50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EFECTOS DE LA GUERRA EN UCRANIA

Puig pide a Sánchez intervenir el precio del gas para salvar al azulejo

La Generalitat ultima un decreto ley con ayudas directas para compensar los costes energéticos

La ministra de Transición Ecológica, Terewsa Ribera, y el president de la Generalitat, Ximo Puig, el pasado jueves en València. Mediterráneo

Castellón es la provincia de España con mayor peso de la industria en su producto interior bruto (PIB). Alcanza el 36%, y en esta cifra tiene mucho que ver el sector cerámico, que estos días asiste a un fuerte empeoramiento de su situación por los efectos de la guerra que se vive en Ucrania.

En las últimas semanas, el precio del gas natural ha alcanzado niveles inasumibles, lo que se suma a la dificultad para las empresas de conseguir arcillas blancas, que procedían en más de un 70% del país atacado por Rusia. Ante esta coyuntura, el sector, al igual que el resto de las industrias gasintensivas del país, reclama atención por parte de las autoridades para lograr superar un bache que nadie vaticinaba hace un año. 

A estas peticiones se suma el president de la Generalitat, Ximo Puig, que mañana expondrá en la Conferencia de Presidentes autonómicos, a celebrar en la isla canaria de La Palma, la adopción de una serie de medidas que alivien esta situación. Solicitará a Pedro Sánchez que el Gobierno proceda a la intervención del precio del gas por un periodo de al menos seis meses, para generar un clima de estabilidad al sector que también pueda trasladarse al resto del mercado energético.

Parte de estas cuestiones ya fueron trasladadas el jueves a la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que estuvo presente en un acto en València. Ximo Puig trasladó a la integrante del Ejecutivo el listado de peticiones formuladas desde la patronal cerámica para salvaguardar al sector de la grave crisis energética.

No será el único dirigente autonómico que hará referencia a este asunto. El lunes, durante a una visita oficial del jefe del Consell a Vitoria, Puig comentó, junto al lehendakari Íñigo Urkullu, que ambos presidentes iban a coincidir en esta petición.

Reunión con Argelia

Dentro de este clima de preocupación por un precio del gas desbocado, Puig recibió esta semana en el Palau de la Generalitat al embajador de Argelia en España, Saïd Moussi; y a la ministra de Medio Ambiente de este país, Samia Moualfi. Durante este encuentro se puso de manifiesto la necesidad de lograr una mayor estabilidad de precios de esta fuente energética, que aporte certeza a sus consumidores industriales. Además, se plantearon posibles pactos para mantener las garantías de suministro.

En este contexto se planteó la posibilidad de que Puig efectúe una visita a Argelia, con la finalidad de reforzar lazos y consolidar las relaciones con el principal proveedor de gas natural a España.

Medidas del Consell

La semana próxima se conocerán los detalles de un decreto ley del Consell, en el que se establecerán medidas para ayudar a las empresas afectadas. Incluyen la creación de ayudas directas, enfocadas especialmente a compensar los costes energéticos, además de un impulso para tener nuevos accesos a las materias primas e industriales. También se simplificarán los trámites para que las empresas accedan a los fondos europeos y las anunciadas ayudas para quien no pueda cobrar por el bloqueo a Rusia.  

A la espera de más medidas de la ministra Ribera

La ministra responsable de las políticas energéticas del Gobierno, Teresa Ribera, reconoció el jueves en València que las medidas adoptadas para ayudar a las industrias gasintensivas como la cerámica «no son suficientes». Hasta ahora, la única acción puesta en marcha es ampliar la flexibilidad de los contratos de suministro con los grandes consumidores de gas. Una actuación que se aplicó por vez primera en el inicio de la pandemia y que a finales del pasado año se recuperó de forma temporal. Ribera, que conoce las demandas del azulejo y del resto de industrias afectadas, se escudó en que las principales decisiones no dependen del Gobierno, aunque abrió la puerta a adelantarse a la UE ante la necesidad urgente de las empresas más dañadas.


Compartir el artículo

stats