Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ambiente de la sesión evidencia la cada vez mayor cercanía CON las elecciones del 2023

La plaga de mosquitos y la sanidad tensan un pleno de trámite en la Diputación de Castellón

El PP impulsa dos mociones contra la gestión del ejecutivo provincial y el Consell. El equipo de gobierno tilda de «demagogas» ambas peticiones, que son desestimadas

La unanimidad solo estuvo presente en la modificación de créditos de turismo, la declaración de apoyo al colectivo LGTBI y el proyecto de Penyeta Roja. JAVIER VILAR

El estado de la sanidad en la provincia y la plaga de mosquitos volvieron a convertirse este martes en los dos temas centrales del pleno de la Diputación de Castellón de junio al protagonizar el choque entre el equipo de gobierno, de PSPV y Compromís, y la oposición, con PP y Ciudadanos.

La sesión, con un marcado carácter de trámite, sirvió para aprobar la incorporación de remanentes para turismo, si bien el debate surgió de las dos únicas mociones que constaban en el orden del día, aportadas por el PP y desestimadas con la mayoría del equipo de gobierno. La defensa de las mismas plasmó la cada vez mayor cercanía con las elecciones y la resaca de los comicios andaluces.

La diputada y presidenta provincial del PP, Marta Barrachina, cobró esta vez un mayor protagonismo en el pleno, a diferencia de los anteriores, siendo ella la encargada de intervenir en el debate sobre sanidad y, más en concreto, para exigir al Consell «la recuperación de los servicios sanitarios del Hospital Comarcal de Vinaròs». 

"Silencio" de Martí

«La mala gestión de la Generalitat está creando una situación de caos y, lo peor de todo, es que se produce con el silencio del presidente de la Diputación», señaló Barrachina, quien criticó «los recortes de camas y personal de la Unidad de Cuidados Intensivos y la falta de especialistas en psiquiatría» en Vinaròs, así como la derivación de pacientes a otros centros de la provincia.

Unas afirmaciones a las que respondió la diputada del PSPV Xaro Miralles, quien manifestó que la moción del PP se encontraba «llena de demagogia y difamaciones» y sostuvo que en dicho hospital del norte de Castellón «hay 140 plazas de personal más que cuando gobernaba el PP».

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Cristina Fernández, apuntó que «lo que denunciamos es la dejadez» , criticando también que «un verano más los consultorios van a permanecer cerrados y a día de hoy no se conoce ni el plan de vacaciones de verano» en la provincia. Además, hizo alusión a una enmienda que aportó su grupo y que no fue admitida al entrar en registro fuera de plazo.

"Mítin" de Barrachina

Desde Compromís, Ignasi Garcia acusó a Barrachina de «venir a hacer un mítin» y «no querer llegar a un acuerdo». «No es cierto que no nos preocupe la sanidad, sino que lo hace tanto que no vamos a hacer partidismo con ella», dijo Garcia, a la vez que reprochó el planteamiento de los populares de que la Diputación «deba de ejercer como contrapoder para así hostigar al Consell».

A continuación llegó el turno de abordar la plaga de mosquitos. La diputada del PP Susana Marqués tomó el relevo a su presidenta provincial y volvió a poner el tema sobre la mesa un pleno más: «Que con la llegada del verano el tema de los mosquitos se ha convertido en preocupación para hosteleros y en un sinvivir para los ciudadanos es algo que venimos repitiendo desde el PP pleno tras pleno», proclamó, instando a crear una comisión de seguimiento «participativa». Una postura a la que se sumó Domingo Vicent (Cs), pidiendo medios al Consell.

La respuesta corrió a cargo de la diputada de Medio Natural, María Jiménez, quien lamentó que «solo traen este punto al pleno cuando hay mosquitos, aunque nosotros trabajamos todo el año». «En lo que va del 2022 llevamos realizadas 400 jornadas de tratamiento terrestres y uno aéreo en todas las zonas autorizadas», concretó, recordando la modificación de crédito del pleno pasado para sumar 205.000 euros. Y esta vez la acusación al PP de «demagogia» llegó en boca de Ignasi Garcia, apuntando a la «transparencia» del equipo de gobierno y la «deslealtad» de la oposición por «querer hacer creer que no hay rendición de cuentas» en este tema.

Escasa unanimidad

La unanimidad apenas estuvo presente en la aprobación del proyecto de rehabilitación del antiguo internado de Penyeta Roja, la declaración institucional en apoyo al colectivo LGTBI y la modificación de créditos del Patronato de Turismo. El martes próximo tendrá lugar otro pleno extraordinario, que plasmará si las discrepancias alcanzan otros temas económicos. 

Compartir el artículo

stats