Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siete de cada 10 delincuentes que actúan en Castellón son españoles

Las cifras desmontan la tesis que vincula la inseguridad ciudadana a la inmigración

UN AGENTE METE A UN DETENIDO EN EL VEHICULO POLICIAL EN FOTO DE ARCHIVO

Casi 3.000 personas fueron condenadas por diversos delitos en Castellón el 2020 --el último del que el Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene datos anuales cerrados-- y el 73% de ellas --2.174-- eran de nacionalidad española. Se trata de una gran mayoría frente al 27% de extranjeros --796-- sentenciados por infracciones penales, una cifra que desmonta la tesis ultra de la inseguridad ciudadana vinculada a la inmigración. 

Aún así, podría pensarse que el 2020 fue un ejercicio excepcional por la irrupción de la pandemia del coronavirus y que ello podría haber adulterado de algún modo los datos, por lo que conviene fijarse en otro año distinto. Si tomamos como referencia el 2019, ejercicio exento de circunstancias especiales, el resultado es, sin embargo, idéntico: el 73% de los condenados por la Justicia, 3.114, eran españoles frente al 27%, 1.101, provenían de otros países.

Los casi 800 delincuentes foráneos que fueron condenados en Castellón en el 2020 constituyen, además, la cifra más baja de los últimos ocho años, según datos del INE. Hay que remontarse al 2015 para encontrar un número inferior (788 ciudadanos extranjeros).

La criminalidad durante la última década. Máximo Redondo

La criminalidad baja un 20%

La inseguridad ciudadana es uno de los mantras que la ultraderecha recita sin parar y cada vez más fuerte para tratar de sumar adeptos. Sin embargo, los datos muestran que la realidad de la seguridad en las calles valencianas y del resto de España es bastante diferente. Según estas series anuales que presenta el INE, del 2010 al 2019 la criminalidad cayó casi un 20%. 

Si se miran las estadísticas por tipología de delito en la Comunitat Valenciana, entre esos años los robos con violencia se desplomaron un 52%, más de la mitad. Las penetraciones con fuerza en domicilios también descendieron de manera notable, cerca de un 34 %. De hecho, todas las infracciones penales que tienen que ver con el patrimonio de las personas retrocedieron, excepto las estafas. 

Los robos en vivienda, en establecimientos, en la vía pública, hurtos o la sustracción de vehículos presentaban cifras menores en 2019 que las que había en 2010. Y los delitos de orden público registraron otro bajón del 39%. Poco que ver con las denuncias que se hacen desde sectores ultra.

Las tesis de partidos como Vox no son nuevas ni originales. Los patrones de relacionar la criminalidad con la migración y de proyectar una sensación de inseguridad ciudadana ya se vivieron en países como Estados Unidos, bajo el mandato del expresidente Donald Trump. El discurso también cala entre los votantes ultraderechistas de Francia, donde Marine Le Pen espera jugárselo todo en la segunda vuelta electoral. Hungría y su presidente Víktor Orbán también son otro ejemplo de retórica parecida más allá de España.

Las polémicas de VOX

«Los españoles tenemos derecho a saber cuáles son los grupos de población que cometen más delitos. ¿Por qué se ocultan?», le dijo la diputada de Vox Reyes Romero al Gobierno en una sesión en el Congreso en 2019, en Madrid. En la Comunitat Valenciana, los datos del INE reflejan que la tasa de los delitos que han sido realizados por personas de nacionalidad extranjera se han quedado en los últimos tiempos alrededor del 25%. Entre 2013 y 2020, solo hay una variación de 0,1 puntos porcentuales: del 25,7% al 25,8%. 

Pero no solo las cifras del INE demuestran que la vinculación de la criminalidad a la inmigración no tiene razón de ser. El Anuario Estadístico del Ministerio del Interior también revela que el 70% de los delitos cometidos en 2020 en Castellón los perpetraron personas de nacionalidad española (3.087 frente a 1.327 foráneos). 

La estafa sí se ha triplicado

El porcentaje de extranjeros que delinque sí crece un punto y medio si se compara el año 2020 con el 2019. Pero básicamente se volvió al punto de partida de la serie histórica: en los últimos siete años, se ha producido una curva primero descendente y luego ascendente, pero en cualquier caso nunca ha bajado del 22% ni ha alcanzado el 26%. Oscila siempre en valores similares, sin que se hayan disparado, tal como sí lo han hecho delitos diferentes como, por ejemplo, las estafas, que casi se han triplicado en los últimos nueve años.

Un problema prioritario solo para el 1,9%

La seguridad ciudadana es uno de los tres principales problemas del país solo para el 1,9% de la población, según el CIS. Ocupa el puesto 16 de los problemas más importantes en la última encuesta. El top tres lo conforman el paro, la economía y la sanidad. Once de las 100 medidas urgentes publicadas por Abascal en el 2018 se referían a la seguridad ciudadana y, de esas once, las cuatro primeras estaban relacionadas con la migración. Según ese programa, las propuestas se hacían en base a los problemas que «más preocupaban a los españoles».

Compartir el artículo

stats