Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VISTO BUENO DE LES CORTS A LA NORMATIVA SOBRE RENOVABLES

El decreto energético debe acelerar 11 parques eólicos y 60 fotovoltaicos en Castellón

Los planes para obtener energía del viento son los que llevan más tiempo de espera

Parque eólico en Morella. Imagen del parque eólico Torre Miró, ubicado en la capital de Els Ports (Morella), uno de los trece de la compañía.

El propósito del Consell de acelerar los proyectos de energías renovables dio el 25 de mayo el paso adelante definitivo, con la ratificación por parte de Les Corts del decreto destinado a paliar los efectos económicos de la guerra en Ucrania. Un documento que abarca numerosas medidas, pero que centra buena parte de su articulado en la aceleración de los planes de plantas eólicas y solares. El decreto, publicado en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) el 22 de abril, había suscitado dudas entre algunos parlamentarios que respaldan al gobierno del Botànic --especialmente de Compromís--, críticos con el despliegue de las renovables y su posible impacto en el territorio, pero no hubo disensiones en el tripartito y se mantiene el texto tal y como se aprobó en el pleno del Consell.

De esta manera queda confirmado el objetivo de agilizar las numerosas solicitudes en Castellón, que suman un total de 1.300 megavatios de potencia, lo que supone una inversión aproximada de 1.000 millones de euros. La Conselleria de Economía, con competencias en energía, es la puerta de entrada a las solicitudes, y según los últimos datos ofrecidos por este departamento, en Castellón hay presentados unos 60 proyectos de parques solares, repartidos prácticamente por toda la provincia, mientras que hay 11 eólicos concentrados en la zona de Els Ports y el Maestrat.

Mapa de proyectos de renovables. Juan Carlos Gozalbo

Fuentes de esta conselleria señalaron que el decreto ahora confirmado «ayudará a agilizar los proyectos». Cada nueva petición debe superar diferentes pasos, desde los periodos de información pública a los dictámenes de la Generalitat sobre territorio, medio ambiente o conexión a la red eléctrica. Con el decreto se quieren simplificar estos pasos, de modo que las autorizaciones puedan adelantarse en un año. De forma paralela, desde la Administración autonómica se ha reforzado la maquinaria administrativa con la incorporación de personal centrado en estos asuntos. Todo ello para poner en práctica el concepto de soberanía energética acuñado por el Ejecutivo valenciano.

Demoras

En los últimos años se ha dado un auténtico boom de solicitudes de plantas solares, debido a la supresión del denominado impuesto al sol por parte del Gobierno, que gravaba esta alternativa energética. Algo que se ha unido a la fuerte disminución de los costes para contar con placas solares. Pero son los proyectos de molinos de viento los que llevan más tiempo haciendo cola ante la Generalitat. El ejemplo más claro es el de los siete parques previstos en el plan eólico de la Generalitat, promovidos desde la compañía Med Wind Energy que suman una potencia de 196,65 megavatios, y que llevaban una década de espera. El pasado 19 de noviembre se publicó la fase de información pública, y se espera que la agilización de trámites ayude a cumplir con los planes previstos. El calendario que se marcan es iniciar las obras a finales del año 2023 o comienzos del 2024, para que entren en funcionamiento en el 2025.

En fase incipiente

Por otro lado, hay otros proyectos de eólicos que se encuentran en una fase incipiente de tramitación, y no figuran todavía en el listado de la Generalitat. Uno de ellos está localizado en Canet y otro en Vilar de Canes. En el caso de este último municipio hay contestación social, por lo que su ayuntamiento ya tiene autorizada por parte del Gobierno una consulta popular. Los 170 vecinos podrán dar su punto de vista sobre el pronunciamiento del consistorio en los aspectos urbanísticos y los trámites que son de competencia municipal. 

Compartir el artículo

stats