Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Castellón pierde un conseller con la salida de Marzà a la espera de Puig

El president podría reequilibrar la presencia territorial en la próxima remodelación

Mónica Oltra y Vicent Marzà, en Les Corts, en una imagen de archivo. Mediterráneo

Tras dos intentonas de dejar la Conselleria de Educación, poco antes de la pandemia y cuando Fran Ferri renunció a su cargo de síndic de Compromís en Les Corts, Vicent Marza sale del Ejecutivo autonómico y Castellón pierde a un conseller. Pierde peso en el Palau a la espera de que se materialice la anunciada remodelación en las áreas socialistas del Botànic, salvo que el president Ximo Puig opte por un castellonense (la elección de una mujer como relevo de Marzà mantiene la cuota de género) y reequilibre de ese modo la presencia territorial en el Consell.

En la jornada del miércoles, la provincia de Marzà perdió la opción de presionar desde dentro, desde su partido, para que la sustituta fuera de aquí y una mujer, al anunciarse que Raquel Tamarit sería la sucesora antes de que se cerrara una reunión de Compromís en la capital de la Plana.

El ya exconseller de Educación es también el referente de Compromís en Castellón, consagrado además como tal en el congreso de refundación del antiguo Bloc, del rebautizado Més, al tiempo que en el conjunto de la coalición está situado como la alternativa a la líder de Iniciativa, coportavoz del conjunto de la formación y vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra. Con el paso que dio el castellonense se consolida esa posición en un momento en el que Oltra está más cuestionada que nunca y presionada desde múltiples frentes, externos e internos, por el caso de abusos a menores en el que está directamente implicado su exmarido.

Vicent Marzà abandona su cargo en el Botànic para pasar a ser diputado raso en Les Corts, donde su perfil le permitirá mantener una alta visibilidad, pero igualmente, y puede que con fines más relevantes, lo hace en clave preelectoral y para coger las riendas de su partido, el antiguo Bloc, el que más peso sobre el papel tiene en Compromís, pero que cuenta con menor reflejo en los cargos públicos institucionales.

Entre los retos que afronta, destaca el momento que viven las izquierdas más allá de la izquierda. Por un lado, el seguidismo de Mónica Oltra a las propuestas de la vicepresidenta del Gobierno de España, Yolanda Díaz, que Compromís no ve con buenos ojos hasta el punto de que esta misma semana ha suscrito el acuerdo del Túria con la marca Más País de Íñigo Errejón, enfrentado a su vez con Podemos, la Chunta Aragonesista (CHA), Més por Mallorca y Verdes Equo. Este paso adelante de Més en plena ebullición de la izquierda hace que el antiguo Bloc se refuerce frente a Iniciativa, la formación que lidera Oltra, con la figura de Marzà en un contexto en el que pretende liderar el diseño de los pactos a los que los partidos de esta órbita están abocados, por la propia evolución a la baja de sus apoyos electorales, y por la tendencia de crecimiento de la derecha junto con Vox.

Aquí es donde juega el castellonense.

Compartir el artículo

stats