Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Castellon tiene casi 571.000 propietarios sin que cale aún la cultura del alquiler

El número de titulares de todo tipo de inmuebles crece en la provincia en cerca de 33.000 durante la última década

Vista aérea de una parte de las edificaciones y solares ubicados en Castelló, la capital de la provincia. Mediterráneo

Castellón cuenta con 570.853 propietarios de al menos un bien inmobiliario -casas, garajes, solares, naves industriales...--, casi tantos como habitantes que, según los últimos números del Instituto Nacional de Estadística (INE), son un total de 585.590.

Esta casi paridad se explica porque los titulares de la propiedad inmobiliaria no son solo las personas físicas, los ciudadanos a modo individual, sino también las jurídicas, es decir, empresas de cualquier tamaño o fórmula legal para su constitución.

Es, además, un número que crece sin prisa, pero igualmente sin pausa, lo que demuestra que la cultura del alquiler no cala en general en la provincia, salvo en colectivos de jóvenes que comienzan a optar por arrendar aunque dispongan de recursos para comprar, que es la actitud generalizada en buena parte de los segmentos de edad en Castellón.

Evolución al alza

En lo que se refiere a la evolución al alza, en el 2021 el territorio ha ganado 2.784 propietarios en relación al 2020, número que suma 5.587 nuevos titulares si se compara con el 2019, antes de estallar la pandemia del coronavirus. La cifra se dispara a un crecimiento de 32.862 cuando el periodo que se estudia es el de los últimos diez años, ya que en el 2011 Castellón registraba 537.991 dueños de algún tipo de propiedad.

Del total de 570.853 propietarios castellonenses al acabar el último año, la mayor parte, 486.397, lo son de bienes de naturaleza urbana. En este paquete destacan las primeras residencias y también las casas de verano y, en general, las viviendas, pero también se incluyen los solares urbanizables, trasteros o plazas de garaje, así como las naves industriales y de empresas de servicios.

El resto de dueños de inmuebles, 193.678, lo son de bienes rústicos, bien sean espacios de cultivo, monte o barbechos.

Las mayorías

Uno de los datos destacados que revela el informe de la Dirección General del Catastro está en la acumulación de propiedades que se produce en muchos casos. De hecho, aunque el colectivo más destacado es el de quienes poseen un solo bien (258.540); un total de 115.863 castellonenses disponen de dos; mientras que 61.667 son dueños de tres; hay 34.933 propietarios de cuatro bienes inmobiliarios; 24.560 de cinco; y 46.861 suman en su haber entre seis y diez.

Continuando con la progresión, están registrados nada menos que 25.908 titulares en la provincia que tienen a su nombre entre 11 y 25 propiedades. Entre ellos se situarían en muchos casos personas jurídicas, es decir, empresas. Mientras, son más de mil las personas que acumulan como dueños más de cincuenta bienes.

El presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliara (Coapi) de Castellón, Francisco Nomdedeu, confirma que la cultura de la propiedad supera todavía con creces a quienes prefieren alquilar sus viviendas o bienes inmobiliarios, un hábito que aún es incipiente en la provincia de Castellón y se detecta únicamente entre los más jóvenes.

Según Nomdedeu, «el alquiler está en auge solo entre quienes no pueden asumir la compra, por ejemplo, de su primera vivienda, porque no disponen del dinero o la estabilidad suficiente en sus ingresos, o entre la gente joven que no quiere complicarse y también por su mentalidad, nueva en el sentido de que prefieren no atarse a las responsabilidades que supone ser propietario».

El experto, quien recuerda que hay más demanda que oferta de pisos para arrendar precisamente porque son muchos quienes no cuentan con los recursos para adquirir, apunta también que las herencias es otro elemento que empuja al alza el número de titulares, ya que, especialmente en el caso de las propiedades rústicas, estas se dividen a menudo.

El pequeño inversor

 Por otra parte, el presidente del Coapi de Castellón indica que la nula rentabilidad de los depósitos bancarios está llevando a muchos pequeños inversores castellonenses a «comprar pisos, garajes o locales pequeños como un medio para que el dinero que tienen no se devalúe, y más teniendo en cuenta la escalada de la inflación, que está subiendo ahora muchísimo». Añade que la pandemia también ha generado una alta demanda de masías o terrenos como alternativa al piso en la ciudad.

Los grandes 1.092 tienen más de 50 bienes

La mayoría de los propietarios castellonenses de bienes inmobiliarios, desde viviendas hasta solares rústicos, solamente son titulares de uno, habitualmente la residencia habitual. Sin embargo, una pequeña proporción, 1.092 al cierre del ejercicio del 2021, cuentan con más de 50, según los datos que publica la Dirección General del Catastro.

Se trata de un colectivo que apenas evoluciona desde el punto de vista de su número en la provincia, ya que en el 2020 el dato era de 1.085 y hace una  década de 1.093, apenas uno más. En este capítulo estarían incluidos los denominados grandes tenedores, apelativo que, a su vez, denomina a los conocidos como fondos buitre, que acumulan la propiedad de viviendas y otro tipo de bienes inmobiliarios, habitualmente con fines que resultan ser   puramente especulativos.

En relación con este grupo de titulares y, sobre todo, de los que cuentan con inmuebles residenciales vacíos, que en ocasiones se corresponden con edificios completos, está en marcha una ley de vivienda estatal, cuyo anteproyecto ha sido aprobado por el Consejo de Ministros en la que se establece, entre otras normativas, que una proporción de esas viviendas -podría ser el 30%- se destine al alquiler.

 La norma, que está en estos momentos en tramitación parlamentaria, introduce conceptos como el del control de precios, sobre todo, a grandes tenedores y en zonas tensionadas, así como el objetivo de ampliar la oferta de viviendas poniendo en el mercado los mencionados pisos vacíos. Además, el anteproyecto recoge medidas relativas a los desahucios e insta a promover la vivienda asequible.

Compartir el artículo

stats