Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

El sector citrícola de Castellón lanza una ofensiva para que Bruselas limite la naranja de Sudáfrica

Gobierno y Consell presionan para que esta semana se apruebe el tratamiento en frío, los agricultores piden votar la medida mañana y Mollà no descarta acudir a los tribunales

Dos trabajadores cargan un buque de naranjas en el puerto de Castellón. El sector reclama el tratamiento en frío para los cítricos sudafricanos. MEDITERRÁNEO

El enfado de la citricultura de Castellón con Bruselas es mayúsculo, pero los productores, el Consell y también el Gobierno no están dispuestos a tirar la toalla. Después de que el pasado viernes la Comisión Europea traicionara a la naranja española y retirara el tratamiento en frío (cold treatment) para las importaciones de Sudáfrica y países limítrofes, el sector trabaja in extremis para que el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (Scopaff) incluya en la reunión de este miércoles la implementación de una medida cuyo principal objetivo es evitar la llegada de la denominada falsa polilla, una plaga que tendría consecuencias desastrosas en los naranjos españoles, al igual que sucede con el cotonet.

El sector presiona en Bruselas y lo hace en todos los frentes. El ministro de Agricultura, Luis Planas, que ayer mantuvo un encuentro con la comisaria de Sanidad y Salud Alimenticia, Stella Kyriakide, reclamó a la salida de la reunión un acuerdo rápido y efectivo. «Queremos que se adopte pronto y que sea una decisión efectiva», indicó Planas, quien confió en la «independencia» del Ejecutivo comunitario para que «ejerza sus competencias» en materia de protección de los productores europeos y actúe para sacar adelante la medida incluso «esta semana».

El titular de Agricultura avanzó también hoy introducirá este asunto en la reunión de ministros de Agricultura de la Unión Europea. «El tratamiento en frío es un tema clave para España», insistió.

Cartas a Bruselas

Quienes también ha movido ficha han sido el president de la Generalitat y la eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero. Ximo Puig contactó ayer con los embajadores de Alemania y Holanda en España para exigirles que no «dificulten» el compromiso de la Comisión Europea de aplicar el tratamiento de frío ( el lobby de importadores de naranja de estos países han presionado para que la medida no salga adelante), mientras que Rodríguez-Piñero ya ha enviado una carta a la CE pidiendo explicaciones sobre la retirada de la medida y preguntando cuándo se votará y se aplicará el tratamiento en frío para la naranja africana.

La reacción de las organizaciones agrarias también ha sido contundente. Asaja, a la que pertenece la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), ya se ha puesto en contacto con Copa-Cogeca, la organización europea que agrupa a las cooperativas y sindicatos agrarios, para que remita urgentemente una carta a la comisaria de Sanidad e «implorarle que este miércoles presente la propuesta de tratamiento en frío». Muy clara fue también la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, quien no descarta acudir a los tribunales. 

Los citricultores de Castellón pierden 78 millones de €

Europa está dando la espalda al sector citrícola valencianos y, para colmo, la última campaña ha sido nefasta para el sector. La Unió de Llauradors estima que los productores de Castellón han experimentado un descenso de los ingresos brutos cercano a los 78 millones de euros. En el conjunto de la Comunitat la cifra asciende a 400 millones, lo que supone un 31% menos en comparación a la temporada anterior.

La organización agraria recuerda que los precios percibidos en origen por los citricultores valencianos han sido muy bajos y de hecho en muchas de las variedades tardías se han pagado cotizaciones por debajo de los 10 céntimos por kilogramo, lejos del coste de producción. La nulera ha cotizado a entre 0,22 y 0,30 euros. 


Compartir el artículo

stats