Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ESTUDIO DE LA UNIDAD DE INVESTIGACIÓN SOBRE SEXUALIDAD DE LA UJI EN 2021

Un 60% de jóvenes de 18 a 30 años no usa por norma el preservativo

La percepción del riesgo de contraer enfermedades baja a mínimos en el sexo oral

Rafael Ballester dirige el equipo de la Unidad de Investigación sobre Sexualidad de la UJI de Castellón. MEDITERRÁNEO

La juventud de Castellón en edad universitaria, de 18 a 30 años, usa cada vez menos el preservativo. Es la conclusión de un estudio realizado por la Unidad de Investigación sobre Sexualidad (Salusex) de la UJI, realizada en el propio campus durante el 2021. El director del equipo y catedrático de Psicología Clínica de la UJI, Rafael Ballester, indica que «se ha dado una relajación en el uso de profilaxis, que se da más en las mujeres. En general se percibe menos el riesgo del SIDA y se ve como un problema lejano». «El covid ha podido influir al tener el foco en otro tipo de asuntos y se ha dado una relajación individual e institucional de todos los signos en campañas de concienciación (anuncios de televisión, vallas publicitarias...) y en educación sexual. Y ahora se están notando los efectos», opinó. Desde el año 1993 Salusex sondea los hábitos sexuales de jóvenes. «El uso de condones ha dejado mucho que desear después de tanto tiempo, ha ido a la baja poco a poco, de forma paulatina. La sociedad hizo un esfuerzo importante en los 80, tras muchas muertes, y los 90, de prevención del VIH», añadió.

¿Qué probabilidad percibes del 1 al 100 de infectarte de VIH? «La media que han respondido los jóvenes de Castellón en edad universitaria es de 22. Perciben muy baja probabilidad», explican desde Salusex. A la pregunta ‘¿Qué temor sentirías a infectarte con el VIH?’, el indicador es de 65. «Ven poco probable que les pase», añaden.

«Hubo un tiempo en que todos se morían y ahora con medicación es crónica pero tiene graves efectos secundarios. Pero un 3% piensa que es leve y un 40% que es moderada. Un tercio cree que tiene curación, ojalá, pero no, aunque con tratamiento los enfermos pueden vivir muchos años», afirmaron.


Diferentes escenarios

Volviendo a la encuesta reciente en Castellón, se observa que «en sexo vaginal, el porcentaje de hombres que usan siempre el condón es del 36%; y en las mujeres es, del 41%. Así, un 60% no lo utiliza de manera sistemática: nunca o a veces».

«En sexo oral no hay percepción de riesgo y solo el 2,3% de hombres y el 3,5% de mujeres utiliza por norma el preservativo. Y en el anal, una práctica que va a más tanto en población hetero como homo, solo lo emplea un 37% de hombres y un 20% de mujeres, y eso que existe más riesgo de infección, dado que puede haber rotura de capilares y algo de sangre». 

«Son datos graves», afirma. «En España la tendencia es descendente de casos de SIDA --pero aún son muchos, 2.700 nuevos al año--. Se ha ralentizado pero no quiere decir que no haya problemas serios. Porque la mitad de casos son de diagnóstico tardío y eso implica que muchas personas, tras realizar prácticas de riesgo, piensan que por una vez ya sería mala suerte. Pero a veces empiezas con síntomas que parecen una pequeña gripe con fiebre, malestar y sudoración. Muchos no lo atribuyen al VIH y se esperan mucho y el diagnóstico tardío es un problema de salud pública dado que mientras se propaga», concluyó.

«Se vende menos profilaxis»

«La venta de preservativos ha bajado de forma gradual. Ahora es algo casi testimonial. Igual se venden dos o tres cajas al mes --cuando hace una década, podían ser ocho o diez, dependiendo también del público más joven que tuviera esa farmacia--. Por otro lado, sí notamos que se vende más un gel o lubricante que lo que es la profilaxis». Así lo explica Luis Pérez, vocal del Colegio de Farmaceúticos de Castellón, quien añade que «la conclusión que pensamos es que existe la percepción de se tiene más sexo sin protección, pero no lo podemos saber con seguridad. Parece que la tendencia es esa, que poco a poco se ha ido perdiendo el respeto».

«Desde que entraron las anticonceptivas que fue el boom, se empezó a notar el descenso de ventas de preservativos. Pues se piensa más en el preservativo de cara a un embarazo y no a la posibilidad de contraer enfermedades venéreas. El hecho de no pensar que existe ese riesgo es un problema», apuntó el farmacéutico. «La píldora del día después se pide más en guardias. Quien usa pastillas de anticonceptivos no usa protección y tampoco la píldora del día después. También es cierto que hay más canales de venta actualmente de profilaxis. En la farmacia sí detecto que se mantienen las compras, por ejemplo, de alérgicos al látex que vienen a adquirir preservativos especiales, pero son pocos», manifestó.

Compartir el artículo

stats