Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

El calor multiplica la presencia de 'cotonet' en Castellón y pone en alerta a los citricultores

Los agricultores de la Plana empiezan a ver larvas en los árboles y fruta deformada

Un agricultor observa la afección de la plaga del ‘cotonet’ en las plantaciones de cítricos MEDITERRÁNEO

La batalla contra el cotonet no está ni mucho menos ganada. Si hasta hace muy pocas semanas el sentir general de quienes en Castellón se dedican al cultivo de cítricos era que este año la plaga tendría una afección mucho menor que en campañas anteriores, la ola de calor de los últimos días ha multiplicado la presencia de un insecto importado de Sudáfrica y que deja la fruta amorfa e inservible desde el punto de vista comercial.

Francisco Nebot, ingeniero, productor de naranjas de les Alqueries y responsable del sector citrícola de la Unió de Llauradors i Ramaders, asegura que este año la presencia de la plaga se ha retrasado, pero en absoluto ha desaparecido. «Hasta hace una semana todo apuntaba a que esta temporada el cotonet nos afectaría menos, pero en cuestión de días la situación ha cambiado al 100%», explica. Nebot describe que en muchos campos ya se ven árboles llenos de larvas y fruta deformada.

Lo que todavía desanima más a los productores es que la presencia de la plaga se constata en huertos cuyos propietarios han realizado todos los tratamientos para combatirla. «Hay productores que se han gastado una fortuna en fumigaciones y trampas con feromonas», explica el responsable del sector de la Unió. Y es que la Conselleria de Agricultura subvenciona el 50% de las trampas, pero la otra mitad corre a cargo del propietario de cada parcela.

La plaga sudafricana sigue resistiéndose a abandonar los campos citrícolas de la provincia y lo que también constatan los productores es que esta campaña parece que ataca más a la naranja. «Lo que se percibe a pie de campo es que el cotonet está afectando menos a la clemenules y más a la naranja tardía, sobre todo a la Valencia y lane-late», dice Víctor Viciedo, presidente de la Associació de Llauradors Independents de Vila-real (ALIV). No obstante, este agricultor añade que será a mitad de julio cuando «de verdad» se podrá apreciar y estimar el daño que la plaga va a causar en los cítricos.

Ayudas de 5.700 euros por hectárea

Mientras los agricultores vuelven a mirar con preocupación al cotonet, la Conselleria está a punto de activar una partida de hasta cinco millones de euros para ayudar a los productores de cítricos y caquis que en la campaña 2021-2022 se vieron afectados por la plaga. La iniciativa supone ayudas de 5.753 euros por hectárea de clementinas (5.661 en el caso de los naranjos) siempre que el llaurador demuestre que el rendimiento de su cosecha ha sido un 30% inferior, requisito que no gusta a las organizaciones agrarias. «Estamos hablando de la campaña actual y nadie va a poder justificar que esa merma sea a causa del cotonet», avisa Roberto Vicent, responsable de AVA en la Plana Baixa. 

Compartir el artículo

stats