Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LOS EXPERTOS APUNTAN A UN PERFIL «EUROPEO» QUE BUSCA UN RETIRO TRANQUILO Y AL COLECTIVO INMIGRANTE ARRAIGADO HACE AÑOS

Los jubilados extranjeros crecen en una década en Castellón y prefieren la costa

Los mayores de 65 años de otros países pero con residencia habitual en Castellón aumentan un 52%. Castelló, Peñiscola y Vinaròs lideran el ránking de municipios del litoral; y Sant Jordi y Càlig, de interior

Alcossebre cuenta con colonia británica, aunque la cifra de extranjeros jubilados ha bajado. MANOLO NEBOT

¿Es Castellón un retirado dorado para la jubilación? Repartidos por los 135 municipios, pero sobre todo, en la costa, residen 115.256 jubilados o casi, de 65 o más años: 109.594 españoles y 5.662 extranjeros. En una década los mayores residentes en Castellón han crecido, los nacidos en España, un 15% --eran 95.383 en el 2011--; y los oriundos de otros países que ahora han fijado aquí su domicilio, mucho más, en términos relativos, un 52%, --pues hace diez años la cifra era de 3.722 y ahora son casi 2.000 más-- . 

Una conocida compañía aseguradora sitúa a la provincia en su web como uno de los tres mejores destinos de España para que vivan los jubilados, por detrás de la costa del Sol y Bilbao; en la línea de un artículo publicado en 2020 por la revista Forbes, que elegía la Costa Azahar entre los mejores 25 lugares del mundo, valorando su playa, servicios, accesibilidad y precio de la vivienda. Precisamente, hace solo unas semanas el portal on line inmobiliario Idealista volvía a encumbrar un municipio castellonense, Sant Jordi, entre los 25 pueblos pequeños más buscados, sobre todo, por franceses, para venirse a vivir a España. Alcalà de Xivert siempre se ha caracterizado por tener la colonia británica más importante en Castellón, aunque su cuota de empadronados internacionales en general, de diversos países, ha descendido en esta década: de 551 en enero del 2011 a 306 a principios del 2021.

Evolución en Castellón de la población de 65 o más años, con datos del INE. Mediterráneo / Gabriela Espinosa

Para el catedrático de Sociología de la UJI, Javier Soriano, en referencia a las estadísticas del INE, «quizás el dato más relevante sea ese aumento en un 52% en la última década». ¿Cómo se explica? Para Soriano, hay dos fenómenos. «Uno es la inmigración de tipo residencial (no laboral), es decir, los jubilados de países europeos con una renta medio-alta (Francia, Reino Unido, Alemania...), que es mucho más abundante en Alicante o Málaga, por citar dos ejemplos, pero que empieza a extenderse por otras provincias. Son jubilados que vienen a vivir todo el año o parte de él a nuestras tierras, atraídos por la bonanza del clima (sobre todo por la luminosidad y los días de sol) y el estilo de vida mediterráneo». Y añade: «Suelen preferir sitios de costa (el mar es un factor de atracción), pero también lugares del interior (prelitoral), aunque no de las zonas más altas de nuestra montaña. De ahí la aparición en la lista de Càlig, Cabanes o Segorbe...».

Jubilados en las calles de les Coves de Vinromà. gabriel utiel

Para Soriano, el segundo factor es «la llegada, por concentración familiar, de jubilados que proceden de los países que nutren nuestra inmigración (como Rumanía) o, directamente, por la jubilación de esos inmigrantes llegados hace unas décadas. La concentración en los municipios de más tamaño o próximos (en un radio de unos 30-40 kilómetros) se explica por las buenas dotaciones (hospitales, bibliotecas, centros comerciales,...) y la fácil accesibilidad».

Compartir el artículo

stats