Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INFORME FERRER I GUÀRDIA

Las bodas civiles ya suponen nueve de cada diez enlaces

Los últimos datos reflejan un aumento en el número de ateos, que ya son el 30%, mientras que más del 40% de los estudiantes prefieren la asignatura optativa a la religión

Imagen de archivo de la primera boda en el Ayuntamiento de Castelló después de la pandemia. GABRIEL UTIEL BLANCO

Casi la totalidad de los matrimonios que se consuman en la Comunitat Valenciana son por lo civil. Concretamente, y según se extrae del Informe Ferrer i Guàrdia de 2021 publicado esta semana, el 91,8 % de los enlaces celebrados en la autonomía se hicieron por lo civil, frente al 8,15 % religiosos. Un porcentaje de eventos aconfesionales que están por encima de la media Española, que se sitúa en 89,33%. 

Unos datos superiores a los recogidos por la misma entidad en 2018, cuando las bodas eran civiles en el 83,7% de los casos y religiosas en el 15, 6% en la Comunitat. Respecto a las cifras nacionales, durante la últimas décadas el panorama ha dado un giro radical. 

Así, al inicio del periodo analizado que empieza en 1992, el 79,4% de los matrimonios eran confesionales, mientras que un 20,6% eran civiles. En el año 2020, casi 30 años después, la tendencia se invirtió completamente, de manera que el 89,5 % de los matrimonios que se celebraron fueron civiles, frente a un 10,5 % de matrimonios confesionales. 

Crecen los ateos

Según los últimos datos disponibles publicados en el Informe de Ferrer i Guàrdia (que corresponden al barómetro del CIS de noviembre de 2019) en la Comunitat Valenciana hay un 68,5% de personas que se consideran religiosas y un 30,5% que son ateas (un 1,1% no sabe). Es decir, uno de cada tres valencianos se considera ateo. 

El 37 % de la población española se adscribe a opciones de conciencia no religiosas. Concretamente un 14,6% se considera atea, un 10,8% indiferente o no creyente y un 11,6% agnóstica.

decoration

Si se miran los datos del informe anterior, que datan de 2015 y 2016, las personas aconfesionales han aumentado en un 5%, pues entonces se registraban 25 % de ateos y 73,2% de religiosos (un 1,8% no sabe). Si se observan los datos nacionales, la conclusión principal que se obtiene es que cada año aumentan las personas no religiosas en todo el Estado español. Durante el año 2021, y según los datos recogidos en el Barómetro del CIS, el 37 % de la población española se adscribe a opciones de conciencia no religiosas. Concretamente un 14,6% se considera atea, un 10,8% indiferente o no creyente y un 11,6% agnóstica. 

Aunque el incremento de este valor presenta un crecimiento de 12 puntos porcentuales en el último quinquenio (2016: 25,1%), actualmente un 61,4% de las personas encuestadas se define como creyente de alguna religión (el 58,8 % son católicos y un 2,5% de otras religiones). 

Cambios evolutivos

Estos resultados, apuntan en el informe, empiezan a presentar «cambios evolutivos importantes en los últimos cinco años»: se reduce en casi 15 puntos porcentuales la proporción de personas adscritas a opciones de conciencia religiosa (del 73% en 2016 al 61% en 2021) e incrementa en más de 10 puntos la proporción de personas no adscritas a opciones de conciencia religiosa. Poco a poco, la tendencia va revirtiendo y la opción no religiosa gana espacio en la sociedad.

Por último, el informe aborda también el porcentaje de estudiantes que eligen la asignatura de religión o alternativa. En la Comunitat, el 40,7% de los estudiantes de Primaria cursan alternativa, mientras que en ESO, esta cifra aumenta a un 42,4%. Son datos del curso 2018-2019, según explicita el documento. Así, los alumnos valencianos que se alejan de la formación religiosa suponen un porcentaje más alto que la media española que se sitúa en 36,1% en Primaria y 39,6% en ESO, un porcentaje aplicable a los estudiantes castellonenses. 

Compartir el artículo

stats