Los datos que recogen la cantidad de mascotas abandonadas es muy preocupante, se calcula que en España cada 5 minutos un animal se queda sin hogar debido mayoritariamente a la falta de empatía de sus dueños.

Para paliar esta problemática hay asociaciones que se encargan de cuidar a las mascotas y de buscarle un nuevo hogar. La protectora castellonense Huellas callejeras cuenta con una página web (https://www.huellascallejeras.com/adopta/) en la que se pueden ver todos los animales que están actualmente buscando una familia.

Camarón (macho, tamaño grande)

Camarón

Es un cruce de pastor alemán, fue cedido por su responsable legal debido a que no podía cuidar de él por problemas personales. De él dicen que "sólo pide atención y cariño durante su vejez, no le gustan los lugares fríos ni sentirse desprotegido, añora las caricias y el contacto con personas. Tiene cataratas eso hace que antes de confiar en ti, primero necesite hacer un reconocimiento, olerte y sentir que no está en peligro."

Rufus (macho, tamaño grande)

Rufus, de huellas callejeras

Fue recogido en l'Alcora, no tenía chip y tampoco ninguna identificación. Se lleva bien con perros, con niños y adultos. Además, destaca porque es cariñoso y bastante equilibrado, aunque algo tímido. Tiene unas pautas de integración muy positivas y de energía media-alta.

Alcor (macho, tamaño grande)

Alcor

Alcor es un perro de raza dóberman que pesa aproximadamente 26 kg. Fue encontrado en Alcora, por la zona Pista Jardín y llevaba puesto un bozal de tela y el mosquetón de la correa enganchado al collar, iba desorientado. Desde la protectora afirman que: "Es un perro muy inteligente, obediente y activo, así que buscamos para él una familia deportista que pueda sacarle partido a toda la energía que lleva. Además se debe tramitar la licencia PPP antes de la adopción." 

Canela (hembra, tamaño mediano)

Canela Huellas Callejeras

La protectora Huellas callejeras explica que Canela "es una perrita muy obediente e inteligente, que fue encontrada vagando sola por Benicàssim. Las personas que la hallaron se ofrecieron acogerla. La tuvieron en acogida 3 meses esperando que alguien la reclamase. Se preguntó por la zona, pero nadie la conocía. Terminada su acogida, tuvimos que reubicarla". Desde entonces, Canela vive en la protectora a la espera de ser adoptada. "Es obediente, lista y buena no entendemos por qué todavía no ha encontrado un hogar", admiten.

Tango (macho, tamaño grande)

Tango Huellas callejeras

Tango es un cruce de pitbull con un aciago pasado. "Llegó a la protectora extremadamente delgado, apenas podía caminar, tenía una gran inflamación en el trasero y tenía diarreas. No se dejaba tocar y tenía mucho miedo. Después de pasar el control veterinario diagnosticaron que estaba desnutrido y que tenía un bulto en el colon que parecía ser un tumor. No daban muchas esperanzas para él", narran desde Huellas callejeras. Tuvieron que operarle para extirparle el tumor, que resultó ser benigno. Tango es ahora un perro sano que anhela encontrar una familia, pero debido a sus operaciones padece incontinencia, de forma que debe llevar siempre un pañal.

Gea (hembra, tamaño pequeño/mediano)

Gea, de huellas callejeras

Durante 6 meses se hizo el seguimiento para poderla rescatar de la calle, ya que la persona que la tenía fue ingresado en el hospital y dejó a sus animales en la calle. Para rescatar a Gea se tardó mucho por la desconfianza que tenía, se le pusieron punto de alimentación y después de estar unos meses creando una rutina en un mismo punto y en el mismo horario, se programó el rescate y se rescató llena de heridas y muy enferma, tuvo cuidados en el veterinario y en la actualidad está totalmente recuperada.

Trébol (macho, tamaño grande)

Trébol

Trébol es un perro mestizo que halló una voluntaria en diciembre de 2020, en plena pandemia. Estaba famélico y sufría una infección ocular. Desde Huellas callejera aseguran que Trébol ya está curado y "busca una familia que pueda proporcionarle actividad, juegos y tiempo para educarlo en positivo, ya que es un perro inteligente, muy activo, alegre y juguetón, aprende muy rápido todo lo que se le enseña", informan desde Huellas callejeras.

Iker (macho, tamaño grande)

Iker

Iker

Iker es un cruce de pastor catalán, su vida dió un giro de 180º cuando su responsable legal falleció por covid-19. Los hijos del propietario vendieron el terreno donde Iker y su mejor amigo Toby vivían. El nuevo propietario se puso en contacto con Huellas Callejeras. 

Su compañero Toby encontró pronto un hogar, pero Iker aun sigue buscando una familia con la que encajar y ser feliz de nuevo. Es un perro con energía y necesita una familia que lo eduque en positivo. Seguro que en un hogar dispuesto a ofrecerle tiempo y se integrará fácilmente. 

King (macho, tamaño grande)

King Huellas callejeras

King es un cruce de pastor alemán que adoptó una familia y luego devolvió a la protectora. Este suceso le provocó un bloqueo que sufrió al dejar su casa y retornar al refugio. La asociación Huellas callejeras asegura que, tras muchos cuidados, King "ha vuelto a ser el perro que era cuando lo adoptaron". King es un perro algo suspicaz al principio, pero afectivo a la postre. "Le encanta correr y jugar con otros perros, preferiblemente hembras, ya que se lleva mucho mejor con ellas", aclara la protectora.

Marcos (macho, tamaño grande)

Marcos Huellas Callejeras

Marcos es un pastor alemán rescatado mientras vagaba por la calle. Su estado era deplorable: enfermo, raquítico y aterrorizado. Una vez sanado por los veterinarios, se les administró medicación y dieta específica para que aumentara de peso. Esta medicación es ahora vitalicia para Marcos. En Huellas callejeras lo describen como un perro perspicaz, obediente y amoldable a pautas concretas. También es templado, amigable y adora jugar.