Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llegada de residentes y visitantes

La plaga de mosquitos lastra el arranque estival de los chiringuitos en Castellón

Merenderos de la zona sur de Castellón pierden clientela debido a las picaduras de los dípteros

El Ayuntamiento de Moncofa ha intensificado las fumigaciones en toda la zona costera, sin olvidar los chiringuitos de la playa, donde los mosquitos están haciendo estragos entre los clientes. Miguel Ángel Sánchez

La temporada de verano ha arrancado con temperaturas de récord, una circunstancia que no hace más que avivar la eclosión de mosquitos y acrecentar una plaga que lleva desde Semana Santa haciendo estragos en la costa. Ahora las segundas residencias se vuelven a ocupar y es ahí cuando los vecinos empiezan a notar la molesta presencia de estos dípteros y aumentan las quejas. Además, también están sufriendo las consecuencias los chiringuitos y bares que han empezado la campaña estival.

«El sábado teníamos a unas 60 personas para cenar y se quedaron solo cuatro. Algunos clientes lo piden para llevar, pero hay otros que se marchan», explicaron desde el chiringuito La Barqueta de Xilxes, al tiempo que lamentaron las pérdidas económicas que la plaga puede acarrear.

«Preocupados» están en el merendero El Chipirón de Almenara, por las molestias que ocasionan los mosquitos a los clientes. De igual modo, desde el B&B de Nules, situado junto a l’Estany, pidieron medidas para paliar la plaga que sufren cuando empieza a atardecer. También una conocida pizzeria de la playa de Nules sufrió el sábado por la noche la marcha de clientes por los mosquitos.

Mosquitos de gran tamaño

En Burriana, algunos locales de hostelería también han constatado el repunte de mayor presencia de mosquitos, especialmente, en los lugares cercanos a agua estancada y vegetación. Es el caso del restaurante el Pilón ubicado en el antiguo camping y rodeado de árboles y arbustos que han notado más picaduras entre los clientes durante el pasado fin de semana y, aunque explicaron que no era nubes de mosquitos, sí dificultó la permanencia en la terraza y el trabajo en el exterior. Otro de los establecimientos consultados por este periódico fue el merendero Brisamar localizado en la Serratella, zona especialmente sensible por la cercanía con la marjal. Informaron que, además de una presencia abundante, los mosquitos son de gran tamaño.  

«Insoportable» es la palabra más utilizada por los vecinos de Moncofa para calificar la situación. La problemática es tal que los locales de restauración que se encuentran en primera línea de playa decidieron el lunes cerrar por la gran cantidad de dípteros. «Sentimos impotencia porque no sabemos qué hacer para eliminarlos y los clientes se marchan porque no pueden soportar las picaduras», explicó Tajani, gerente del merendero El Catán.

Lo mismo ocurrió a los establecimientos de restauración que cuentan con terraza en la avenida Mare Nostrum. «Las autoridades tienen que tomar medidas porque nos estamos jugando la campaña estival y después de unos años muy duros para poder mantener los negocios, ahora nos volvemos a encontrar con los mosquitos», añadió Tajani.

En Benicàssim, el empresario Álvaro Amores, responsable de Giuliani’s Beach Restaurant, ubicado en el corazón del Torreón, señaló que la situación «está fatal este año, vemos cómo los clientes están incómodos en las terrazas porque los mosquitos te linchan». Por lo que urge medidas eficaces que minimicen las molestias, «ya que es un problema de salud pública».   

Más tratamientos

Desde la empresa concesionaria del servicio de vigilancia y control de la plaga en la provincia, por parte de la Diputación, informaron ayer que se van a reforzar los tratamientos en la zona de Nules y Moncofa para intentar bajar la población de adultos. «Para solicitar los vuelos se necesita que existan acumulaciones de agua muy extensas y sin acceso terrestre, además contra adultos el aéreo no se puede hacer», apuntaron.

El ayuntamiento de Sant Jordi anunció que combatirá la plaga «en solitario al negarle la Diputación su ayuda», mientras que la Llosa reclamó nuevos vuelos. En este sentido, la diputada de Medio Natural, María Jiménez, aclaró que el pasado día 8 se fumigó en Sant Jordi y recordó que el tratamiento en zona urbana es competencia municipal.  Informan M. Á. Sánchez, I. Calpe y E. Bellido.

Compra de Lokímica

Rentokil Initial, la multinacional especializada en servicios de higiene ambiental, ha adquirido el 100% de Laboratorios Lokímica, especialista en servicios de control de plagas que trabaja en diferentes municipios de la provincia. Según la compañía, esta operación no afecta en nada a los contratos suscritos con diversos ayuntamientos y la Diputación para el control de la plaga de mosquitos.

Compartir el artículo

stats