Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Falta de médicos

La Plana se queda sin reumatólogo: "ahora tengo que ir a pagar 100 euros por una consulta"

Sanitat asegura que los pacientes afectados son derivados a Traumatología o Rehabilitación o visitados por un profesional del General

Imagen del Hospital de La Plana donde el paciente tendrá que recibir la terapia con ozono por decisión judicial. MEDITERRÁNEO

La falta de reumatólogos ha abocado al Hospital de la Plana a suspender el servicio, porque tras cubrir inicialmente las bajas por jubilación y por maternidad de los especialistas, sus sustitutos optaron a sendas plazas en el Hospital General de Castelló y el Clínico de València. Una de las pacientes afectadas es Gisela, una vecina de Vila-real.

Para resolver el problema, la Conselleria de Sanitat ha buscado una solución provisional que pasa por derivar a los pacientes a otros servicios como Traumatología o Rehabilitación. Además, un reumatólogo del General acude de manera puntual a la Plana a pasar consulta.

«A finales de enero cuando fui a la consulta me vieron una inflamación en el hígado y me dijeron que me llamarían para mayo para repetir la analítica y controlar si el tratamiento me funcionaba. A finales de abril llamé para reclamar mi cita y me dijeron que había una larga lista de espera porque no hay reumatólogos y me derivaron a mi médico de cabecera, pero mi doctor dice que él no sabe si debo o no continuar con el tratamiento que me recetaron y así estoy», lamenta esta mujer.

«Ahora me va a tocar ir de pago y gastarme 100 euros en un reumatólogo privado, cuando el problema de la Plana debería estar ya resuelto», asegura, al tiempo que advierte de que habrá otros pacientes, en su misma situación, que no podrán sufragarse una consulta privada.

Gisela reclamó a la Conselleria de Sanitat que informe a todas las personas afectadas por el cierre del servicio sobre cuándo serán visitados o llamados.

Tres años sin consulta presencial

Mª Carmen sufre lupus, una enfermedad autoinmune, es decir, el propio sistema inmunitario ataca las células y tejidos sanos por error, lo que puede dañar muchas partes del cuerpo y órganos vitales. Su facultativo de referencia es el reumatólogo. «Desde antes de la pandemia no he tenido una visita presencial, ha sido todo por teléfono. Mi doctora se jubiló, vino una sustituta que luego se fue a otro hospital y ahora no hay nadie en el servicio de la Plana», denuncia esta mujer de 57 años.

«Me dijeron desde el hospital que tenía que esperar a ver qué ocurría, que no me iban a derivar a otro centro y así estoy, esperando a que me llamen para que me visite el especialista», indica, al tiempo que lamenta la falta de atención sanitaria que sufre, a pesar de que los dolores han ido en aumento y teme ahora tener, además, una artritis.

«Me siento abandonada por el sistema sanitario público, con ganas de llorar, porque los dolores van a más y nadie me visita ni me trata», señala esta mujer.

De igual modo, desde la Asociación Valenciana de Afectado de Lupus han denunciado el cierre de la unidad de Reumatología del Hospital de la Plana, que tiene asignado un cupo de casi 190.000 pacientes de 33 municipios de las comarcas de la Plana Baixa y el Alt Maestrat.

Compartir el artículo

stats