Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

La huelga del transporte ya se nota en los súpers de Castellón y frena las ventas de azulejos y esmaltes

En los lineales empiezan a faltar productos lácteos, conservas y verduras y hay cadenas que limitan la compra de leche

Interior de un supermercado gallego donde hay escasez de verduras por la huelga del transporte. En Castellón empiezan a faltar determinados productos.

El paro en el transporte ya afecta a los consumidores. Cuando se cumple la jornada número once de la huelga convocada por la Plataforma para la Defensa del Transporte de Mercancías por Carreteras las consecuencias ya se notan en los lineales de los supermercados de Castellón, donde empiezan a escasear determinados productos, entre ellos leche, yogures y conservas. Una situación que ha llevado a firmadas como Consum, con una fuerte implantación en la provincia, a limitar la venta de leche a sus clientes a los que solo permite comprar un máximo de seis bricks al día. Pero las familias no son las únicas perjudicadas por la protesta de los camioneros. La huelga impacta también de lleno en el azulejo y los esmaltes, hasta el punto de que se ha frenado en seco la salida del producto terminado de las fábricas. 

El sector agroalimentario y el de la gran distribución, dos de los grandes damnificados, pusieron ayer cifras al problema: la huelga de los transportistas está teniendo, a nivel nacional, un coste diario de 130 millones de euros y cada día que pasa la situación los supermercados es más grave. 

Pedro Reig, director de la Asociación de Supermercados de la Comunitat (Asucova), entidad a la que pertenecen unos 200 establecimientos de Castellón de cadenas como Mercadona, Consum o Masymas, señaló que los problemas se centran en productos que proceden de Asturias, y Galicia y Andalucía. «No hay desabastecimiento, lo que sí hay son productos que no están llegando», explicó e insistió en que los supermercados trabajan en la búsqueda de alternativas para garantizar productos de todas las familias, aunque no se llegue al cien por cien de toda la variedad de oferta.

Menos afectación en los mercados

 Hay productos que empiezan a escasear en los súpers y la situación en los mercados de proximidad es distinta. «Hay algún problema muy puntual, pero en absoluto existe escasez», explicó Pedro Ballester, presidente de la Asociación de Vendedores del Mercado de Abastos de Castelló.

La preocupación también es máxima en el azulejo, que en últimas semanas no gana para malas noticias. La patronal Ascer alertó que los paros en el transporte «pueden forzar la parada de las líneas de producción por la falta de suministros de materias primas, llegando a provocar ERTE que se suman a los que se están registrando por el alza del precio del gas» y aseguró que la salida de producto terminado ya se está viendo afectada y causa retrasos e incumplimientos en los compromisos comerciales de las empresas. 

Peores todavía son las consecuencias para los fabricantes de esmaltes y fritas. «Llevamos una semana sin poder cargar ni un contenedor. Se trata de una situación que, unida a la subida de los precios del gas y las materias primas, es insostenible», recalcó Joaquín Font de Mora, presidente de la patronal Anffecc que, al igual que Ascer, reclamó que se tomen medidas con urgencia. 

El Gobierno recula y adelanta un día la reunión con el sector

El Gobierno asume que el paro de los transportistas se le está yendo de las manos y que el miedo al desabastecimiento empieza a agravarse entre las empresas y los ciudadanos. Con el conflicto enquistado, el Ejecutivo ha decidido no esperar al viernes para reunirse con el sector del transporte de mercancías y adelantar a hoy el encuentro en el que concretará las medidas que pretende ejecutar para bajar el precio del combustible profesional.

El Ejecutivo mantendrá este jueves una nueva reunión con el departamento de mercancías del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), la plataforma que agrupa a las grandes patronales del sector, pero en la que no están representados los convocantes de los paros. El pasado lunes, el Gobierno prometió al sector del transporte un plan de bonificaciones por cerca de 500 millones de euros para mitigar el impacto del alza del precio del combustible -en máximo históricos desde hace varios meses-, pero sin concretar cómo se aplicaría.

La falta de detalles, más allá de una cifra genérica, llevó a grandes asociaciones empresariales del sector -entre ellas, uno de las más representativas, Fenadismer- a cargar contra el Gobierno y avalar de manera más o menos implícita los paros. Desde el Gobierno se trata de corregir esta situación y se adelanta que la reunión de mañana servirá para «abordar de forma concreta y definida medidas eficaces». Fuentes del Gobierno insisten en que se «mantendrá el diálogo con los legítimos representantes del sector el tiempo que sea necesario», en referencia a que sólo negocia con la CNTC, pero se niega a reunirse con la plataforma minoritaria convocante de los paros. (Informa: David Pego)

Compartir el artículo

stats