Las renovables se encuentran en plena ebullición en Castellón. La crisis energética que empezó durante la pandemia y que la guerra en Ucrania ha acelerado, ha puesto en evidencia que la descarbonización es más urgente que nunca y de ahí que la provincia viva una eclosión de proyectos para instalar plantas de renovables, sobre todo de fotovoltaica. Además, cada vez son más las familias y negocios de todos los tamaños que se suman al autoconsumo solar con el objetivo de reducir el consumo, abaratar las facturas y frenar el cambio climático.

El avance de las energías limpias es imparable, pero los retos que se plantean también son numerosos. Y de esos retos se habló en la jornada Presente y Futuro de la fotovoltaica en la Comunitat Valenciana, un evento organizado por la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) y que se desarrolló el martes por la tarde en la sede del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Castellón.

La mesa de ponentes estuvo integrada por Silvia Cerdà, directora general de Industria, Energía y Minas de la Conselleria de Economía Sostenible; Lluís Calatayud, delegado de Anpier en la Comunitat Valenciana; Vicente Mora, subdelegado de Anpier en Castellón; y Ángel Escribano, abogado especializado en desarrollos fotovoltaicos.

Los expertos analizaron el presente y futuro de la fotovoltaica en Castellón. GABRIEL UTIEL BLANCO

Silvia Cerdà, que lleva apenas tres semanas como directora general de Industria, Energía y Minas, fue la primera en tomar la palabra y destacó la apuesta de la Generalitat por la descarbonización de la economía y las renovables. «El compromiso del Gobierno del president Puig es total y, para ello, estamos llevando a cabo una serie de medidas para facilitar esa transición energética», explicó . Y entre las iniciativas puestas en marcha citó los decretos ley 14/2020 y 1/2022, de 22 de abril, cuyo objetivo principal es acelerar la implantación de instalaciones de renovables, reduciendo los trámites burocráticos y simplificándolos al máximo. «Apostamos principalmente por las pequeñas instalaciones y de autoconsumo, sin desmerecer por ello a las grandes instalaciones, que son muy necesarias para sustituir las energías actuales», argumentó Cerdà. 

"El compromiso del Consell con las renovables es absoluto y los plazos de tramitación de nuevos proyectos se van a acortar"

Silvia Cerdà - Directora General de Industria, Energía y Minas

Una batería de ayudas

La directora general de Industria, Energía y Minas recordó que la Conselleria ha lanzado ayudas destinadas al omento de las instalaciones de autoconsumo y explicó que a la Comunitat le corresponden más de 67 millones de euros con cargo a los fondos europeos de recuperación. «De esa cantidad, casi 22 millones se reservan para autoconsumo residencial» , dijo. Y a todo eso hay que añadir beneficios fiscales que aplican los ayuntamientos y que afectan a tasas e impuestos como el IBI o el IRPF.

Cerdà apuntó, asimismo, que en la provincia existen 2.132 instalaciones de energía solar para autoconsumo y enumeró los municipios de Castellón que llevan la delantera: l’Alcora, Nules, Onda, Vila-real y Moncofa. «La apuesta, por estas instalaciones y por el autoconsumo es clara y el objetivo es conseguir lo que marca la Agenda 2030. Por eso aprobamos en abril un importante decreto donde podemos declarar proyectos de emergencia energética y climática. Con esa norma se pretende agilizar y flexibilizar los plazos y acabar con la dependencia de los recursos fósiles», determinó.

Los asistentes a la jornada organizada por Anpier en Castellón pudieron plantear sus dudas y reclamaron celeridad a la Administración. GABRIEL UTIEL BLANCO

Lluís Calatayud fue el siguiente en tomar la palabra para abordar la situación en la que se encuentran más de 65.000 familias en España (unas 6.500 en la Comunitat) que, entre 2004 y 2008, invirtieron en energía fotovoltaica y que, a consecuencia de los recortes del ministro socialista Miguel Sebastià, sufrieron un hachazo de 700 millones de euros. «Aquello fue el inicio de un carrusel de recortes retroactivos, especialmente profundos cuando el Gobierno de Rajoy impuso un ajuste de hasta el 45% de los ingresos», explicó.

Reparación económica y moral

El delegado de Anpier en la Comunitat describió que los demandantes internacionales están ganando los laudos internacionales y serán compensados. «Mientras, a nosotros, no se nos ofrece compensación. Y eso es un disparate».

"No habrá una transición energética equitativa mientras no se repare al pequeño inversor"

Lluís Calatayud - Delegado de Anpier en la Comunitat Valenciana

Calatayud añadió que, fruto de la lucha y las reivindicaciones de la asociación, los pequeños inversores han logrado avances importantes como la fijación del 7,39% por doce años, aunque insistió en que la reparación absoluta aún no se ha logrado. No obstante, explicó que hay un compromiso expreso del Gobierno, recogido en el propio programa firmado por PSOE-Unidas Podemos. «Esperemos que todo eso se resuelva y nuestras plantas recuperen su valor», sentenció. Y esa solución pasa por una extensión de cinco años de la vida retributiva de las plantas lo que disminuiría la pérdida adquisitiva de estos primeros productores. «No habrá transición justa en España sin esta reparación moral y económica», acabó.

El abogado especializado en desarrollos fotovoltaicos, Ángel Escribano, fue el último en tomar la palabra y, además de continuar profundizando en el trabajo que lleva a cabo Anpier, centró su intervención en el ámbito del autoconsumo y las comunidades energéticas. El letrado enumeró las oportunidades de los proyectos de generación distribuida que no solo combaten la burbuja especulativa, sino que permiten socializar el sistema energético.

"Los parques de hasta 5 MW son proyectos sociales, cuyo beneficio y empleo se quedan en la zona"

Ángel Escribano - Abogado especialista en desarrollos fotovoltaicos

Escribano defendió el autoconsumo colectivo y las comunidades energéticas locales (participa alguna entidad local) como soluciones que posibilitan un reparto dinámico de la energía cuyo mayor beneficiario es la ciudadanía, aunque de las segundas dijo que falta su desarrollo normativo. El experto abogó por la generación eléctrica distribuida. «Fluirá por nuestras ciudades y el consumo de la energía será de proximidad».

Parques de pequeño tamaño

Del mismo modo, expuso que los parques de hasta 5 MW, «los que defiende Anpier», mejoran la integración paisajística, son menos dañinos medioambientalmente, presentan cercanía respecto a los puntos de consumo e implican una menor pérdida de energía en su transporte. «Son proyectos sociales, que los llevan a cabo familias, pymes, autónomos y los beneficios se quedan en la zona, en contra de lo que ocurre con los megaparques», resumió. Los inconvenientes de esos parques son que requieren los mismos trámites que una megaplanta. 

UNA GIRA POR TODO EL PAÍS PARA DEFENDER LOS DERECHOS DE LOS PIONEROS DEL SOL

Tras más de dos años de pandemia, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) ha retomado su Camino del Sol, una gira que está llevando a esta entidad por toda la geografía española, con un total de 23 jornadas a lo largo de cinco meses. Bajo el lema ‘Presente y futuro de la generación social fotovoltaica’, el ciclo de eventos empezó el pasado 27 de abril en Murcia y terminará en Madrid, con tres jornadas que tendrán lugar los días 17, 18 y 19 de noviembre. El martes 14 de junio estuvieron en Castellón.

El objetivo de estas sesiones es llevar el mensaje de Anpier a 14 comunidades autónomas, analizando la situación de los pequeños desarrollos fotovoltaicos actuales y los que están en proyecto. Anpier defiende la situación de las 65.000 familias pioneras que se convirtieron en los primeros productores de energía solar fotovoltaica en España y pretende poner de manifiesto el papel que ocupan dentro del sector los pequeños desarrollos fotovoltaicos.