Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Castellón espera un verano largo, con más calor y noches tropicales

Los expertos predicen de junio a agosto temperaturas de 0,5 a 1 ºC sobre la media y clima estival hasta la mitad de octubre

mato acaba en Castellón con temperaturas más altas de lo normal, como muestra esta foto de ayer. ERIK PRADAS

Que en verano hace calor es una evidencia pero, ¿Cómo será en Castellón en este 2022? Los expertos en Climatología coinciden en que será seco, especialmente con poca lluvia; temperaturas que alcanzarán hasta 1ºC por encima de la media habitual; noches tropicales y un clima estival, de nuevo, que se alargará al máximo en el calendario, hasta mediados de octubre. A ello se une que aunque el arranque oficial de la estación estival es cada 21 de junio, en la práctica, llega de forma cada vez más prematura y este año, por temperaturas, se ha adelantado más que nunca, un mes antes, a mitad de mayo.

LA MITAD DE LLUVIA ANUAL

El catedrático de Análisis Geográfico y director del Laboratorio del Clima de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón, José Quereda, explicó que «el comportamiento cálido ya se ha manifestado en la temperatura media del mes de mayo, que se despide con un grado por encima de lo normal». Y analizó que «la primera parte del año estuvo por debajo de la media en calor, con una primavera lluviosa (255 mm) determinante, pues a finales de mayo se han registrado ya más de la mitad de las precipitaciones totales medias anuales que suelen darse en Castellón (450 mm)».

Por ahora, Quereda avanzó que este verano del 2022 seguirá la tónica calurosa de mayo y «el valor medio de junio, julio y agosto, puede tener temperaturas entre medio grado y un grado más del valor de referencia de 22 grados de junio y 25 de julio y agosto. Será cálido y seco, sin que ello suponga necesariamente superar el récord de temperaturas del verano del 2021, algo que se irá viendo». Para el especialista «será un estío con temperaturas más altas de las normales y precipitaciones igual o menores que la media».

Por su parte, el catedrático de Análisis Geográfico Regional y responsable del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, Jorge Olcina, explicó que «tanto el modelo estacional español de Aemet, como el europeo y el americano, están hablando de un verano cálido a partir de junio y hasta finales de agosto en el sur de Europa, que incluye la zona del Mediterráneo y Castellón».

Al respecto, indicó que «la tendencia es que volverá a ser un verano caluroso, como venimos teniendo desde el 2017. Será el quinto consecutivo y no sabemos si de récord, pues dependerá de las olas de calor --cabe esperar entre tres o cuatro entre finales de junio y hsata últimos de agosto». Para Olcina, la transformación del clima se palpable: «Es raro encontrar un verano fresco; y además notamos que la temporada cálida dura más y empieza antes que hace 30 años, como ha ocurrido en este 2022, y se prolonga más. El verano comienza un mes antes y se extiende desde mediados de mayo hasta mitad de octubre; cuando hace tres décadas abarcaba desde finales de junio al cierre de agosto».

Desde que comenzó este siglo, en el año 2000, añadió, «venimos observando que la temporada cálida se alarga hacia los extremos. Septiembre en Castellón y el Mediterráneo, por sus máximas y mínimas, es cálido ahora; y de seguir la tendencia, irá a más y los meses cálidos se prolongarán. El paso del invierno al verano supone ya primaveras cada vez más cortas y también otoños. Se pierden estos periodos de tránsito característicos del clima de mediterráneo».

De hecho, esta primavera «ha sido más corta». «Al menos estamos entre grado y grado y medio por encima de la media en este mayo, cuando el del 2021 aún fue algo fresco, pero este está siendo caluroso y terminará así», dijo. «A principios de mayo tuvimos frío y lluvias torrenciales de más de 200 litros en un día y de eso hemos pasado al calor. El cambio climático mueve las masas de aire con más energía y los cambios son más bruscos», explicó Olcina.

SENSACIÓN TÉRMICA

Para el experto, en el Mediterráneo « cada vez tenemos más noches tropicales, no es que tengamos temperaturas muy elevadas de 40 ó 45 grados, eso no va a pasar, pero sí se acumula el calor. Los informes del CEAM alertan que desde 1980 ha subido 1,4 grados la temperatura del mar, el doble de lo que ha aumentado en ese tiempo la temperatura del aire, en 0,7ºC. Un mar cálido es potencialmente más inestable y por eso está lloviendo con más intensidad en los últimos años aquí». Implica además que «la temperatura de mayo a octubre encuentra una acumulación de agua tan caliente que no baja de 20 grados y ello favorece las noches tropicales, que desde los años 80 se han multiplicado por cuatro en el Mediterráneo: de 15 ó 20 en la década de 1980; ahora no bajamos de 80 noches. Hay más vigilias con poco confort térmico». 

Compartir el artículo

stats