitigar con la derivación de carga de trabajo a centros privados con concierto, los tiempos para recibir el aviso siguen altos para poder realizarse el examen recomendado por el especialista.

Evitar a tiempo dolencias más graves

Profesional sanitario del sindicato CSIF en Castellón confirma este problema, clave además para el diagnóstico y prevención de enfermedades que deriven en una mayor gravedad para los usuarios. El presidente del sector de Sanidad de CSIF, Vicente Navarro, explicó que, por ejemplo, «el resultado de la internalización del servicio de resonancias desde el pasado 15 de diciembre --antes a cargo de Eresa y que ahora presta la Conselleria de Sanitat-- ha derivado en primer lugar en una reducción del horario de servicio (antes se daba de lunes a viernes, de forma ininterrumpida de 8.00 a 21.00 horas, los sábados por la mañana e incluso algún en horario matinal algún domingo, cuando había acumulación de pruebas; y ahora se presta únicamente de lunes a viernes por la mañanas». 

Mil resonancias por hacer en un mes

«Son incapaces de realizar el mismo volumen de actividad que antes con la misma plantilla y equipamientos. Así, en el Hospital de La Plana de Vila-real, entre el 15 de diciembre, que es cuando se internaliza el servicio, hasta el 15 de enero, esto es, en un mes, había 1.000 resonancias por hacer. De esta cifra, 300 se han realizado a cargo de la Conselleria y las otras 700 se han tenido que derivar a lo que era la antigua Eresa --ahora, Ascires, con centros de resonancias en Castellón--», agregó Navarro. 

La realización de pruebas como la resonancia requiere de personal especializado. Faltan refuerzos y una mayor cobertura horaria para atender la demanda. En el caso de las pruebas diagnósticas como las resonancias, se suma que no es fácil conseguir profesionales como los radiólogos. Contar con más personal podría aliviar el tapón, pero es necesaria formación especializada. El sindicato CSIF también han expuesto retrasos en Castellón para hacer resonancias infantiles, «a falta de que Sanitat autorice el protocolo de atención a menores».

Un niño de 3 años lleva tres meses a la espera de aviso

El especialista pidió para su paciente, de tres años, una resonancia. Fue en noviembre y todavía siguen sin avisarle. No es el único. Según apuntan desde el sindicato CSIF en Castellon, «sabemos de varios casos que nos han hecho llegar de menores a los que aún no han citado. Las pruebas las solicitaron sus pediatras a través de Atención Primaria al Hospital General, este las aprobó y las derivó a Ascires, que aún no ha citado a los niños alegando que Sanitat aún no le ha facilitado la autorización de los protocolos para realizar estas pruebas a menores». Las resonancias se utilizan, entre otros campos, «para detectar posibles enfermedades producidas por lesiones o afecciones o patologías congénitas en tejidos blandos». Desde tumores a quistes, hemorragias, trastornos de la médula espinal, epilepsia, esclerosis múltiple, daños cerebrales provocados por lesión, diagnóstico de enfermedades autoinmunes o localizar de manera temprana patologías del sistema nervioso, etc. Por parte de Ascires indicaron que en Castellón están atendiendo «correctamente, en tiempo y forma, las resonancias que nos solicitan hospitales públicos y privados». En el caso de las pediátricas, indicaron: «Las realizadas en nuestras clínicas solo tienen el factor limitante del peso (a partir de 15 kilos) en torno a los tres años».


Una hora en coche para una colonoscopia

Otro cuello de botella se da en el Hospital de la Plana, en Vila-real, «donde se da la opción a los pacientes, para intentar desatascar el tapón, de hacerse antes las colonoscopias, gastroscopias y ecocardios en un hospital valenciano --con concierto-- en Burjassot (IMED). De la Plana se traspasan allí una media de 170 pruebas de este tipo al mes», explicaron. Así lo corroboran pacientes de Burriana y Vila-real examinados, que han tenido que desplazarse esos 65 kilómetros --casi una hora en vehículo propio-- para así conseguir adelantar la fecha de pruebas como puede ser la colonoscopia. Desde Sanitat, a preguntas sobre la derivación de pruebas y posibles soluciones, no se ha dado aún una respuesta. 

Hasta cinco meses para una ecografía en la privada

Y si en la sanidad pública se producen listas de espera para operaciones quirúrgicas --como ya publicó ‘Mediterráneo’-- y pruebas diagnóstica, en el sector privado también se están sufriendo «retrasos considerables», según explican afectados en Castellón. «Por ejemplo, para que te citen para realizarte una ecografía tienes que esperar hasta cinco meses», señalaron. La falta de especialistas es una de las causas que se apunta que podría estar detrás de estas demoras. 

Compartir el artículo

stats