Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INSTALACIONES EN ALMASSORA

El Instituto de Tecnología Cerámica presenta su ampliación para ser la referencia de la industria descarbonizada

Sus nuevas áreas de investigación se basan en el hidrógeno verde o los hornos electrificados

Las autoridades conocen el horno en el que se experimenta con hidrógeno. GABRIEL UTIEL BLANCO

La sede del Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) de Almassora crece para ser el referente del futuro de la principal industria de Castellón. Unas instalaciones que se han ampliado en 1.057 metros cuadrados, en el que ya se desarrollan nuevos proyectos encaminados a la que las empresas del azulejo emprendan el camino de la descarbonización, y cumplir así como el objetivo de ser competitivos reduciendo a la mínima expresión las emisiones a la atmósfera.

8

Presentación de la planta hipocarbónica para el sector azulejero Gabriel Utiel

Entre estos proyectos se encuentra el primer horno que ya experimenta con hidrógeno. Según explicó el director del ITC, Gustavo Mallol, "somos de los primeros en utilizar hidrógeno de verdad, sin cálculos de ordenador". En esta primera fase se usa una combinación del 20% de hidrógeno mezclado con gas natural, para emprender en el futuro un 100% de hidrógeno. Otro de los campos de actuación es el referido al uso de hornos eléctricos, el secado con infrarrojos o el uso de la inducción para la fabricación de fritas.

Nueva estrategia

El presidente del ITC-Aice, Joaquín Font de Mora, detalló los cambios que ha experimentado el proyecto de las instalaciones de Almassora desde que se gestó, "en febrero del 2019, con una visita de Ximo Puig; en aquellos momentos se trabajaba en implementar la industria 4.0, pero llegó el tsunami de la industria hipocarbónica, por lo que buena parte se destina a ello".

¿Qué es la industria hipocarbónica?

La cerámica está afectada por el incremento de los precios de la energía y las materias primas, pero a medio y largo plazo tiene que enfrentarse a cambios drásticos en sus modelos de fabricación. Desde siempre, la cerámica se ha fabricado a base de utilizar combustibles en sus hornos. Primero con derivados del petróleo, y desde los años 90 con el cambio al gas natural, más económico, eficiente y menos contaminante.

A partir del 2030, Europa debe lograr una disminución del 55% en las emisiones de CO2 a la atmósfera, por lo que no hay posibilidad de seguir fabricando con gas natural. Un porcentaje que tiene que llegar al 100% en el 2050. Es ahí donde entran las posibilidades del hidrógeno generado a través de energías renovables, o el uso de hornos eléctricos, ya que en estos casos no generación de gases contaminantes.

Por el momento, todas estas alternativas se encuentran en una fase muy inicial, por lo que es fundamental el papel que se ejerce el ITC para hallar respuestas y trasladar todo este conocimiento a la industria.

Font de Mora detalló que las obras comenzaron el pasado mes de junio y culminaron el 31 de enero, con una inversión de 622.018 euros, "con un diseño sostenible y un ahorro energético del 50% con el autoabastecimiento que proporcionan placas solares con 65 kilovatios de potencia".

"Adaptación de procesos"

El conseller de Economía, Rafa Climent, ha visitado las instalaciones del ITC junto a la nueva secretaria autonómica del departamento, Empar Martínez Bonafé; y la directora general del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial, Júlia Company, para conocer las instalaciones, que han recibido la financiación de la Generalitat y de la Unión Europea. Climent ha calificado este proyecto como "innovador, eficiente, sostenible y como el futuro para un sector que viene reclamando la implantación de tecnologías que descarbonicen la industria". En este sentido ha recalcado que desde la Conselleria de Economía y desde el Ivace "creemos firmemente que la transición a una economía neutra en carbono es posible y tiene sentido económico".

El conseller detalló que el azulejo "se enfrenta a la adaptación de procesos, con esta planta piloto los estudiaremos y analizaremos la viabilidad de las energías limpias, en sustitución de los combustibles fósiles". Una realidad a la que se suman el fuerte incremento de costes en los últimos tiempos, "en el que la factura de gas ha aumentado un 140% y la electricidad un 160%, de modo que en el 2021 el coste energético ya equivale al 50% de las exportaciones del sector".

Otros proyectos

El director del ITC mencionó que hay otros proyectos en marcha. Entre ellos, la captura de CO2, el empleo de gases renovables como el biogás, la recuperación de baterías y, en general, las acciones necesarias para ayudar a llevar a cabo la transición energética que las empresas cerámicas necesitan realizar para cumplir con los objetivos de descarbonización.

Compartir el artículo

stats