Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EFECTO DE LA CRISIS ENERGÉTICA

La rentabilidad de los hoteles de Castellón cae pese a la buena ocupación de Semana Santa

Los negocios se ven obligados a asumir la mayor parte de la subida de los costes

Entrada de clientes en un hotel de Benicàssim. GABRIEL UTIEL BLANCO

Los hoteles de Castellón experimentaron una resurrección en el mes pasado, gracias a la primera Semana Santa de normalidad tras el inicio de la pandemia de covid. La mayor parte de la planta hotelera de la provincia abrió sus puertas y en las jornadas centrales se registraron ocupaciones cercanas al 100%. En abril se rozaron las 300.000 pernoctaciones, cerca de las registradas en el mismo mes del 2019. Pero estos números no significan que se haya dejado atrás una etapa negra de dos años.

Según refleja la patronal autonómica hotelera, Hosbec, los indicadores de rentabilidad en Castellón cayeron un 14,2% respecto a abril del 2019. «El sector hotelero no ha trasladado a sus precios el encarecimiento de energía y combustibles y de alimentación y bebidas que está condicionando la actividad desde el inicio del 2022. En casos como Castellón es evidente su resultado negativo», detallan.

Una valoración con la que coincide el vicepresidente de la patronal de hostelería de Castellón (Ashotur), Luis Martí: «No podemos repercutir los sobrecostes de electricidad, materias primas, e incluso la masa salarial, con el nuevo convenio provincial». La razón es sencilla. «Si trasladas la totalidad de la inflación al cliente, lo rechaza y no acude», añade. 

Reactivación

Martí recalca la situación por la que pasa el empresariado hotelero. «Hay una reactivación, que es un hecho como se vio en la ocupación de Pascua, pero la recuperación económica tardará mucho más», aclara. De hecho, comenta que después de la pandemia aún se está pendiente de devolver el dinero de los créditos ICO, y que la oportunidad que se abría a finales del pasado año con el levantamiento de las restricciones se ha visto mermada por una inflación disparada.

Pese a la dificultad, el dirigente de Ashotur muestra optimismo para el verano. «Detectamos que hay demanda y la gente tiene ganas de salir de vacaciones», por lo que espera repetir en julio y agosto el éxito en ocupación de la Semana Santa. Será la evolución de la inflación lo que marque los balances económicos finales.

Colomer pide dignidad para los camareros

El secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, terció ayer en Castellón en el debate sobre la búsqueda de profesionales. Destacó la importancia de «la formación en la excelencia» y valoró el reciente convenio provincial de la hostelería. Además, reclamó cambiar las consideraciones sobre «la reputación de estos profesionales; cada vez que escucho a un dirigente político, sea del partido que sea, decir que no podemos ser un país de camareros comete una ofensa». Desde Ashotur señalan que muchas empresas pagan por encima del nuevo convenio, pero mucha gente ha encontrado otras ocupaciones durante la pandemia y no han regresado al turismo.

Compartir el artículo

stats