Peligrosos desprendimientos como consecuencia de las intensas lluvias registradas en la provincia han obligado este jueves a cortar dos carreteras en Castellón. Como ha confirmado la Guardia Civil de Tráfico a este diario, se trata de la CV-20 en Espadilla --concretamente, el kilómetro 27-- y la CV-200, que une Almedíjar y Aín. La caída de la piedra en sendos viales no ha dejado, por suerte, ningún herido.

Imagen de la carretera cortada entre Almedíjar y Aín.

Imagen de la carretera cortada entre Almedíjar y Aín. RAFAEL MARTÍN

El Consorcio Provincial de Bomberos ha registrado en lo que llevamos de semana más de una treintena de salidas de emergencia por el episodio de fuertes lluvias que afecta de lleno a la provincia de Castellón. Según ha informado el diputado de Bomberos, Abel Ibáñez, el ente dependiente de la Diputación mantiene movilizados a todos los efectivos de bomberos para actuar en caso de necesidad “pues las previsiones indican un aumento de las precipitaciones para los próximos días”.

Las comarcas del centro y sur de Castellón son las que más atención han precisado de los bomberos. En especial, la Plana en su conjunto y la Serra d’Espadà, donde se ha registrado esta misma semana el récord histórico de precipitaciones en 24 horas en territorio castellonense (Eslida, con más de 400 litros por metro cuadrado).

Previsión meteorológica para los próximos días, según Aemet. JOSE ANTONIO MAMPEL

Las intervenciones más destacadas se han producido durante la noche del 21 al 22 de marzo en Moncofa por el desbordamiento, en su tramo final, del río Belcaire y la supervisión del río Anna a su paso por Burriana. Los mismos días también se han contabilizado salidas en Vila-real, Eslida y Llucena para achicar agua de bajos.

 La persistente e histórica lluvia, afortunadamente, no ha dejado ninguna víctima pero sí imágenes que hacía años que no se veían en Castellón, con ríos y barrancos llenos de agua y fuerza.