Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ashotur dice que la subida no recoge ni la mitad del alza de luz, alimentos y transporte

El menú del día se encarece de media entre 1 y 3 euros

La carta también sube y los ‘gastronómicos’ de zonas turísticas se elevan hasta 5 y 7 € más

Los restaurantes se llenan especialmente durante los fines de semana. El cliente no renuncia al gasto en hostelería. MANOLO NEBOT ROCHERA

Encontrar un menú del día entre semana por menos de 10 euros es misión complicada. En la hostelería de Castellón, antes de la pandemia, algún bar ofrecía al mediodía dos platos, postre, bebida y pan, sin café, por 8,5 euros; y ahora la media va de 13 a 15 euros. Pero si la cesta de la compra de los alimentos ha subido para las familias --en el contexto de la crisis energética y la guerra de Ucrania--, también lo ha hecho para los hosteleros, que ya llevan unos meses repercutiendo una parte del sobrecoste.

 A las puertas del verano, una época de fuerte demanda para la restauración con el turismo, afirman que no irá a más. Pero a fecha de hoy, «los precios en hostelería y los menús han subido de media un 4,7% respecto al año pasado --en uno de 15 euros supondría casi un euro, 70 céntimos--», estima el vicepresidente ejecutivo de Ashotur, Luis Martí. Es la mitad de la inflación, «que está en 8,7%. Por tanto, no se han trasladado al cliente todas las subidas que ha tenido cualquier empresa turística (con alimentos y bebidas un 11% más caros; y energía, un 34,2%)».

'Tomata de penjar'. Mediterráneo

En Peñíscola, zona turística, el 90% son menús de calidad alta

Sondeando, en Castelló hay empresarios que, respecto al verano pasado, han optado por elevar el menú de 10 a 13 euros y lo mantendrán así; otros de 10,50 a 12; o en Burriana, de 15,50 han pasado a 16,20. En Peñíscola, en un año, el menú medio es ahora un euro más caro; el de fin de semana, tres más; y el gastronómico de más calidad, entre 5 y 7 euros más. El básico, de lunes a viernes, según locales, oscila entre 10 y 15 euros; fin de semana, cuesta de 20 hacia arriba; y el gastronómico, de 35 a 50 euros. «Peñíscola trabaja más la carta y los menús gastronómicos de calidad medio-alta, en un 90%, que cuestan más de 20 euros», indicó el presidente de Agretur, Francisco J. Ribera. 

Propuesta de un restaurante con sello de calidad. ED

Alimentos más caros

«No se ha notado una bajada de afluencia, el cliente se resigna y paga el precio porque es justo. Si lo notamos cada uno en nuestra cesta de la compra de casa, el sector, también. Primero se asumió parte de la inflación pero al final se ha tenido que elevar un poco más porque la escalada de costes, de materia prima y transporte, no para. Los alimentos cuestan al bar un 40 ó 50% más y eso es imposible aguantar con precios bajos», dijo. 

Compartir el artículo

stats