El Consejo de Colegios Oficiales de Médicos Valencianos, cuya presidencia se encuentra ahora en Castellón, ha expresado este jueves su "rechazo" e "indignación" ante las declaraciones realizadas por el conseller de Sanitat, Miguel Mínguez, en las que afirma que “las enfermeras, junto con un conductor específico, están capacitadas plenamente para llevar la SAMU”. 

Los colegios profesionales han recordado que la propia Orden de 25 febrero de 2000 de la Conselleria de Sanitat, por la que se regulan los Centros de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) y los Servicios de Ayuda Médica Urgente (SAMU), dispone que la SAMU es un equipo integrado por médico, enfermera y conductor-camillero. "Por tanto, si no va un médico, deja de ser un SAMU porque incumple la dotación específica que deben tener estos equipos", señalan.

"Exigimos que cumpla esa norma, y en caso de que su Conselleria decida establecer un servicio distinto, lo dé a conocer mediante la normativa legal necesaria, y se informe a la ciudadanía de las características de el servicio alternativo que se pretende dar, evitando así engaños o confusiones respecto a la seguridad y calidad del servicio sanitario que se presta", han añadido desde el Consejo de Colegios Oficiales de Médicos Valencianos.

Mejorar las condiciones laborales

"Desde el Consejo mostramos nuestra total repulsa por esas manifestaciones públicas del titular de Sanitat y consideramos que la Administración debe hacer un esfuerzo para mejorar las condiciones laborales de los médicos, y realizar una correcta programación de la asistencia y una provisión de plazas que evite la precariedad laboral actual, piezas clave para resolver el aparente déficit de facultativos existentes en la mayoría de especialidades médicas y niveles asistenciales", han concretado, apuntando que "no se trata de que haya escasez de médicos, lo que no hay son médicos que quieran trabajar con las condiciones laborales que ofrece la Conselleria".