Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pequeño comercio de Castellón entra ‘poco a poco’ en el canal digital

Cada vez más firmas implantan herramientas virtuales y usan el escaparate de la red

Entrega en pandemia de una compra a través de la red Cistella en Castelló. FRANK PALACE

El boom del consumo a golpe de ratón es un hecho en Castellón, un hábito de consumo nuevo que ya no lo es tanto y al que las pequeñas y medianas empresas de la provincia se incorporan lentamente, pero sin pausa.

Tere Esteve, secretaria general de Confecomerç Castelló, apunta que «la crisis ha abierto nuevas oportunidades y ha puesto de manifiesto como los comercios de Castellón están incorporando nuevos canales y soportes digitales, no solo para la venta on line, sino también para otras áreas de la actividad comercial como puede ser la gestión, la información o la promoción de campañas».

Esteve añade que las pymes comerciales de la provincia definen «un sector versátil, que se adapta fácilmente a las circunstancias actuales, por lo que está implementando herramientas digitales, que se complementan con el servicio que ofrece en el punto físico de venta». Desde su punto de vista, ello permite a los establecimientos « dotar de mayor agilidad y automatización a los procesos que implica el desarrollo del ejercicio de la actividad comercial».

Desde Cámara Castellón, el jefe de Desarrollo Empresarial, Francisco García, quien explica que el fin de la pandemia ha matizado el pulso de las compras por internet por «las ganas de salir y socializar», indica también que el comercio tradicional «se tiene que activar» para competir con la principal fortaleza del canal digital, la gran «comodidad». Y precisamente en esa línea es en la que trabajan las pymes castellonenses, ya que la Cámara ha atendido a 316 en asuntos relacionados con la venta on line o cualquier otra necesidad vinculada con la digitalización de su actividad. 

En cuanto a la manera en la que se acercan las firmas locales a este mundo, García apunta que «cada vez más gente se apunta al uso de este canal, porque se dan cuenta de que no queda otro remedio, bien como medio de venta o como escaparate».

Crecen los programas de ayuda para invertir en la digitalización

Ante el reto inevitable de la digitalización, crecen los programas de apoyo. Desde Cámara Castellón, Francisco García, destaca las ayudas de Kit Digital, a punto de abrirse para las firmas de entre tres y diez empleados, y en las que no es preciso adelantar ningún dinero. También recuerda que la Oficina Acelera asesora en todo lo que tiene que ver con la transición hacia la implantación de lo digital.

Por su parte, Confecomerç ofrece tutorías digitales personalizadas, herramientas como ‘Digicomerç’ o la tarjeta de fidelización ‘i-Más’, que ayudan al comercio a potenciar sus ventas. Todo ello junto a una formación especializada y muy práctica.

Compartir el artículo

stats