Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Adiós a la mascarilla: se dispara la venta de pintalabios en Castellón

El sector cosmético vuelve a niveles prepandemia aunque también los hay que sufren el llamado síndrome de la cara vacía

Este pintalabios se convertirá en un básico de tu neceser. R. V.

¿Ahora qué? 700 días después ha llegado el adiós al uso obligatorio de las mascarillas, tras dos años de pandemia. Son muchos y muchas los que quieren verse guapos ahora que se vuelve a mostrar la sonrisa con todo lo que ello implica. Las consecuencias a nivel estético se están ya notando. Uno de los efectos más claros es el aumento exponencial de la venta de pintalabios.

Desde El Corte Inglés de Castelló han explicado que desde las fiestas de la Magdalena han detectado un aumento de hasta el 80% en la venta de labiales, lo que supone que este mercado, tan golpeado por la pandemia, ya ha alcanzado los niveles prepandemia. Además, el incremento de ventas también se observa en otros productos de maquillaje y cosmética. «Se está notando mucho la venta de estos artículos en los últimos días», apuntaron desde el centro comercial.

También a nivel estético se espera más movimiento en las clínicas dentales, especialmente, en cuanto a tratamientos de blanqueamiento dental se refiere. «Llevo tiempo que me lo quería hacer, pero al llevar mascarilla y no verse los dientes, lo he dejado para ahora», explica una castellonense.

Archivo - Imagen recurso de revisión dentista GPS IMAGEN - Archivo

En este sentido, desde el Colegio Oficial de Dentistas de Castellón indicaron que posiblemente en las próximas semanas se produzca una mayor demanda de blanqueamientos, «del mismo modo que cuando empezaron a utilizarse las mascarillas se incrementó el número de tratamientos de ortodoncia, al quedar los brackets tapados». «Es posible que ahora los pacientes estén preparándose para lucir sonrisa y se preocupen más por el aspecto de su boca, al quedar esta de nuevo al descubierto, y empiecen a decantarse por tratamientos estéticos como el blanqueamiento dental o de carillas cerámicas».

En cualquier caso, desde la entidad colegial se incide en la necesidad de que todos estos tratamientos se realicen en la clínica dental o bajo la supervisión, siempre, de un dentista.

En el caso concreto del blanqueamiento, se trata de un tratamiento de odontología estética cuyo objetivo es hacer que los dientes adquieran una tonalidad más clara y brillante. «Debe concebirse como un proceso sanitario que tiene que ser realizado bajo la supervisión de un dentista. Por ello, antes de someterse a este tratamiento, hay que hacer una revisión bucodental al paciente para descartar cualquier patología, como caries o problemas en las encías», explicaron desde el colegio.

Síndrome de la cara vacía

Muchos se congratulan del adiós a la mascarilla, pero, como explica el psicólogo castellonense Carlos Hidalgo, «para otros este hecho puede ser una fuente de ansiedad, pues llevar una máscara todo este tiempo les aportaba una cierta seguridad. A esto se le conoce como el síndrome de la cara vacía». Esta especie de inestabilidad y desequilibrio que provoca dejar al descubierto gran parte de la cara puede tener su origen en dos causas. «Por un lado, el miedo a exponerse a los demás, sin el escudo de la mascarilla. Por otro, la fobia a contagiarse debido a la sensación de inseguridad frente al virus», indica Hidalgo. 

El psicólogo detalla que los estudios demuestran que los más damnificados son los adolescentes, pues se encuentran en el rango de edad donde más cambios se dan en el ser humano a todos los niveles, incluido el físico. Así, espinillas, bozo, poros o los temidos aparatos fijos de ortodoncia, vuelven a estar a la vista de todos, con la vergüenza que ello provoca. «Una manera de superarlo es no forzar a los más jóvenes a que se enfrenten de golpe a todas las situaciones temidas. Ellos mismos deben ir encarándose poco a poco a todas ellas, desde la más sencillas a las más complicadas», afirma. 

De momento, como informó ayer Mediterráneo, son muchos los castellonenses que se muestran precavidos y siguen llevando la mascarilla en interiores, aunque también los hay que tenían muchas ganas de quitársela y mostrar de nuevo la mejor de sus sonrisas.

Compartir el artículo

stats