Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EFECTOS DE LA CRISIS ENERGÉTICA

El Gobierno no rectifica y las ayudas a la cerámica excluyen a las esmalteras

La Generalitat deberá habilitar una partida de 50 millones para compensar lo que el sector considera una "discriminación"

La ministra de Industria, Reyes Maroto. Mediterráneo

Las peticiones de empresarios y la Generalitat no tendrán efecto, y las ayudas planteadas por parte del Gobierno para el clúster cerámico de Castellón se quedan definitivamente incompletas. El acuerdo del Consejo de Ministros del 29 de marzo, con la intención de hacer frente a la crisis de precios y la guerra en Ucrania, incluyó una partida de 125 millones de subvención directa para los sectores gasintensivos, entre los que se incluyeron los fabricantes de baldosas cerámicas. En cambio, otra rama relacionada con la misma industria, la de productores de esmaltes y fritas para la elaboración de los azulejos, se quedó fuera.

La patronal que representa a las esmalteras, Anffecc, ya mostró su estupor en su momento por no contemplar «al sector de fritas y esmaltes cerámicos así como a otros sectores gasintensivos sin saber por qué», y apuntaron a que la exclusión pudo deberse a un error, ya que pese a formar parte del mismo clúster, los fabricantes de baldosas y de esmaltes no están catalogadas en la misma clasificación de empresas. Por ello, solicitaron «la corrección del citado texto legal de forma inmediata, pues las ayudas deben destinarse a todos los sectores gasintensivos, sin discriminación alguna».

Pese a todas estas reivindicaciones, finalmente no habrá cambios. El Ministerio de Hacienda, encargado de tramitar las solicitudes de las ayudas para las industrias con elevado consumo de gas a través de la Agencia Tributaria, indica a Mediterráneo que el plazo para que las empresas presenten sus peticiones concluye «el 30 de abril», por lo que no hay tiempo material para ampliar la iniciativa a otros sectores. Algo que también apuntan desde fuentes del Ministerio de Industria, que descarta aplicar modificaciones.

La industria esmaltera genera un elevado consumo de gas natural. Mediterráneo

En este asunto también terció el president de la Generalitat, Ximo Puig, que en la presentación del plan autonómico de actuaciones para paliar los efectos de la crisis económica, expuso que desde la Administración autonómica seguirían «luchando para que se incluyan» todos los sectores relacionados con el motor económico de Castellón, y que cumplen con la premisa de depender del gas para la fabricación de sus productos.

La Generalitat tendrá que compensar

Ante esta diferencia de trato, la Generalitat incluyó de forma expresa a las empresas esmalteras dentro del plan Reactiva. Uno de sus apartados incluye una partida de 50 millones de euros que, tal y como relató el jefe del Consell, Ximo Puig en el acto de presentación, se dedicará a «las empresas afectadas por el precio del gas, y que no fueron incluidas en las ayudas», a la espera de ver si el Gobierno las ampliaba. En estos momentos, la Administración autonómica está elaborando las bases para la concesión de esta partida.

Por otro lado, y a la vista del escaso alcance de las actuaciones del Ejecutivo central, la Generalitat plantea más medidas para ayudar a la cerámica. La secretaria autonómica de Economía Sostenible, Rebeca Torró, recordó el martes, en el transcurso de una mesa de debate organizada por este periódico, que el Consell trabaja en la mencionada aportación de millones para aquellos que se han quedado fuera de las ayudas del Gobierno, a la vez que explicó que han reivindicado más respaldo a la cerámica ante Madrid.

El plan Reactiva cuenta con un 944 millones de euros, con el objetivo de aliviar la crisis energética entre las familias más vulnerables, autónomos que sufren pérdidas por el aumento de los costes de la luz y las materias primas, y sectores industriales que no cuentan con el respaldo desde el resto de administraciones. 

Se espera que a partir de la próxima semana se conozca cuántas empresas fabricantes de baldosas han solicitado las ayudas del Gobierno, que deben compartirse con otros sectores, como el papel y el cartón o el vidrio. Pese a ello, la industria señaló que las medidas eran insuficientes, ya que tienen un tope de 400.000 euros por empresa, importe inferior al de los sobrecostes por el gas.

Pendientes del Congreso

El paquete de medidas del Gobierno se aprobó mediante un real decreto ley, que hoy pasa por el Congreso para ser convalidado. Un trámite que se presuponía sencillo, pero que se ha complicado debido al enfado de partidos nacionalistas ante el supuesto espionaje a políticos catalanes. De no tener los apoyos suficientes, todas las medidas decaerían. El Gobierno ha negociado en las últimas horas para que esto no ocurra. 

Compartir el artículo

stats