Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

Los auditores retrasan la recuperación en Castellón a finales de 2023

Pronostican que el crecimiento va a ser "muy inferior" al 4,8% previsto por Funcas

Dos trabajadoras en el interior de una empresa de azulejos. IVÁN CHECA

La economía de Castellón tardará más de un año en salir del bache en el que cayó con la irrupción del coronavirus y en el que todavía se mantiene como consecuencia de la guerra en Ucrania. Así lo pronostica el Colegio de Auditores de la Comunitat, que ayer presentó el estudio Análisis de la Situación Económica 2022 con unas conclusiones claras: la recuperación se iniciará a final de 2023, el crecimiento económico será «muy inferior» al 4,8 % estimado por Funcas y los concursos de acreedores aumentarán este año hasta un 20 o un 30%

Elaborado a partir de una encuesta entre el colectivo de profesionales de la auditoría con más de 350 respuestas, el estudio presenta una radiografía de la situación de las empresas de Castellón, Valencia y Alicante tras la crisis provocada por dos años de pandemia y una guerra en Europa. Según sus conclusiones, aunque muchas de las compañías valencianas que más han sufrido la crisis han puesto la esperanza en el fin de las restricciones contra la pandemia como inicio de la recuperación económica, la invasión rusa de Ucrania ha puesto en jaque de nuevo a la economía europea y mundial, y el 70 % de los auditores sitúan la recuperación económica a finales de 2023.  

«Hace un año, previmos que la crisis podría acabar a finales de 2022, sin embargo, este nuevo escenario en el que nos encontramos ha retrasado un año las previsiones que estimábamos», explicó Rafael Nava, presidente del Colegio de Auditores de la Comunitat.

La industria, la más golpeada

Otra de las conclusiones a las que han llegado es que, a diferencia del inicio de la crisis en la que el turismo y la hostelería fueron los más perjudicados, ahora la industria es la más castigada debido al alza de precios y al desabastecimiento de las materias primas.

Las dificultades económicas, como ocurrió ya en la anterior crisis, se han traducido en problemas de insolvencia en las empresas valencianas. Así, durante el primer trimestre de este año, los concursos de acreedores crecieron en la Comunitat hasta un 10%, y los profesionales de auditoria estiman que se acabará el año con un aumento de hasta el 30%.

«La situación de la Comunidad es especialmente sensible debido al tipo de tejido empresarial existente. Una parte de este incremento del concursos tiene su origen en los procedimientos de personas físicas naturales no empresarios y autónomos», dijo Nava. 

Compartir el artículo

stats