50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TEMA DEL DÍA

La inflación obliga a la hostelería a subir los precios en Castellón

El sector repercute de forma «moderada» un alza de los costes que ‘se come’ los beneficios

Un camarero muestra el menú a los clientes en Giuliani’s Centro, en la ciudad de Castelló. MANOLO NEBOT ROCHERA

El desaforado incremento de los costes de todo tipo, desde la electricidad hasta los combustibles, pasando por los alimentos, especialmente los frescos, y las bebidas, ha llevado a los bares y restaurantes de Castellón a elevar los precios de sus menús y productos, aunque «de forma moderada» y porque «no había más remedio», como asegura el vicepresidente ejecutivo de Ashotur, Luis Martí.

La voluntad de todos los establecimientos consultados por este diario es la de evitar repercutir los aumentos a sus clientes y, de hecho, en muchos casos han modificado incluso el contenido de los menús para poder mantener la tarifa y en otros la han subido lo imprescindible para no trabajar directamente a pérdidas. Es la actitud generalizada, absorber la mayor parte posible del impacto de una inflación que cerró marzo en la provincia en el 11,9%, dos puntos más que la media nacional.

En este sentido, Martí explica que «tras los últimos resultados de la inflación, y con la constatación de la subida generalizada de todo, las empresas están repercutiendo de forma moderada esos incrementos en los precios finales», porque no queda otra opción, teniendo en cuenta que los márgenes con los que trabajan estos establecimientos son reducidos.

La inflación

Francisco Ribera, presidente de Agretur (Agrupación Empresarios Turísticos de Peñíscola), ratifica que, «inevitablemente, la inflación ha repercutido en los menús de restaurantes y ha afectado ligeramente en los precios de carta».

«Hay que pensar que el coste de materia prima se ha incrementado en más de un 40%, por lo cual era inasumible por parte de los empresarios esa subida»

Francisco Ribera - Presidente de Agretur

decoration

Ribera apunta, además, que «esta Semana Santa ya ha sido habitual ver cartas con precios corregidos» porque, asegura, «hay que pensar que el coste de materia prima se ha incrementado en más de un 40%, por lo cual era inasumible por parte de los empresarios esa subida». En el caso de Peñíscola y su entorno y según señala el presidente de Agretur, «los menús sencillos, en su mayoría, han aumentado en un euro y los más elaborados han subido dos o tres euros», informa Alba Boix. 

Por su parte, el CEO de Giuliani’s Grupo Gastronómico, Álvaro Amores, indica que en sus restaurantes Centro y Salera han incrementado en un euro el menú, teniendo en cuenta que los costes «han subido mucho», incluyendo, además, el alza de las bebidas azucaradas, por lo que en los locales de temporada «ya se subió el precio el año pasado»

Con el objetivo siempre de trasladar en la menor medida posible la escalada de la inflación, Amores pone de manifiesto que, además, en los restaurantes de carta que sirven producto fresco, especialmente el pescado, como es el caso de Machete o Varadero «ha sido necesario subir un poco los precios». «Hemos optado por mantener los platos sin cambios porque pensamos que el cliente lo agradece», añade el CEO.

En el caso del propietario del Grupo La Guindilla, José Romero, ratifica igualmente que, «evidentemente», los precios «han subido», pero desde la premisa de que «el empresario es el que tiene que adaptarse para que el cliente lo note lo menos posible». 

Menús con productos frescos

En este sentido, explica que hay platos que se han mantenido sin cambios, con la consiguiente reducción de márgenes, mientras en otros casos han adaptado los menús también para poder mantener los precios. En cuanto a los que incluyen productos frescos, especialmente pescado y carne, cuyo coste se ha incrementado mucho, Romero explica que sí se han elevado las tarifas, aunque en la menor medida posible.

Otro hostelero, José Manuel García Roda, de El Mirador del Port, en Castelló, asegura que están asumiendo los costes «salvo en algún producto que se ha encarecido mucho». Coincide con otros empresarios en que, tras una serie de acontecimientos que han sumido la actividad en una crisis patente, como es la pandemia, la guerra en Ucrania y la escalada de precios, la principal finalidad es mantener los negocios a la espera de que mejore la situación. 

Compartir el artículo

stats