Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro de cada diez casas de Castellón son segundas residencias o están vacías

La provincia es la novena de España con con más viviendas que no son la principal

Imagen de la línea de playa en una zona de Benicàssim, dominada por segundas residencias, aunque aumentan las personas que eligen vivir en los apartamentos. MANOLO NEBOT ROCHERA

Con apenas 590.000 habitantes, la provincia de Castellón cuenta con un total de 425.655 viviendas contabilizadas por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. De esta cifra, el 41%, es decir, 175.396, lo que representa cuatro de cada diez, están clasificadas como segundas residencias, empleadas habitualmente para pasar los periodos festivos y vacacionales, o bien están vacías durante todo el año. Estas últimas son objetivo prioritario del creciente fenómeno de la okupación del que viene informando en los últimos meses Mediterráneo.

Castellón, considerada una provincia pequeña por población es en este ámbito, la novena en el ránking nacional del número de segundas residencias, después de que, atendiendo a los datos del ministerio correspondientes al último año, 2021, haya escalado un puesto en el top ten estatal en solo un año, ya que en el inicio de 2020, el primero de la pandemia, estaba situada en décima posición.

Además de como pone de relieve el último informe de Caixabank sobre las viviendas que no son las habituales en España, estas se concentran especialmente en el arco mediterráneo, los expertos del servicio de estudios de la entidad remarcan también que «los residentes en Castellón o Huelva son los que actualmente tienen las segundas residencias más concentradas, pues cerca de un 70% de los hogares que poseen una segunda casa, la tienen en la misma provincia en que residen».

Precisamente, la cultura propia de los castellonenses, aunque no exclusiva, de contar con el piso para el verano muy cerca de su hogar, en ocasiones en el mismo municipio, como son los casos de Burriana, Nules, Moncofa o Torreblanca, es uno de los factores que explican la abundancia de residencias adicionales. Igualmente, los habitantes de la capital y en muchos casos de Vila-real, tienen su casa para las vacaciones en Benicàssim.

Los precios más bajos aquí que en otros puntos de España, como son las provincias de Alicante y Valencia, primera y segunda en el ránking nacional por número de segundas residencias, en este caso por el tirón turístico, son un aliciente más que hace posible contar con un parque elevado.

Una cuestión diferente es el efecto que la pandemia ha tenido en los usos de la vivienda que hacen los ciudadanos. La nueva tendencia hacia la elección de pisos o unifamiliares situados en la costa o al menos con más terrazas y espacios al aire libre, contrastada con expertos como el presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria en Castellón, Francisco Nomdedeu, puede explicar que entre 2020 y 2021 haya crecido en número total de viviendas, al pasar de 424.978 a 429.655, pero hay un recorte en las segundas residencias, con unas 2.400 menos, que se van convirtiendo progresivamente en la casa habitual, aunque con un contexto de más habitabilidad exterior.

Compartir el artículo

stats