Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

nueva normalidad postpandemia

El adiós a la mascarilla no seduce a todos los castellonenses por igual

Algunos optan por retirarla y otros la mantienen por cautela para evitar contagios

Primer día sin mascarilla en interiores en Castelló. ANDREU ESTEBAN

El adiós a la mascarilla en espacios interiores no convence a todos los castellonenses por igual. Hay quien deseaba desde hacia tiempo que llegara el miércoles, pero también los hay que optan por la prudencia y han decidido, de momento, seguir llevando el cubrebocas, el principal símbolo para hacer frente a la pandemia. El factor la edad también juega un papel importante en este asunto ya que los mayores se muestran más precavidos que los jóvenes.

La disparidad de opiniones es la tónica general, así como las casuísticas. Además, en algunos centros de trabajo también ha habido gran confusión sobre la norma a seguir a la espera de las instrucciones del departamento de riesgos laborales, aunque el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministro recoge que la regla general debe ser su eliminación cuando se trabaja. 

La división que hay en la calle también se da entre los expertos sobre la idoneidad de retirarla antes de conocer el impacto que tendrá la Semana Santa en el posible aumento de contagios de coronavirus debido a una mayor movilidad social. De todos modos, los técnicos de las comunidades representados en la Ponencia de Alertas, órgano dependiente del Ministerio de Sanidad, se mostraron partidarios de la medida.

La opinión de los expertos

El epidemiólogo Salvador Peiró, investigador en Fisabio y miembro del comité de expertos que ha asesora al president de la Generalitat, Ximo Puig, en asuntos relacionados con la pandemia, se ha mostrado partidario de la retirada de la mascarilla en interiores ahora que la situación epidemiológica ha mejorado de forma considerable gracias a la amplia cobertura vacunal. «Está habiendo una transmisión alta, pero las cifras de hospitalizaciones y pacientes en la unidad de cuidados intensivos (UCI) ha bajado. Son los casos graves los que hay que tener en cuenta en este momento de la pandemia», explicó Peiró.

El experto aventuró que entra dentro de lo previsto que haya un repunte de nuevos casos después de Semana Santa, como ya se observó en el parte ofrecido el martes por la Conselleria de Sanitat, aunque consideró que no se prevé que tenga un gran impacto en la carga asistencial en los hospitales. «La pandemia no ha terminado, otra cosa distinta es cómo la manejamos», afirmó el experto, quien insistió en que el objetivo pasa por proteger a la gente mayor y más vulnerable por lo que el uso de la mascarilla en estos casos seguiría estando recomendado.

«Las perspectivas para los próximos meses son buenas, luego ya se verá», indicó Peiró.

Más pesimista se mostró el presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva y Salud Pública, Juan Francisco Navarro, quien consideró que la retirada de la mascarilla en interiores es una decisión «totalmente precipitada», dado que se desconoce el impacto que tendrán las fiestas de Pascua en la evolución de la pandemia. «Ha habido demasiada prisa, todavía no hemos acabado de administrar la cuarta dosis contra el covid a las personas inmunodeprimidas», explicó.

Compartir el artículo

stats