Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

casuísticas diversas

¿Los empleados de Castellón llevarán mascarilla en el trabajo?

Los servicios de prevención de riesgos laborales de cada empresa decidirán si los trabajadores siguen portando la mascarilla aunque la norma general pasa por eliminarla

En la mayoría de empresas serán los servicios de prevención de riesgos los que decidirán si se usa o no la mascarilla

La retirada de la mascarilla en la mayoría de espacios interiores a partir de este miércoles 20 de abril suscita grandes incógnitas entre muchos trabajadores que no saben qué directriz será la que marcarán sus empresas, aunque la norma general aprobada por el Consejo de Ministros apuesta por su eliminación. De todos modos, la casuística va a ser tan amplia como puestos de trabajo existan ya que tienen que ser los servicios de prevención de riesgos laborales de cada empresa los que decidan si se obliga o no a sus trabajadores a llevarla.

Puede que algunas opten en dejar en manos de cada trabajador la decisión de seguir llevando la mascarilla a través de una simple recomendación. Esto supondría que en un mismo centro de trabajo haya empleados que la porten y otros que decidan quitársela. 

Para tomar una decisión al respecto, las firmas deben evaluar el espacio, la distancia entre trabajadores, la interacción que hay o la ventilación (natural o forzada) de los espacios de trabajo para tomar una decisión. Decisiones que deben tomar, especialmente en sectores como el de la hostelería, los supermercados y grandes superficies en los que se trabaja con alimentos y, además, hay atención al público.

Opiniones

«Cada empresa va a aplicar su propio protocolo porque cada una tiene su propio modelo de negocio. Por ejemplo, en alguna gran superficie puede que opten por pedir mascarilla solo a los trabajadores que se ocupen de alimentos y al resto no», explicó el portavoz de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, Joaquín Cerveró.

En el caso de El Corte Inglés de Castellón, según informaron ayer desde la empresa, los trabajadores, como norma general, no estarán obligados a llevarla, aunque hay excepciones. Por ejemplo, sí la tendrán que portar si el cliente la lleva o los empleados de pescadería, carnicería y charcutería. También los de hostelería.

De igual modo, desde la patronal cerámica Ascer apuntaron que cada empresa determinará sus condiciones, aunque todo apunta a que, con carácter general, no resultará obligatoria la mascarilla en el ámbito laboral.

Disparidad de criterios en el pequeño comercio. La secretaria de la patronal Covaco Castellón-Confecomerç, Tere Esteve, aventuró que seguramente «habrá de todo, porque hay gente que por prudencia la mantendrá y otra que tiene muchas ganas de quitársela». Por tanto, considera que la situación no será homogénea y dependerá de cada establecimiento. 

Por su parte, el secretario general de la Unión de Consumidores en Castellón (UCE), Juan Carlos Insa, explicó que la decisión de cada compañía dependerá de sus normas de prevención y la tipología de los puestos de trabajo. Asimismo, indicó que cada caso concreto tendrá su propia interpretación sobre si hay que mantener la mascarilla durante la jornada laboral por una cuestión de precaución para evitar contagios.

Compartir el artículo

stats