Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENERGÍAS SOSTENIBLES

El conseller de Economía promete tener tramitados los planes de renovables de Castellón en un año

Anuncia que con la incorporación de más personal se agilizarán los plazos burocráticos

El conseller Rafael Climent, en la visita efectuada en Almassora. GABRIEL UTIEL BLANCO

Los interminables trámites para implantar proyectos de energías renovables en Castellón, con la década de espera que llevan las instalaciones eólicas en la comarca de Els Ports, deben llegar a su fin. Y este es el planteamiento que expuso el conseller de Economía Sostenible de la Generalitat, Rafa Climent, con el decreto de medidas de urgencia impulsadas por el Consell y ratificadas en Les Corts como punto de inflexión. «Si lo hemos aprobado es para acelerar los proyectos que tenemos encima de la mesa», comentó. Además, puso plazos: «En un año o en poco más de un año todos los proyectos tienen que estar tramitados».

El conseller reconoció que uno de los problemas con que se encuentran en la actualidad es la falta de personal para analizar las más de 300 solicitudes pendientes en el conjunto de la Comunitat, de las que unas 70 pertenecen a Castellón. «No tenemos todos los recursos humanos que quisiéramos, pero vamos a trabajar a toda prisa». Para ello, desde la dirección general de Industria «hemos contratado a 18 personas de Tragsa», un grupo de empresas públicas dedicado a dar respaldo a las administraciones públicas. También aludió a la petición de 66 vacantes laborales en su conselleria, «que tiene que cubrir Hacienda, y de las que 20 de ellas se pueden incorporar de forma inmediata; una vez conseguido la agilización será rápida, y ese es el objetivo que tenemos como administración», remarcó.

Climent también comentó que en el territorio autonómico ya hay planes de renovables que han culminado su procedimiento. «Cerca de 30 ya tienen promotor y podrían estar implementados si no han empezado ya», detalló, para concluir que la administración «va trabajando y poco a poco irán saliendo».

Una normativa estatal que marca unos tiempos muy estrictos

Tal y como comentó la semana pasada el presidente de la asociación valenciana de empresas de energía (Avaesen), Marcos Lacruz, la normativa estatal obliga a que todos los procedimientos relacionados con energías renovables deben tener favorable la declaración de impacto ambiental antes de fin de año, por lo que hay solo unos siete meses de plazo. De lo contrario, los proyectos perderían la capacidad de evacuar la energía generada a la red eléctrica, lo que deja sin efecto las inversiones previstas. El conseller de Economía recuerda que su departamento es la puerta de entrada a las solicitudes, pero «no depende solo de una conselleria, ya que tienen que pasar también por Territorio y Transición Ecológica», si bien insistió en que existe la determinación de conceder permisos en el menor tiempo posible, para cumplir con uno de los objetivos marcados desde la Administración autonómica en un momento histórico que califican de emergencia climática, marcado por el encarecimiento de los combustibles fósiles y la lucha contra el cambio climático.

Compartir el artículo

stats