Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER Olga León Fiscal delegada de violencia de género y doméstica

«Hay un aumento del acoso a la mujer a través del móvil en Castellón»

Olga León advierte que hacer 50 llamadas al día o enviar 25 WhatsApps no deseados es delito

Olga León es la nueva fiscal delegada de violencia de género, nombramiento ya publicado en el BOE.

Olga León (Soria, 1970) cumple este año dos décadas en la carrera fiscal y acaba de asumir el cargo de delegada de violencia de género y doméstica en la Fiscalía Provincial, sucediendo así a Francisco Sanahuja. Advierte de que las nuevas tecnologías han desencadenado también nuevas modalidades de violencia contra las mujeres.

--Hoy se conmemora el Día Internacional de la Mujer en un momento en que la provincia de Castellón tiene ya más de 9.000 víctimas de violencia de género, según datos del Sistema VioGen del Ministerio del Interior. Cada vez hay más concienciación desde las instituciones para frenar esta lacra, pero ¿qué está fallando? 

--La violencia de género es una de las lacras del siglo XXI. Las instituciones avanzan positivamente ya que hay que reconocer que el esfuerzo a todos los niveles es inmenso, pero la verdad es que hay una sensación de que en la sociedad algo falla. Parece que vamos marcha atrás cuando debería ser a la inversa y por ese motivo no para de exigirse más esfuerzo a nivel institucional. Hay una adecuada información en la prensa, respuesta y respaldo por parte de los ciudadanos y también de las instituciones. Me consta que en los colegios se educa en la igualdad de género y en la erradicación de cualquier otro tipo de discriminación, pero está claro que no es suficiente. Quizás habría que buscar la respuesta en los prototipos que se fabrican en las redes sociales: el cuerpo, la ropa perfecta, las relaciones idóneas y eso, unido a la constante necesidad de estar en comunicación a través de Facebook, Instagram o WhatsAap hace que exista una creencia errónea de lo que son las relaciones sentimentales y un incremento de la necesidad de controlar a la otra persona, de la posesión y los celos. 

--La semana pasada tuvo lugar la celebración de un juicio con jurado popular por el primer asesinato machista del Estado de Alarma, que tuvo lugar en Almassora. ¿Cuántos procedimientos relacionados con la violencia machista llegan a la Fiscalía al año y qué delitos son más recurrentes?

--Lamentablemente los números no arrojan buenos resultados. En 2020 hubo 1.923 infracciones penales en Castellón, mientras que esa cifra se elevó a 2.249 en 2021. Por mi experiencia, los hechos más frecuentes son lesiones de naturaleza leve (bofetones o tirones de pelo) y amenazas, pero he notado que hay un incremento en el acoso a través del móvil. Lo curioso es que las víctimas a veces no saben que recibir 50 llamadas en un día o tener 25 mensajes de WhatsApp no deseados es delito. 

--¿Ese aumento es fruto de la visibilización de unos delitos que antes se ocultaban o es que, pese a todos los esfuerzos realizados, el problema va a más?

--Hay delitos que siempre han existido y no se han visibilizado, pero además hay que tener en cuenta que, al igual que sucede en otras tipologías delictivas, la existencia de nuevas herramientas de comunicación hace que los delitos también avancen y se transformen. Afortunadamente, cada vez la violencia de género se silencia menos. Creo que hay un incremento porque las mujeres hacen lo que tienen que hacer: denunciar.

-- Si cada vez hay más fondos destinados a esta lacra, se crean nuevos protocolos e, incluso, oficinas especializadas en violencia machista --como la que funcionará en el vestíbulo de los juzgados de Castellón--,¿falla la educación de las nuevas generaciones?

--No es que falle la educación, pero sí creo que hay que ampliarla. Ahí, los que somos padres tenemos una gran labor: hay que educar en derechos, pero también en las obligaciones. Hay que fomentar la autoestima, pero también asumir las frustraciones cuando no obtenemos lo que queremos. Considero que falta enseñar a los hijos a asumir un no y saber aceptarlo desde el respeto y el conocimiento de que nuestros derechos encuentran su límite cuando empiezan los de la otra persona.

Olga León obtuvo su primer destino en la Seu d'Urgell y desde 2006 ejerce en la Fiscalía de Castellón. GABRIEL UTIEL BLANCO

- En qué objetivos le gustaría trabajar como nueva delegada de violencia de género en la Fiscalía?

--Aprovecho esta pregunta para alabar la iniciativa de la fiscal jefa, María Díaz, ya que es idea suya la implementación de una sección especializada de violencia sobre la mujer en Castellón, y le agradezco que me haya puesto al mando. La sección está formada por cuatro fiscales con dedicación exclusiva. A partir de ahí, la función que desempeñamos en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer tanto de Vila-real, como de Castellón, pasa por agilizar los procedimientos e intentar paliar el sufrimiento de la perjudicada. Sería muy interesante, ya que parece que empezamos a vivir con la nueva normalidad, retomar las campañas de sensibilización en todos los ámbitos, ya que parece que con la pandemia ha habido un paréntesis que, realmente, no ha existido.

- Tras décadas de supremacía masculina, las mujeres están conquistando los cargos judiciales más altos. En Castellón, la jueza decana es mujer, pero también así la fiscal jefa, la secretaria coordinadora y ahora la fiscal delegada de violencia de género. ¿Cómo valora usted que se rompa ese techo de cristal en la jerarquía?

--Creo que es producto de la evolución de la mujer en la sociedad. Si miramos atrás --y no tan atrás--, los estudios pertenecían al sexo masculino. Ya en mi década el acceso de la mujer a la universidad empezó a entrar dentro de la normalidad. En la actualidad la presencia de la mujer creo que es notablemente superior al de los varones y el acceso a este tipo de carreras que nombras es la consecuencia de ese largo recorrido. En un futuro no muy lejano, veremos mujeres en posiciones de autoridad muy superiores a las actuales, pero eso vendrá con el tiempo.

Compartir el artículo

stats