Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SOCIEDAD

El Consell plantea prohibir la bici eléctrica en el monte e indigna a los ciclistas de Castellón

Los ‘bikers’ que circulen en grupos de más de diez personas deberán pedir permiso a la Administración

Un vendedor muestra bicicletas de montaña eléctricas en la tienda SMS Electrics de Castelló, del grupo Nexta, ayer. MANOLO NEBOT ROCHERA

Salir en bicicleta, montar a caballo o acampar en la montaña son actividades que en Castellón cuentan cada vez con más adeptos. Y para todos aquellos que ya piensan en la próxima escapada llegan importantes novedades. La Conselleria de Agricultura y Transición Ecológica está preparando el nuevo Reglamento Forestal de la Comunitat Valenciana y, entre otras novedades, prohibirá el uso de las bicicletas eléctricas en las sendas y se obligará a los grupos de más de diez ciclistas a firmar una declaración responsable antes de salir a practicar deporte.

Aunque se trata de un borrador y se encuentra todavía en fase de consulta, el documento ya ha provocado el rechazo total de los aficionados a la bicicleta de montaña. «No tiene ningún sentido y persigue erradicar la bicicleta en estos espacios», asegura Eduardo Oroval, portavoz de Acimcova, la asociación de ciclismo de montaña de la Comunitat. 

Oroval crítica que la Conselleria equipare en el nuevo reglamento las bicicletas eléctricas a los coches. «Realmente no son eléctricas, sino de pedaleo asistido; y además, la normativa europea las clasifica como ciclos», clarifica. Y tilda de «locura» obligar a los ciclistas a solicitar un permiso por anticipado si quieren circular en grupos de más de diez. «Se trata de un requisito que se podría aplicar a zonas de especial protección, pero hacerlo en todos los espacios no tiene sentido», añade.

La nueva normativa que podría ver la luz en los próximos meses impulsará también la creación de un Catálogo de Instalaciones Recreativas y Deportivas, así como un Registro de pruebas, marchas ciclistas y otros eventos que agilizarán la tramitación, a veces polémica por las demoras en la resolución de los expedientes y las autorizaciones. El objetivo de la Conselleria es evitar llegar al límite en los plazos con el perjuicio de organizadores y participantes.

Una de las novedades del catálogo público será que las zonas de acampada necesitarán una declaración responsable vía telemática, que eliminará la gran cantidad de expedientes administrativos exigidos hasta ahora. 

«Para las tiendas será una catástrofe»

El nuevo Reglamento Forestal que está preparando la Conselleria de Agricultura ha levantado las críticas de las asociaciones de ciclistas de montaña y también de los vendedores de bicicletas, un sector que en Castellón vive un momento dulce, con unas ventas que crecen año tras año. «Si finalmente sale adelante la normativa autonómica para las tiendas será fatal», explica Álex Romero, CEO del grupo Nexta. 

Aunque no hay datos oficiales, el sector estima que seis de cada diez bicicletas que se venden en Castellón son eléctricas. «Los aficionados de entre 30 y 55 años buscan principalmente este tipo de bicicletas para disfrutar de las sendas y pistas de la provincia por lo que no entendemos el porqué ahora la Conselleria quiere prohibirlas. Se trata de bicis que no contaminan ni hacen ruido», insiste Romero.

En los establecimientos especializados confirman que las bicis eléctricas son los nuevos SUV. «Están más de moda que nunca y cada vez son más los aficionados que se decantan por esta modalidad», coinciden en otras dos e tiendas consultadas.

Entre las ventajas destaca que  permiten seguir disfrutando de la actividad deportiva sin tener que agotarse físicamente, además de dar acceso a rutas que antes eran imposibles de completar. «En la e-bike puedes ir con el motor a tope o en modo económico y permite hacer deporte sin morirte. Se pedalea, se suda igual... pero puedes recorrer muchos kilómetros en menos tiempo. Y eso precisamente es lo que hace que muchos deportistas opten por esta modalidad», describe el CEO del grupo Nexta.

Y, ¿cuánto cuesta una bici eléctrica? Aunque la variedad de precios es enorme, por lo general valen entre 2.200 y 2.600 euros. Los motores tienen una autonomía de entre 50 y 70 kilómetros (cuanto más cara es más prestaciones tiene) y la desventaja es su peso (entre 6 y 10 kilos más que una convencional). 


Compartir el artículo

stats