Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el litoral de la provincia pierde sus playas

Los deberes pendientes de Costas para frenar la regresión en el sur de Castellón

Moncofa, Nules o Burriana esperan que Costas arranque las obras de espigones

Localidades como Moncofa o Nules son algunas de las más afectadas por la regresión por la ausencia de espigones. MIGUEL ANGEL SANCHEZ

Otro verano más el litoral sur de la provincia de Castellón verá como sus playas ya no son lo que eran. Y es que la regresión marina hace estragos en uno de los principales atractivos turísticos de estos municipios que llevan décadas reclamando a Costas una solución integral para frenar las continuas salidas del mar que ponen en peligro zonas habitadas, destruyendo paseos y recortando metros de terreno a las playas.

De momento, solo Almenara ha conseguido la construcción de grandes escolleras para resolver este problema histórico, mientras Xilxes, Nules, Moncofa y Burriana esperan esa misma solución integral y no parches, como la aportación de arena, que se diluye en cada uno de los temporales que se suceden durante el año.

Sin duda, la situación es más que preocupante en Nules, donde están en peligro decenas de casas de primera fila en las que llega a entrar el agua del mar cuando hay un fuerte oleaje. El alcalde, David García, volvió ayer a denunciar «el silencio» de la Dirección General de la Costa y el Mar, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. «A principios de enero nos dijeron que durante el primer trimestre estarían licitadas las obras y estamos en mayo y nada se sabe, a pesar de que he llamado numerosas veces para tener noticias», afirmó el primer edil.

En concreto, este proyecto contempla la construcción de cuatro espigones entre las playas del faro y les Marines, donde estaba el antiguo cámping. Una actuación que solo resuelve, como recuerda el primer edil, una quinta parte de la regresión que sufre todo el término de Nules. «De los otros tramos de la playa no hay ni proyecto sobre la mesa», lamentó García.

Sanción por el muro

La apuesta decidida de Nules por defender su costa le llevó el pasado mes de noviembre a construir un muro de contención delante de las casas de primera fila de la zona del faro, en la playa Bovalar, dado que el mar se había adentrado prácticamente hasta las puertas de las mismas. Esta acción tuvo consecuencias y Costas abrió un procedimiento sancionador contra el Ayuntamiento que preveía una multa de 30.000 euros. Ante esto, el consistorio presentó alegaciones y, según afirmó el alcalde ayer, el recurso todavía no se ha resuelto. De momento, la construcción sigue en pie y el equipo de gobierno no prevé retirarla si no hay una orden judicial para ello.

Moncofa

En esta misma línea se manifestó el alcalde de Moncofa, Wences Alós, quien recordó que el plan que se prevé ejecutar solo contempla la creación de escolleras en la zona del camino Cabres, dejando sin actuaciones a las otras partes del municipio que también requieren una intervención urgente para frenar la regresión. «La redacción del proyecto se adjudicó en el 2019 y hasta ahora no hemos sabido nada. En una reciente reunión nos dijeron que saldría a exposición este mes de junio», explicó Alós.

Pero, al igual que sucede en Nules, este proyecto no resuelve la problemática general sino solo de una zona concreta. «Vemos con preocupación que no haya nuevos proyectos, los que ahora se están sacando ya están desde hace tiempo, hay una gran paralización», remarcó el alcalde de Moncofa.

Por su parte, Xilxes espera también el proyecto de regeneración que contempla la ejecución de un total de cinco espigones para proteger la costa.

Otra obra que está cada vez más cerca es la de Burriana. Costas ya ha publicado el proyecto de regeneración de la playa al sur del puerto y su correspondiente estudio de impacto ambiental para iniciar el periodo de recoger alegaciones durante un mes. El plan supondrá una inversión de más de 5,6 millones de euros para construir un espigón a la altura de la depuradora en la Serratella con un plazo de ejecución de 12 meses que, según cálculos aproximados, podría comenzar a final de año.

De todos modos, nada se sabe de la actuación que se reclama en la otra parte de la playa. Y es que la falta de infraestructuras de defensa frente a la erosión es un problema que afecta a la zona sur.

Compartir el artículo

stats