Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

HABLAN DE "DEJADEZ" EN LAS INSTITUCIONES

Guardias civiles limpian en la cárcel de Albocàsser ante la huelga por impagos

Realizan labores de aseo, compran desde hace un año material y exigen una solución

Agentes de Albocàsser limpian y desinfectan los lavabos. MEDITERRÁNEO

Indignación absoluta entre los guardias civiles destinados en la prisión de Albocàsser por tener que asumir ellos mismos desde hace ya un año labores de limpieza en el centro ante la huelga por impagos de los trabajadores de la empresa adjudicataria de este servicio. Los agentes han dirigido numerosos escritos a la Dirección General de la Guardia Civil, la Comandancia, Instituciones Penitencias, la Inspección de Trabajo y el Defensor del Pueblo, pero insisten en que todavía no hay solución para una situación que califican de «insalubre», «injusta» y «tercermundista».

Según han explicado a este diario desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), la situación se desencadenó en el mes de mayo del 2021, cuando estalló un conflicto entre la empresa adjudicataria y los trabajadores. Al parecer, los empleados, cansados por la falta de abono de las horas, dejaron realizar labores de limpieza en días sueltos. Este hecho ya se puso de manifiesto en su día, pero la situación se agravó cuando en julio se declararon en huelga total y dejaron de prestar sus servicios en todo el centro penitenciario.

En ese momento, los guardias civiles se vieron «abocados» a tener que limpiar las dependencias oficiales, llegando incluso a comprar los productos necesarios para tal fin. Se les prometió, según señala la citada asociación, que esta circunstancia se solucionaría «en un período breve de tiempo», pero la realidad, dicen, es que un año después continúan realizando por obligación estas labores.

El pasado mes de febrero, a petición de la delegación provincial de AUGC, se realizó una evaluación de riesgos laborales, pero sin que se hayan tomado medidas.

Un agente, fregona en mano, en los servicios del centro penitenciario. MEDITERRÁNEO

«El abandono de la Administración está generando un gran malestar», insisten los afectados. A sus ojos, Instituciones Penitenciarias y Guardia Civil «han permitido que esta situación se alargue» y existe «inmovilismo institucional». En este sentido, recuerdan que por parte de los agentes se requirió a la Dirección General de la Guardia Civil para que abonase el gasto de los productos de limpieza que aumen directamente los agentes de su bolsillo.

La delegación de AUGC afirma que «seguirá presionando hasta que alguien resuelva este problema» y no descarta acudir a los tribunales si la situación persiste. 

Desde Compromís, el senador Carles Mulet, registró ayer mismo una pregunta parlamentaria a este respecto y exigió saber en qué punto están los trámites.

Dirige una red de traficantes en prisión

La Guardia Civil ha detenido a 26 personas e investiga a otras 11 por integrar una organización criminal dedicada al tráfico de drogas en Jaén, Granada, Málaga y Murcia, una banda dirigida por un interno de la cárcel de Albocàsser. Este reo, a pesar de estar entre rejas, se las ingeniaba para seguir siendo el cabecilla.

En total, en la provincia de Jaén han sido desactivados seis puntos de venta de cocaína, marihuana y hachís al menudeo. Había otros seis en Granada y cinco más en Murcia.

En la operación han sido realizados 22 registros domiciliarios en las provincias de Jaén, Granada, Málaga y Murcia, con la participación de numerosas unidades de intervención y grupos especializados de la Guardia Civil. En total se han intervenido 1.200 gramos de cocaína, 600 de sustancia de corte aproximadamente, más de 1.200 plantas de marihuana en diversos estados de crecimiento, un kilo de esta sustancia en cogollos, pequeñas cantidades de hachís, 175.000 euros en efectivo, seis vehículos de alta gama, una motocicleta y numerosos terminales de telefonía móvil que están siendo investigados por los agentes.

Según la Guardia Civil, un hecho que dificultó el desarrollo de la operación policial fue identificar a la persona que controlaba la banda, hasta determinar que presuntamente era un interno de la cárcel de Albocàsser, que dirigía las actividades de distribución de cocaína y era el eslabón intermedio entre los principales proveedores de Málaga, con el resto de clientes. Tras casi un año de investigación, la Guardia Civil ha podido determinar el rol que tenía cada uno de los detenidos en la organización.

Compartir el artículo

stats