Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expectativas de ocupación en la provincia

El turismo de Castellón apunta a un verano récord: las previsiones sector a sector

El ritmo actual de reservas plantea una temporada igual o mejor en visitantes que la última precovid. Sobrecostes y pérdidas acumuladas lastrarán el resultado de un sector que aqueja la falta de personal

Unos clientes realizan el ‘check in’ a su llegada al hotel Orange de Benicàssim. GABRIEL UTIEL

De récord, igual o mejor que el 2019, muy bueno o excelente son los adjetivos que utilizan los principales agentes del sector turístico de Castellón para definir la temporada estival que arranca ahora y que aspira a superar los resultados precovid, mejorando los 487.080 viajeros registrados antes de la irrupción de la pandemia.

El vicepresidente ejecutivo de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castellón, Luis Martí, confirma que las reservas para el verano en Castellón van «francamente bien, con cifras del 2019»: «Hay una reactivación de la actividad turística muy intensa», señala el también presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) en Castellón, quien también opta por la cautela ante la dureza de los últimos años.

El presidente de la patronal Hosbec en Castellón, Javier Gallego, apunta que en estos momentos las reservas son «ligeramente inferiores» al 2019, aunque los empresarios «piensan que a última hora se podrían recuperar» si no van a más los condicionantes del escenario económico.

En el norte de la provincia, una de las zonas más turísticas, el presidente de la Asociación de Empresarios Turísticos de Peñíscola (Agretur) y director del Gran Hotel Peñiscola, Francisco Ribera, apunta que «ante la velocidad que cogió la prereserva a mitad de junio, en poco tiempo podríamos superar ya los niveles del 2019». «Esperamos que sea un verano bueno, similar a los de prepandemia en cuanto a ocupaciones», comenta el representante de Agretur. Algo que respaldan las previsiones del Patronato Provincial de Turismo, cuya gerente, Virginia Ochoa, señala que «los dato serán similares a los de la temporada del 2019».

Turista nacional

De esta forma, los hoteles darán salida al máximo posible de las 22.450 plazas con las que cuenta el territorio provincial, la mayoría de cuatro estrellas y solicitadas por un turista procedente de dentro del territorio nacional, según los datos de la patronal Hosbec, los cuales también señalan que esta Semana Santa ya tuvo una demanda similar a años antes de la irrupción del virus, rozando el 70% en el conjunto de la provincia y con picos en zonas de costa.

Más demanda internacional tienen los cámpings, sobre los que el presidente de la asociación provincial y gerente del Bonterra de Benicàssim, Christophe Delaitre, defiende que la temporada central para el sector «será como mínimo igual que el 2019», lo que ejemplifica en que ya hay alojamientos completos en ciertas fechas. Mientras, las casas rurales del interior inciden en el condicionante de la última hora para reservar esta opción y confían en repetir la ocupación de últimos años, ya que tuvieron una buena acogida incluso en el covid.

Más allá de las reservas, el turismo debe afrontar varios retos en los próximos meses. Uno de ellos está originado en los sobrecostes del panorama de inflación actual, que repercute sobre todo en energía y alimentación. Gallego, desde Hosbec, hace hincapié en estas amenazas: «Los empresarios temen que la situación económica actual, con una inflación desbocada, acabe repercutiendo y la ocupación hotelera o la duración de las estancias se resienta», afirma.

La cuenta

También Ribera advierte de que «en ningún caso la cuenta de explotación será todo lo positiva que quisiéramos, ya que el sector tiene aún que enjuagar el gran lastre de pérdidas acumuladas en los dos años de pandemia». A ello se suma la falta de personal, «un problema grave para el sector» que se ve agravado por «la falta de mano de obra cualificada».

Por su parte, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, comentó que «todo parece indicar que, este verano, la demanda embalsada existente se va a materializar de un manera muy sólida». Sobre Castellón dijo que «el nivel de rentabilidad de los establecimientos y de gasto del turista está recuperando posiciones, por lo que el objetivo es insistir en que ahora es el momento de la provincia», abogando por fidelizar la demanda actual.

Hoteles: La ocupación alcanza ya niveles del 2019 pese al precio más elevado

Son muchos los hoteles de Castellón que ya alcanzan una ocupación igual que la del 2019 para este verano. Es el caso de Hoteles Intur, desde donde comentan que esperan un verano récord «en cuanto a ocupación, y así nos lo marca nuestro indicador de tendencia acumulada semana a semana», si bien las estancias tendrán «un mayor precio medio, motivado por el aumento de gastos energéticos y de las materias primas», matizan.

También Vicente Farnós, del Hotel Palasiet de Benicàssim se muestra optimista teniendo ya unas reservas al 90%: «El verano será de récord de reservas», dice, incidiendo una vez más en la problemática de que «los costes están disparados, solo la energía es un 38% más cara».

Diferentes establecimientos ya han igualado reservas precovid. David Revenga

La tendencia de recuperación es extensible a la capital de la Plana. La responsable de Reservas del Hotel Luz de Castelló, Benedicta Nederlants, confirma que las ventas para julio «están yendo muy bien», tanto por la aportación de los festivales como el negocio que está generando la llegada de Amazon a Onda. «Por lo general se notan las muchas ganas de salir que tiene la gente», añade. 

No obstante, hasta septiembre, tal y como valoran desde Intur, el beneficio del sector quedará en el aire: «Veremos al final de campaña si ese incremento de precios podemos efectuarlo en proporción al incremento de costes, y entonces si será de récord o, por el contrario, y según la evolución de costes durante la campaña, sea insuficiente para cubrirlos», detallan desde la compañía del Grupo Gimeno

Cámpings: Alojamientos ya cuelgan el cartel de completo

Un grupo de turistas pasea por las instalaciones del cámping Bonterra de Benicàssim. Fernando Gimeno

Algunos cámpings de la provincia de Castellón ya cuelgan el cartel de completo para la parte central del verano y, en especial, para la modalidad de villas o bungalows.

Así lo asegura el presidente de la Asociación de Cámpings de Castellón y gerente del Bonterra de Benicàssim, Christophe Dalaitre, quien señala que las expectativas apuntan a un «verano bueno» y «como mínimo igual que el 2019 o incluso mejor». «Es un sector que la gente ha descubierto con la pandemia y esta demanda se está consolidando», valora.

El propietario del cámping resort Bravoplaya, Fernando Fenollosa, se pronuncia en la misma línea, si bien asegura que «ahora las reservas, como ocurrió con el covid, llegan cada vez más a última hora». Una práctica que califica como una tendencia que se ha ido asentando desde hace muchos años.

Ahora bien, Fenollosa puntualiza que «los beneficios no serán los mismos» con los condicionantes del encarecimiento de la energía y la alimentación. Eso sí, este tipo de alojamiento juega con la ventaja de la elevada fidelidad de sus clientes: «Son muchos los que repiten cada año o atraen a gente», dice.

Casas rurales: Las peticiones llegan con menor antelación

Las casas rurales del interior esperan ganar reservas a lo largo de las próximas semanas. JOAN CASTRO/ CLICK ART FOTO

Los alojamientos rurales de la provincia parten de una situación que no resulta tan desfavorable como puede ser la de los hoteles, ya que durante los dos ejercicios anteriores concentraron gran parte de la demanda turística gracias a su menor capacidad o la posibilidad de reservar por completo un inmueble en pleno escenario de pandemia, así como su ubicación próxima a la naturaleza.

Aunque se muestran optimistas, el presidente de la Asociación de Turismo Rural (ATR), Joaquín Deusdad, señala que «por ahora las reservas para el mes de agosto van lentas» e incide en la gran dependencia de la demanda de «última hora» cara a la actual temporada estival. «No es preocupante porque tomar la decisión tarde es ahora cada vez más habitual, pero esperamos que cambie y sea un verano bueno similar a los anteriores de pandemia», comentó el representante castellonense del sector.

De hecho, incidió en el papel que han jugado para estos establecimientos iniciativas como la del bono Viaje de la Generalitat que subvencionaba parte de la estancia a los visitantes de dentro de la Comunitat con el fin de incentivar la demanda turística.

Municipios: Todo preparado ante el aumento ya palpable de la llegada de visitantes

Las playas de Peñíscola ya registran una elevada afluencia. Alba Boix

Más allá de las empresas, los municipios más turísticos de Castellón se han preparado durante los últimos meses ante un aumento en la llegada de visitantes que ya se puede apreciar en playas, paseos y calles de estas poblaciones.

La concejala de Turismo de Orpesa, Silvia Arnau, explica que «después de dos veranos atípicos, aunque buenos para nuestro municipio en lo referente al turismo, confiamos que este verano va a ser como los anteriores a la pandemia, o incluso mejor». 

«Durante estos dos años, no hemos dejado de apostar por el turismo, celebrando eventos nuevos y antiguos con las medidas pertinentes, con ello hemos conseguido afianzar a nuestro turismo y atraer a nuevos visitantes», añade.

Mientras, su homóloga de Alcalà de Xivert-Alcossebre, Selene Blázquez, comenta que «según se ha reflejado en el Consell Local de Turisme, el sector de alojamientos mantiene expectativas muy positivas, ya que el mes de mayo ya fue muy bueno y el ritmo de reservas es muy elevado». «Se espera que en este 2022 pueda superarse, sobre todo teniendo en cuenta el regreso de mercados extranjeros», analiza. 

Un poco más al norte, la edila de Turismo de Peñíscola, Raquel París, declaró que «la reactivación que arrancó el año pasado, después de un 2020 complicado, se afianza este año en el que el sector turístico ha hecho un esfuerzo muy importante para prepararse». «Hemos trabajado para posicionarnos, fijar nuestras ventajas competitivas y generar agenda para motivar reservas», apunta.

Informa: Eva Bellido

Compartir el artículo

stats