Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

nueva normalidad postpandemia

Más de 95.000 alumnos de Castellón regresan a las aulas sin mascarilla

Padres y profesores respaldan la medida de quitarla dentro de los centros educativos

Alumnos en una aula de una escuela de Barcelona.

Este lunes los 95.000 alumnos de los cerca de 250 centros educativos de la provincia de Castellón regresan a las aulas, tras las vacaciones de Semana Santa, con una importante novedad. Pueden hacerlo sin portar mascarilla dentro de las clases. Una medida que también llega a la universidad. La normativa, que ya se aplica en otras comunidades en las que la pasada semana fue lectivo, era una medida muy esperada desde hacía semanas por padres, profesores y también por los propios alumnos, que podrán volver a ver las caras de sus profesores. Un aspecto que los expertos consideran clave para mejorar y facilitar la formación.

Padres y profesores de la provincia respalda este paso decisivo de los alumnos hacia la nueva normalidad postpandemia. La presidenta de la Asociación de Directores de Infantil y Primaria (ADIP) de Castellón, Noel Manzanares, se ha mostrado partidaria en diversas ocasiones durante las últimas semanas de eliminar la mascarilla en los colegios para aliviar a los escolares del cubrebocas ahora que la situación epidemiológica ha mejorado. 

De igual modo, el presidente de la Confederación de AMPA Gonzalo Anaya, Rubén Pacheco, remarcó que respaldan la medida tomada, al igual que han hecho con todas las decisiones acordadas durante la pandemia por las autoridades sanitarias. «Nos parece perfecto que ahora quiten la mascarilla en interiores, pero hay que tener sentido común», afirmó Pacheco en clara referencia a que se recomienda usar la mascarilla si hay aglomeraciones.

Sin restricciones

Por tanto, tras la eliminación del cubrebocas en interiores, ahora solo estaba permitido no llevarlo en el recreo, los centros educativos retoman prácticamente la normalidad tras la pandemia. Y es que la mascarilla en clase era la única restricción frente al coronavirus que se mantenía vigente, después de a principios de este mes de abril las consellerias de Educación y Sanitat remitieran una carta a los centros educativos de la Comunitat en la que se comunicaba la actualización del protocolo de protección y prevención ante la transmisión y contagio del SARS-COV-2.

Este documento ponía fin a la limitación de los contactos entre alumnos de diferentes clases, es decir, se acababan los llamados grupos burbuja, así como la distancia interpersonal y se volvía a permitir la entrada de las familias en los centros para actividades o reuniones.

La UJI solo la recomienda, pero obliga a llevarla en las prácticas sanitarias

La Universitat Jaume I aprobó el pasado día 10 el nuevo criterio para el uso de las mascarillas y, aunque recomienda su utilización en todos los espacios interiores y exterios con aglomeraciones, no la hace obligatoria. Únicamente será necesaria su utilización en el centro sanitario --tanto para el personal como para usuarios y acompañantes-- y en las prácticas docentes en ámbitos de vulnerabilidad (centros sanitarios y sociosanitarios).

«Se recomienda el uso de mascarilla en interiores, especialmente si no es posible guardar la distancia de 1,5 metros», reza el documento, que hace mención especial a las personas mayores de 60 años, inmunodeprimidas y embarazadas.

La UJI seguirá con la distribución del material de protección al personal y la ventilación forzada de todos los espacios, así como con las mediciones de CO2.

La Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital se reunirá el miércoles con los vicerrectores de estudios de las diferentes universidades para concretar el uso de las cubrebocas. La Universitat de València es, de momento, la única que la mantiene obligatoria.

Compartir el artículo

stats